Niños en Nigeria y lago Chad

La violencia y la desnutrición golpean a los niños en Nigeria y lago Chad

7,7 millones de personas, de las que 4,5 millones son niños, huyen de la violencia para sobrevivir

El conflicto en Nigeria y la cuenca del Lago Chad deja una estela de niños atrapados entre violencia y bombas. Niños forzados a realizar ataques suicidas o utilizados como sirvientes. Mujeres y niñas secuestradas y forzadas a la esclavitud sexual o a ser esposas de los altos mandos de Boko Haram. Niños sin lo más básico para vivir: sin comida, agua, atención médica… Niños que no pueden ir a la escuela y jugar, que han perdido a su familia o han tenido que huir de sus casas.

Estas y otras muchas vulneraciones de derechos afectan cada día a 5,6 millones de niños que viven en el noreste de Nigeria y los países vecinos

Dona ahora

Niños en Nigeria y lago Chad: la historia de Khadija

Nigeria y lago Chad

"Algunas mujeres me golpeaban y me perseguían. Me decían: 'eres esposa de Boko Haram, ¡no te acerques a nosotros¡'. Nadie me apoyaba".

Khadija. 17 años.

La violencia desatada por Boko Haram ha dejado a miles de niñas como Khadija en una situación terrible. Tras pasar por el secuestro, las violaciones y la violencia del día a día, estas niñas sufren, una vez liberadas, el más absoluto abandono y desprecio por parte de sus propias comunidades.

UNICEF trabaja con estas comunidades para acabar con el estigma que sufren las supervivientes. En lo que llevamos de año, hemos proporcionado apoyo psicosocial a unos 182.000 niños en la región.

Los niños en la cuenca del lago Chad: terror sin fin 

  • Secuestros: miles de niñas han sido secuestradas desde 2014. Durante el cautiverio, sufren violencia física, psicológica y sexual. Las que consiguen escapar, además, se enfrentan a la desconfianza y discriminación en sus propias comunidades.
  • Reclutamiento: todas las partes en conflicto tienen niños en sus filas. Algunos son cocineros o porteadores, pero otros tienen peor suerte, como las niñas forzadas a casarse, niñas que incluso con 13 años están embarazadas y sin atención médica.
  • Ataques a la población civil: en Nigeria casi 1.400 escuelas están destruidas o gravemente dañadas, dejando a más de 1 millón de niños fuera del sistema educativo.
  • Desnutrición: si no mejora la situación en el país, las previsiones para 2018 indican que habrá 400.000 niños con desnutrición aguda en Borno, una de las zonas más afectadas por el conflicto.

¿Qué hace UNICEF?