© UNICEF
 
© UNICEF
 
© UNICEF

Los derechos de los niños y niñas: 
nuestra pasión

La misión de UNICEF es hacer que los derechos de los niños y niñas sean una realidad en todos aquellos países en los que trabajamos, incluidos los países desarrollados. Derecho a una vida saludable, a una educación de calidad y a estar protegidos contra todo tipo de abuso y violencia. Para ello, celebramos el Día Mundial de la Infancia y el Día Internacional de la Niña.

Si hay algo que tienen en común todos los niños y niñas del mundo, sin excepción, son sus derechos. Hayan nacido donde hayan nacido, tengan el color de piel que tengan y sea cual sea su condición económica o sexual, todos los niños y niñas del mundo tienen los mismos derechos.

Nuestro trabajo se mueve en torno a esta certeza, que queda reflejada en la Convención sobre los Derechos del Niño, y que es la brújula, no solo de nuestro día a día, sino de todas las personas que trabajan por la infancia.

¿Dónde surgen los derechos de la infancia?

Las normas de protección de la infancia no existían a comienzos del siglo pasado. La Asamblea General de Naciones Unidas aprueba en 1959 la Declaración de los Derechos del Niño, que es la primera que reconoce el derecho de los niños y niñas a la educación, al juego, a la atención de la salud y a tener un entorno que los proteja.

Conmemorando los 20 años de la Declaración, en 1979 se declara el Año Internacional del Niño. Y no es hasta 1989, cuando la Asamblea aprueba la Convención sobre los Derechos del Niño, reconociendo el protagonismo de los niños y niñas como sujetos de derechos. Este documento establece unas normas esenciales para garantizar la protección de los derechos de los niños y niñas.

Derechos de los niños y niñas en 10 imágenes

Salama y paul sostienen en brazos a su bebé de un mes.
Derecho a la vida

Cada niño tiene derecho a la vida. Es competencia de los gobiernos asegurar que los niños y niñas sobreviven, crecen y se desarrollan alcanzando su mayor potencial.

A pesar de su demostrada eficacia, 20 millones de niños al año no reciben vacunas que les protejan frente a enfermedades graves, como la poliomielitis o el sarampión. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la desconfianza ante las vacunas es una de las principales amenazas para la salud pública.

Medición del estado de nutrición de un niño.
Derecho a la salud

Todos los niños y niñas tienen derecho a la salud. Durante su crecimiento y desarrollo deben disfrutar del nivel más alto posible y recibir atención médica siempre que lo necesiten. Los gobiernos que han ratificado la Convención tienen que trabajar para que esto sea una realidad.

Evitar la desigualdad en el acceso a una atención a la salud, fortaleciendo los sistemas universales de atención primaria, contribuye a reducir las muertes maternas e infantiles. En el medio plazo, los cambios demográficos podrían sobrecargar los sistemas de salud de todo el mundo. En zonas como África, por el incremento de población, y en regiones como Asia o los países más desarrollados, por el envejecimiento de la población.

Una madre lleva a su niño pequeño de la mano.
Derecho a la protección

La violencia, los malos tratos, la explotación, los abusos... Son muchos los peligros que amenazan a los niños durante los años más importantes de su vida. El derecho a la protección es esencial para que puedan crecer lejos de estas situaciones.

Mas de 1 de cada 8 personas migrantes es un niño. En el proceso migratorio la posibilidad de ser víctimas de trata, explotación o violencia se multiplica. Es obligación de los Estados protegerlos, reunirlos con sus familias y proporcionar el acceso a otros derechos como salud y educación.

Una niña leyendo.
Derecho a la educación

Todos los niños y niñas deben acceder a una educación de calidad que les permita desarrollarse física y mentalmente hasta el máximo de sus posibilidades. Para ello, la educación primaria debe ser gratuita y se debe facilitar el acceso a la secundaria y a la universidad.

Asegurar que las escuelas tienen una educación inclusiva, formar a los profesores y mejorar las instalaciones permite el acceso a niños y niñas con discapacidad a la educación, evitando el estigma y la discriminación.

Un niño recién nacido.
Derecho a una identidad

Nada más nacer, el nombre de todos los niños y niñas debe ser inscrito en los registros oficiales. Si no consta en estos registros permanecerá invisible el resto de su vida, lo que dificulta la garantía del resto de sus derechos.

1 de cada 3 niños menores de cinco años en el mundo no está registrado. El uso de tecnologías móviles es una oportunidad para comunicar los nacimientos, efectuar el registro de forma rápida y facilitar el cumplimiento de sus derechos.

Un niño escuchando la radio.
Derecho a una información de calidad

Los niños tienen derecho a obtener información de diversas fuentes, nacionales e internacionales, como Internet, la radio, la televisión y los periódicos. En este sentido, los medios de comunicación cumplen una importante función. Los adultos deben velar por que la información que reciben no sea perjudicial.

Los medios de comunicación y, especialmente, el entorno digital, desempeñan un papel cada vez más importante en la vida de niños y adolescentes. Los niños y niñas deben ser protegidos frente a información, contenidos y actitudes dañinos para su desarrollo, pero también ellos mismos ven valiosas oportunidades para el acceso a la información, la educación, el ocio y la expresión de sus opiniones.

En este balance entre oportunidades y riesgos, los estados y las familias deben estar muy atentos a la evolución de los formatos y exigir la implicación de los proveedores de servicios para que estos sean acordes con los derechos de la infancia.

Un niño jugando.
Derecho al juego

Jugar, reír, soñar... Todos los niños tienen el derecho de seguir siendo niños durante toda su infancia. Por ello es muy importante que tengan tiempo y oportunidades para el ocio y las actividades culturales.

El juego y el ocio en los niños y las niñas no es algo banal, sino un elemento fundamental de su desarrollo y su socialización y por eso están reconocidos como derechos. El trabajo infantil, la carga excesiva de actividades educativas, la falta de espacios públicos o la comercialización de los espacios y los tiempos de ocio, limitan el ejercicio de estos derechos.

Niños y niñas levantan las manos para dar su opinión.
Derecho a expresar su opinión y ser escuchado

Los niños tienen mucho que decir, especialmente cuando se va a tomar una decisión que les afecta directamente. Por eso tienen todo el derecho a expresar libremente su opinión y ser escuchados.

Este derecho representa quizás la principal novedad de la Convención, el “derecho a la participación”. Sitúa a los niños y niñas como sujetos activos en la defensa de sus derechos (de acuerdo con su edad y desarrollo), ya no son solo beneficiarios de protección. Este derecho además se entiende como un derecho individual y colectivo.

Un niño escribiendo.
Derecho a la intimidad

Los niños y niñas tienen derecho a la vida privada. Las leyes deben proteger la privacidad de los niños, su familia, su domicilio, su correspondencia y su reputación frente a cualquier ataque o agresión.

Educar a los niños y niñas en el derecho a la privacidad y en proteger sus datos personales es responsabilidad de sus familias y de las administraciones. Los riesgos, especialmente en el contexto digital, son grandes y no son siempre evidentes para los niños, los padres o compañeros.

Niños y niñas en una actividad conjunta.
Derecho a asociarse

Los niños pueden formar grupos o unirse a ellos, siempre y cuando los fines sean pacíficos y respeten los derechos de las otras personas.

La visibilidad pública y las oportunidades de establecer redes en el entorno digital también pueden apoyar el activismo dirigido por los niños y empoderarlos como defensores de los derechos humanos. Se debe promover de forma especial entre aquellos que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad, para que puedan comunicarse entre sí, defender sus derechos y formar asociaciones.

Preguntas frecuentes sobre los 
derechos de los niños y niñas

La Convención sobre los Derechos del Niño, el tratado internacional que de manera más amplia y rápida se ha ratificado de toda la historia, reconoce los derechos de todos los niños y niñas, y son los países que lo han ratificado quienes deben garantizar su cumplimiento.

Cada 20 de noviembre, coincidiendo con la fecha en la que se aprobó la Declaración de los Derechos del Niño en 1959, se celebra el Día Mundial de la Infancia. Este día también corresponde al de la aprobación del texto final de la Convención sobre los Derechos del Niño, en 1989.

Con el objetivo de concienciar sobre los derechos de todas las niñas, a finales del año 2011, la Asamblea General de Naciones Unidas declaró que cada 11 de octubre se celebraría el Día Internacional de la Niña.

Es una recomendación que realizó en 1954 la Asamblea General de Naciones Unidas, para dedicar ese día a la fraternidad y la comprensión de los ideales de la paz y los derechos humanos entre los niños y niñas del mundo, y para la realización de actividades que promuevan su bienestar.

La fecha de celebración es distinta en cada país. España eligió el 20 de noviembre por su coincidencia con la aprobación de la Declaración de 1959 y la Convención de 1989.

La Convención sobre los Derechos del Niño es un acuerdo fundamental, alcanzado a nivel internacional en el marco de Naciones Unidas, por el cual los países se comprometen a proteger los derechos de los niños y niñas.

La implementación y mejora de los derechos de los niños y niñas en España, al igual que en cualquier país del mundo, suponen un desafío de presente y de futuro.

Naciones Unidas ha destacado algunos aspectos en los que España debe mejorar con urgencia:

  • El gasto público y el nivel de inversión en la infancia es muy bajo respecto a los países de nuestro entorno. Los derechos de los niños y niñas a la protección social y la educación se resienten con altas tasas de pobreza infantil y fracaso y abandono escolar.
  • Se mantiene el riesgo de discriminación para niños vulnerables: con discapacidad, pertenecientes a minorías étnicas (incluidos los gitanos), de origen extranjero, o niños refugiados o solicitantes de asilo.
  • Demasiados niños con necesidad de protección acaban en centros residenciales, hay que prevenir la separación de los padres y reforzar otras soluciones como el acogimiento en familias.
  • Se precisan más medidas para garantizar una adecuada protección a los niños migrantes, refugiados y no acompañados.

Desde UNICEF España consideramos también prioritarios otros ámbitos como la salud mental infantil o la cooperación internacional.

¿Qué hacemos en UNICEF para proteger los derechos de los niños y niñas?

Trabajamos incansablemente para que los derechos de todos los niños y niñas, en todo el mundo, sean una realidad. Para que los niños solo sean niños, nos encargamos de llegar a los lugares más difíciles con vacunas, educación, agua potable y ayuda psicosocial, incluso en contextos de emergencia. Nuestra prioridad es que ningún niño o niña se quede atrás.

¿Por qué colaborar con la defensa de los derechos de los niños y niñas y la protección de la infancia?

Porque juntos podemos conseguir importantes cambios en las condiciones de vida de millones de niños y niñas en todo el mundo.

En UNICEF contamos con una enorme experiencia trabajando para salvar, proteger e impulsar los derechos de la infancia, lo que nos permite dar respuestas a los enormes desafíos a los que se enfrentan los niños y niñas.  

  • Protección: promovemos políticas que protejan a todos los niños y niñas.
  • Supervivencia: ayudamos a reducir la mortalidad infantil en todo el mundo, trabajando para llegar a los niños y niñas más vulnerables.
  • Educación: promovemos un aprendizaje de calidad entre los niños y niñas, especialmente los que corren mayor riesgo de quedarse atrás.
  • Políticas sociales: trabajamos en todo el mundo para reducir la pobreza infantil y sus consecuencias entre los niños y niñas.
  • Emergencias: estamos en el terreno antes, durante y después de las emergencias, para llegar a los niños y las familias con ayuda vital y asistencia a largo plazo.
  • Innovación: trabajamos con aliados en todos los sectores para co-crear soluciones innovadoras que aceleren el progreso de los niños, niñas y jóvenes.
  • Suministros y logística: ofrecemos un acceso sostenible a suministros que salvan vidas donde más se necesitan, acelerando los resultados para los niños y niñas más vulnerables.

Cambia la vida de millones de niños
en todo el mundo. ¡Hazte socio!

Elige tu aportación mensual

¿Sabes que puedes recuperar hasta un 80% de tus aportaciones? Más info

Desgravación fiscal

Deducción y desgravación de donaciones a UNICEF

Si has decidido hacerte socio o realizar un donativo puntual a UNICEF te informamos que puedes desgravarte estas donaciones de tu declaración de la renta. Conocer las deducciones aplicables a las donaciones que se realicen en favor de UNICEF España, como entidad acogida al régimen fiscal especial de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre:

Personas Físicas (IRPF)Porcentaje de deducción
Primeros 150€80%
Resto35%
Donaciones plurianuales (a la misma entidad durante al menos 3 años) > 150€ *40%
Límite deducción base liquidable10%

*Por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al del ejercicio anterior.

Personas Jurídicas (IS)Porcentaje de deducción
Donaciones en general35%
Donaciones plurianuales (a la misma entidad durante al menos 3 años)*40%
Límite deducción base imponible10%

*Por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al del ejercicio anterior.

  • Si eres persona física, en el IRPF correspondiente a este año podrás deducirte el 80% del importe de tus cuotas y/o donativos íntegros por aportaciones de hasta 150€ al año. A partir de esa cantidad la deducción será del 35% o del 40% si llevas colaborando con nosotros al menos 3 años seguidos, con un límite del 10% de la base liquidable.
  • Si eres persona jurídica, en el impuesto de sociedades podrás deducirte el 35% de tus cuotas y/o donativos íntegros. Si llevas colaborando con nosotros al menos 3 años seguidos la deducción será del 40%, con un límite del 10% de la base imponible.
  • Si eres persona física o jurídica no residente en España y obtienes rentas en nuestro país, tienes también un beneficio fiscal por el importe de tus donativos. Puedes consultarlo en https://sede.agenciatributaria.gob.es/
  • Si resides en una comunidad autónoma sujeta a un régimen foral particular o que ha establecido deducciones adicionales por donaciones a ONG, las deducciones aplicables pueden ser diferentes.

Recuerda que para que podamos informar a la Agencia Tributaria del importe de tus cuotas y donativos es imprescindible que nos hayas facilitado tu DNI o NIF y domicilio.

Por favor, si aún no lo has hecho, llámanos al 900 907 500 o escríbenos a [email protected] o facilítanos estos datos a través de tu área del colaborador en nuestra web: www.unicef.es/acceso
Si quieres ampliar la información sobre estos beneficios fiscales, por favor, consulta la web de la Agencia Tributaria: https://sede.agenciatributaria.gob.es/

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 133 de lunes a viernes de 9:00h a 21:00h y sábados de 11:00h a 17:00h | [email protected]

Para
saber más

 
Día universal del niño

Día Mundial de la Infancia

 
Derechos de los niños

Convención sobre los Derechos del Niño

 
Día internacional de la niña

Día Internacional de la Niña