© UNICEF
 
© UNICEF
 
©UNICEF

Día internacional de la niña

¿Qué es el Día Internacional de la Niña?

El 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 66/170 para declarar el 11 de octubre como Día Internacional de la Niña. Desde 2012, se conmemora cada 11 de octubre. 

El hecho de nacer niña o niño determina las oportunidades de una persona para tener acceso a salud, educación y protección. Partir de esta evidencia es clave para abordar la defensa de los derechos de la infancia.

El Día Internacional de la Niña se conmemora cada año para crear conciencia sobre la situación de las niñas en el mundo, reconocer sus derechos y los desafíos únicos a los que se enfrentan, especialmente en los países en desarrollo, así como promover su empoderamiento y el cumplimiento de sus derechos humanos.

¿Por qué el 11 de octubre se celebra el Día Internacional de la Niña?

Las mujeres y las niñas siguen sufriendo en todo el mundo desventajas en muchas esferas, como la salud, la educación, la participación política y las oportunidades económicas, enfrentándose día a día a graves amenazas para su bienestar y sus derechos.

Ante esta situación, las niñas de todas las condiciones están alzando sus voces contra las desigualdades. Por todo el mundo, los movimientos encabezados por niñas están poniendo freno al matrimonio precoz y a la mutilación genital femenina, exigiendo medidas para combatir el cambio climático e innovando en los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.

A continuación, algunos ejemplos de las vulneraciones de derechos que sufren millones de niñas y mujeres en el mundo actualmente:

  • Más de 200 millones de niñas y mujeres han sufrido la mutilación genital femenina, una terrible práctica que atenta directamente contra sus derechos. Las cifras son estremecedoras: más de 3 millones están en riesgo de padecerla cada año.
  • Alrededor de 650 millones de mujeres han contraído matrimonio antes de cumplir los 18 años: 1 de cada 5.
  • 1 de cada 20 chicas de entre 15 y 19 años ha sufrido relaciones sexuales forzadas en el mundo (13 millones aproximadamente). 
  • La mitad de las niñas de entre 10 y 14 años dedican el doble de tiempo a las tareas domésticas que los chicos de su misma edad.
  • Un 20% de niñas del primer ciclo de secundaria no están escolarizadas y el 38% de adolescentes no trabajan, estudian ni reciben capacitación, en comparación con el 16% entre los chicos adolescentes. .
  • Tan solo 2 de cada 5 niñas completa la educación secundaria.
  • 500 millones de mujeres no tienen instalaciones adecuadas para gestionar su higiene menstrual.

El impacto de la pandemia está afectando de manera desproporcionada a las niñas, adolescentes y mujeres; ha exacerbado las inequidades y reforzado las desigualdades de género. El desempleo generalizado y la inseguridad económica, sumados a las importantes interrupciones de los servicios relacionados con la salud materna, la salud sexual y reproductiva, la nutrición, la protección y la educación, han debilitado los sistemas y redes de protección y bienestar en todo el mundo.

Es probable que cerca de 11 millones de niñas no vuelvan a la escuela tras la crisis de la COVID-19, situación de especial riesgo para las adolescentes (UNESCO). Debido a las interrupciones de los programas durante la pandemia, se calcula que en la próxima década se producirán 2 millones más de casos de MGF que podrían haberse evitado (UNFPA, 2020) y 10 millones más de niñas y niños estarán en riesgo de contraer matrimonio infantil.

Hoy más que nunca, alcanzar la igualdad de género es una cuestión de derechos humanos y una condición previa para un desarrollo sostenible

Tras dar a luz, Juliet vuelve a la escuela.

Durante el confinamiento que afectó a Uganda como consecuencia de la pandemia, Juliet (19 años) quedó embarazada. A diferencia de otras jóvenes de su edad, después de dar a luz ha podido retomar sus estudios de secundaria en la escuela de Rwenzori. 

Juliet participa en un programa que tiene como objetivo garantizar que todas las mujeres y niñas vivan una vida libre de violencia y prácticas nocivas, como los matrimonios precoces y los embarazos de adolescentes

Superar las barreras a la educación de las niñas y ayudarlas a alcanzar su máximo potencial asegura que permanezcan en la escuela por más tiempo, reduce las tasas de matrimonio infantil y mortalidad materna, y ayuda a las comunidades a prosperar. Tú también puedes ayudarnos en la educación escolar de las niñas.

En UNICEF trabajamos activamente por los derechos de las niñas

UNICEF

Erradicar el matrimonio infantil

El matrimonio infantil priva a las niñas de su infancia y limita sus opciones de vida. Trabajamos con los gobiernos, las familias y las comunidades para prevenir y erradicar esta práctica. Buscamos cambios legislativos e involucramos a madres y padres para generar cambios e invertir en el desarrollo de las adolescentes.

UNICEF

Impulso de la enseñanza secundaria de las niñas

Invertir en educación secundaria genera profundos beneficios a las niñas y las sociedades. En demasiadas ocasiones las niñas abandonan la escuela al llegar a la pubertad. Estamos promoviendo la enseñanza secundaria entre las adolescentes, reforzando los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.

 
UNICEF

Salud e higiene menstrual

Tener una nutrición adecuada es fundamental en la adolescencia; por eso ponemos especial atención en asegurar que las adolescentes reciben una buena alimentación. Procuramos servicios de salud especializados, como atención al embarazo adolescente, prevención y tratamiento del VIH/SIDA o vacunación contra el virus del papiloma humano.

Por otra parte, que cada niña y adolescente pueda gestionar su higiene menstrual de manera segura, íntima y digna es fundamental para su salud, su bienestar psicosocial y su movilidad. Estamos facilitando información, suministros y recursos a millones de chicas para fomentar su confianza y libertad.

¿Qué es un kit de dignidad?

Los kits de dignidad son distribuidos entre la población afectada por una situación de emergencia (desastres naturales, conflicto armado, desplazamientos) y contienen artículos higiénicos y sanitarios (como jabón y cepillo dientes, por ejemplo), así como otros artículos adaptados a las necesidades locales de mujeres y niñas: ropa, productos de higiene femenina, etc.

Los kits de dignidad ayudan a las mujeres y niñas a mantener su intimidad, bienestar y salud durante las crisis humanitarias. La preservación de la dignidad es esencial para conservar la autoestima y la confianza, vitales para hacer frente a situaciones humanitarias estresantes.

 
UNICEF

Prevenir la violencia

Durante las situaciones de conflicto, desplazamientos o desastres naturales se intensifica la violencia hacia mujeres y niñas. Durante las emergencias prestamos servicios a las supervivientes de violencia sexual, distribuimos kits de dignidad, instalamos espacios seguros y planificamos la seguridad junto a las comunidades, entre otras muchas acciones.

¿Cuál es el papel de los hombres y niños?

Los hombres y los niños son valiosos aliados en el logro de la igualdad entre los géneros. Objetivos como la paternidad compartida, la prevención del VIH/SIDA, la reducción de los comportamientos de riesgo y la potenciación del papel de las mujeres y las niñas presuponen un cambio en las actitudes, las funciones y las conductas de los hombres. Es preciso que los hombres y los niños participen directamente en sus propios procesos de cambio y transformación.

Por ejemplo, UNICEF desarrolla programas de higiene menstrual en las escuelas involucrando también a los niños. Es fundamental que ellos también conozcan en qué consiste la menstruación, que la normalicen como un proceso natural lejos de prejuicios o estigmatizaciones para las niñas.

 
UNICEF

¿Sufren los chicos algún tipo de discriminación específica?

Los niños varones también sufren amenazas para su bienestar por el hecho de ser niños. En muchas ocasiones a los niños se les asigna el rol de colaborador (o responsable) de la economía familiar desde edades muy tempranas, por lo que pueden verse obligados a abandonar los estudios al llegar a la pubertad.

Durante las situaciones de conflicto, muchos son forzados a combatir o son utilizados para fines de explotación sexual. Además, la asociación de la violencia con la masculinidad pone a un gran número de niños en riesgo de sufrir daños, mientras que millones de ellos crecen interiorizando y perpetuando la cultura de la violencia en la familia y en la vida social y política.

Plan de Acción para la Igualdad entre los Géneros 2022 – 2025

En UNICEF tenemos un Plan de Acción para la Igualdad entre los Géneros, en el marco de nuestro Plan Estratégico para 2022-2025, que es nuestra hoja de ruta para promover la igualdad de género en todo lo que hacemos, y contribuir al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Para ello, nos enfocamos en estas prioridades:

  1. Queremos mejorar la calidad de la asistencia sanitaria y la nutrición maternas, la detección, asesoramiento y atención del VIH.
  2. Que los sistemas educativos tengan mayor perspectiva de género y que haya un acceso equitativo a la educación para todas las personas.
  3. Combatir la violencia contra las mujeres y los niños y niñas, incluidas la violencia de género y las prácticas nocivas, como la mutilación genital femenina.
  4. Que los sistemas de agua, saneamiento e higiene sean más equitativos.
  5. Que los sistemas de protección social tengan perspectiva de género.

También nos centramos en conseguir las condiciones para que el empoderamiento y el bienestar de las adolescentes sea una realidad. Para ello, nos enfocamos en:

  1. Promover la salud, nutrición y atención durante el embarazo, y la prevención del VIH y del virus del papiloma humano.
  2. Impulsar la educación, aprendizaje y las competencias de las niñas, incluidas las enseñanzas en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, y aptitudes digitales.
  3. Poner fin al matrimonio infantil y las uniones tempranas.
  4. Fomentar servicios de salud e higiene menstruales dignos y accesibles.
 
© UNICEF
 
© UNICEF
 
© UNICEF

Nacer niño o niña
condiciona su vida

Personaliza tu colaboración y ayuda a miles de niñas.

Únete

Preguntas frecuentes

Para UNICEF, la igualdad de género implica que las mujeres y los hombres, las niñas y los niños tengan los mismos derechos, los mismos recursos, las mismas oportunidades y la misma protección. Para lograr cambios en materia de igualdad de género es necesario no solo aumentar la sensibilización y fomentar el cambio de conducta, sino también transformar la dinámica de poder que define las normas y las relaciones de género.

UNICEF dispone de una política de género cuyo objetivo es conseguir la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas. Para que la aplicación de esta política sea efectiva, UNICEF cuenta con un Plan de Acción para la Igualdad entre los Géneros, que especifica cómo promover la igualdad de género en todo el trabajo de la organización, tanto a nivel global como regional y de país.

UNICEF incorpora en sus intervenciones medidas que abordan las desigualdades de género en todos sus programas, de manera transversal. Así, todos los programas desarrollados en las esferas de Salud, Educación, Nutrición, Protección, VIH/SIDA, Agua, saneamiento e higiene e Inclusión social, incluyen indicadores de género que permiten identificar en qué medida el proyecto contribuye a corregir las inequidades por razón de género.

Además, UNICEF ha identificado varias cuestiones específicas de género cuya priorización podría mejorar la vida de millones de niñas: nutrición y salud adolescente, educación secundaria, prevención del matrimonio infantil, violencia de género en emergencias e higiene menstrual.

La implementación de estas estrategias de manera integral permite que niñas y niños crezcan en un entorno más igualitario y con mayores oportunidades para su desarrollo.