Niños refugiados y migrantes en Europa

Los niños refugiados y migrantes se juegan la vida en el Mediterráneo y sufren duras condiciones en Europa.

28 millones de niños de todo el mundo han sido víctimas de desplazamientos forzosos. Miles de ellos llegan a Europa y acaban viviendo en condiciones inaceptables, sin acceso a los recursos básicos y con la amenaza de la violencia y los abusos.

Los niños refugiados y migrantes en Europa huyen de la guerra, la violencia y la pobreza extrema en países como Siria, Afganistán, Nigeria, Irak o Eritrea. Han dejado atrás hogares, familia, amigos, escuela... todo lo que tenían para jugarse la vida en un tránsito lleno de amenazas. Se estima que más de 5.000 personas perdieron la vida en 2016 intentando llegar a Europa a través del mar Mediterráneo, de los que muchos son niños.

Dona ahora

Además, cada vez más niños hacen este camino solos. El número total de niños refugiados y migrantes separados y no acompañados en unos 80 países ha alcanzado un récord histórico, ya que se ha multiplicado por cinco desde 2010: de 66.000 en 2010-2011 a al menos 300.000 en 2015 y 2016. En Italia, los niños solos suponen el 92% del total de llegadas de menores de edad.

Los niños que logran llegar a Europa no lo tienen fácil. Algunos enfrentan condiciones muy difíciles, sobre todo en Grecia y Balcanes, donde 23.7000 niños siguen bloqueados por el cierre de fronteras, sin poder avanzar ni retroceder. Algunos tienen familiares en otros países europeos y no pueden reunirse con ellos por la lentitud en la gestión y en los traslados. 

A pesar de los esfuerzos realizados para mejorar las condiciones de vida en los distintos campamentos y centros, estos siguen teniendo niveles muy altos de sobreocupación, duras condiciones de vida y tensiones entre los migrantes: la salud mental de los niños se resiente y han aumentado los intentos de suicidio. Aunque los niños no acompañados son especialmente vulnerables, todavía hay niños en listas de espera en Grecia para entrar en centros de menores y muchos aún no han sido trasladados a otros países de la Unión Europea.

Niños refugiados y migrantes: la historia de Sam y su familia

Historia de Sham en Irak

“Mi única pesadilla es el mar, porque fue allí donde murió mi hermano”

Sham (Siria).

Sham y su familia huyeron de la guerra en Siria y pagaron a los traficantes en Libia para cruzar el mar. Ni en sus peores pesadillas imaginaron cómo terminaría su huida en busca de seguridad.

Niños refugiados y migrantes: un presente lleno de incertidumbres

  • Protección de la infancia: la falta de vías de entrada legales y seguras deja a niños y familias en manos de traficantes, con alto riesgo de abusos y trata, en especial para los niños no acompañados. Los sistemas nacionales de protección siguen sin ser capaces de garantizar la protección de muchos de estos niños. La identificación de niños en riesgo sigue siendo una prioridad.
  • Escasez de suministros básicos: sigue habiendo alojamientos que no reúnen condiciones mínimas y adecuadas para los niños. Las familias y los niños han agotado los recursos disponibles y tienen dificultades de acceso a productos básicos y medicinas.
  • Educación: hay niños que llevan años sin ir al colegio y siguen existiendo importantes barreras a la escolarización, sobre todo en Grecia y los Balcanes. 
  • Países de destino y tránsito: decenas de miles de personas continúan cruzando la cada vez más peligrosa ruta del Mediterráneo. El 92% de los niños que llegaron a las costas italianas en 2016 lo hicieron solos.
  • Países de origen: es crucial atender a las causas que obligan a las familias a huir.

¿Qué hacemos desde UNICEF?

Noticias relacionadas

Niños refugiados y migrantes en Europa

Los niños refugiados y migrantes se juegan la vida en el Mediterráneo y sufren duras condiciones en Europa

Desde UNICEF trabajamos para proteger a los miles de niños que huyen para salvar a sus vidas. ¡Ayúdanos a conseguirlo!

Dona ahora