Refugiados y migrantes en Europa

El viaje de su vida

En 2015, más de 1 millón de personas llegaron a Europa tras realizar un peligroso viaje. El 26% fueron niños y siguen llegando cada vez más.

Huyen de la guerra, la violencia y la pobreza extrema en países como Siria, Afganistán, Iraq, Somalia o Nigeria. Han dejado atrás hogares, familia, amigos, escuela… para jugarse la vida en un tránsito hacia Europa lleno de amenazas. Esta es una crisis con rostro de niño: más de 1.500 niños han muerto ahogados en el mar Mediterráneo, 23.000 niños están bloqueados en Grecia y miles de niños no acompañados se encuentran en paradero desconocido dentro de nuestras fronteras evidenciando fallos en los sistemas de registro y protección de la infancia. La política migratoria europea complica aún más su situación; desde el cierre de fronteras en los Balcanes, familias o niños solos se ven obligados a permanecer largos periodos en centros de recepción y de tránsito que fueron diseñados para estar solo unas horas.

Dona ahora

Refugiados y migrantes en Europa. Dona ahora

“Después de pasar unas 4 horas en el tren, llegamos a la frontera, la policía macedonia selló nuestros pasaportes y empezamos a andar hacia Serbia. Pero la policía serbia no nos dejó pasar. No podemos volver al centro de tránsito. No tenemos dónde protegernos de la lluvia y el frío y no tenemos comida”.

Un padre joven con su bebé en brazos bajo la heladora lluvia.

En los países de origen, de tránsito o de destino, los niños se enfrentan a desafíos diarios para sobrevivir y desarrollarse.

  • Protección de la infancia: los niños necesitan protección en todo momento. La falta de vías de entrada legales y seguras deja a niños y familias en manos de traficantes, con alto riesgo de abusos y trata, en especial para los niños no acompañados.
  • Escasez de suministros básicos: las familias han agotado todos sus recursos para costear el viaje. Necesitan acceso a alimentos (adecuados a la edad de los niños), medicinas, productos básicos y a móviles para comunicarse con sus familias.
  • Países de destino y tránsito: tras el acuerdo de la UE y Turquía del 18 de marzo, miles de personas están en tierra de nadie. Esto ha hecho que muchos busquen rutas alternativas que pueden ser más peligrosas.
  • Países de origen: es crucial atender a las causas que obligan a las familias a huir. La mayoría de refugiados y migrantes huyen de la guerra y la pobreza en países como Siria, Afganistán, Iraq, Somalia, Nigeria o Gambia.

¿Qué hacemos desde UNICEF?

28 millones de niños huyen de la violencia

Miles de familias se ven obligadas cada día a abandonar sus países.

Desde UNICEF trabajamos para crear un entorno seguro y garantizar los derechos de los niños. ¡Ayúdanos a conseguirlo!

Dona ahora