Niños en Yemen

La guerra deja a los niños de Yemen entre la espada y la pared

Tras 2 años de guerra, el 80% de la población infantil de Yemen (casi 10 millones) necesita ayuda humanitaria urgente. Si la comunidad internacional y las partes en conflicto no actúan ya, existe un grave riesgo de que se declare la hambruna y de que un brote de cólera que ha dejado cerca de 800 muertos se complique aún más.

Desde agosto de 2016 las negociaciones de paz están paralizadas y los ataques aéreos y hostilidades se han intensificado, siendo los niños de Yemen los que pagan un alto precio. A medida que el conflicto empeora, los ya precarios servicios básicos se deterioran. Los ataques a escuelas y a instalaciones sanitarias han dejado fuera de la escuela y sin acceso a servicios básicos de salud a cientos de miles de niños y niñas.

Conflicto en Yemen

 

“Echo de menos mi casa. Echo de menos la escuela. Echo de menos todo. Quiero paz y seguridad, y escuela. Necesitamos hospitales, comida buena y agua buena. Solo quiero que todo sea como antes"

Elias Jameel Abdullah, 14 años, vive en el campo de desplazados internos de Tharawan  junto con su familia.

Dona ahora

El futuro de los niños de Yemen en peligro

  • Azotados por la desnutrición: 3,3 millones de niños y mujeres embarazadas o lactantes sufren desnutrición aguda, de los que casi medio millón de niños menores de 5 años la padecen en su estado más grave y podrían morir de forma inminente. El país está al borde de la hambruna.
  • Brote de cólera: Al menos 14,5 millones de personas no tienen acceso a agua potable segura y a infraestructuras de saneamiento, y 14,8 millones no cuentan con acceso a atención sanitaria. Sin agua potable ni servicios de salud se está agravando la crisis de cólera, con más de 100.000 casos sospechosos y cerca de 800 muertos hasta el momento.
  • Educación interrumpida: El colapso de los servicios nacionales ha dejado a 2 millones de niños fuera de la escuela, con más de 1.600 centros educativos afectados: destruidos por la artillería, dañados u ocupados por grupos armados.
  • Desplazamientos internos: Hay casi 2,2 millones de personas desplazadas internas, de los cuales, casi la mitad son niños.
  • Más desprotegidos: Las familias están comiendo menos o saltándose comidas. Más niños están siendo reclutados para luchar a una edad mucho más joven, más chicas se están casando a una edad temprana y más niños están trabajando.
     

¿Qué hacemos desde UNICEF?