Hambruna y conflicto 
en Sudán del Sur

La hambruna golpea a los niños después de más de 3 años de conflicto en Sudán del Sur

La declaración de hambruna es el nivel más grave de crisis alimentaria y nutricional. Cuando se llega a este punto la situación es alarmante y la vida de millones de niños está en riesgo. En Sudán del Sur se ha declarado oficialmente la hambruna en dos condados: Leer y Mayendit. Si actuamos rápido y la ayuda humanitaria llega, se pueden evitar nuevas declaraciones en otros condados en riesgo como Koch y Panyijar. 

Casi 5 millones de personas en todo el país, más del 40% de la población, depende de la ayuda alimentaria, y la cifra podría aumentar hasta 5,5 millones en el pico de la estación seca en julio. Más de 1,1 millones de niños sufren desnutrición aguda y necesitan tratamiento urgente. De ellos, 270.000 niños la tienen en su estado más grave, lo que significa que su probabilidad de morir se multiplica por 9 comparado con niños que no sufren desnutrición.

Athill, de 28 años, va una vez a la semana al centro de tratamiento contra la desnutrición aguda grave con sus dos gemelos. Con 8 meses, los niños tienen el mismo peso que cualquier recién nacido (alrededor de 4 kilos). Sus otros cuatro hijos asisten a un programa de nutrición y caminan 8 kilómetros para recoger los alimentos terapéuticos para su tratamiento.

Hambruna en Sudan del Sur

"No tenemos comida, por eso mis hijos están enfermos"

dice Athill

“Vivo aquí con mis hijos, mi marido y mi madre”

nos cuenta mientras señala una frágil cabaña de adobe.

“Vinimos aquí porque en nuestra aldea no teníamos comida, pero ahora aquí también tenemos hambre”.

Nos muestra las semillas con las que su familia sobrevive, sin apenas valor nutricional, mientras nos dice

“La mayoría de las veces nos tenemos que aguantar el hambre, o comer unas pocas de estas semillas una vez al día porque no podemos comprar nada para alimentarnos. Vivo con miedo de que si no llueve pronto se acaben las semillas y no tengamos ni siquiera eso para calmar el hambre”.

La hambruna y el conflicto en Sudán del Sur dejan a los niños en una situación muy complicada:

  • Años de violencia y malas cosechas han desembocado en esta hambruna. La sequía —5,1 millones de personas carecen de agua potable, saneamiento adecuado e higiene— y el miedo a ser atacados hacen que las familias no salgan a cultivar. Además, 3,3 millones de personas han tenido que huir de sus casas en busca de protección y alimentos, dejando atrás sus tierras y los pocos recursos que tenían para ganarse la vida.
  • Escasez de alimentos: Al no haber suficientes cosechas, el precio de los productos básicos se ha encarecido (la inflación ha llegado a subir un 800%). Las familias no pueden comprar comida y sobreviven a base de nenúfares o semillas. Apenas comen una vez al día.
  • Crisis nutricional: Las tasas de desnutrición entre los niños es crítica en varios estados del país como Ecuatoria, Bahr el Ghazal y Unidad. Precisamente en este último se encuentran los condados en los que se ha declarado la hambruna, y solo en este estado hay 20.000 niños en grave riesgo de morir si no actuamos rápido.
  • Violencia: El conflicto sigue y los niños continúan en riesgo de reclutamiento en grupos armados y las niñas siguen enfrentándose a la violencia sexual, el matrimonio forzoso y la explotación. El conflicto también supone limites en el acceso humanitario a muchas zonas del país, como ahora en los condados afectados por la hambruna.
  • Salud: Continúan los brotes de cólera y sarampión, mientras que la malaria sigue siendo la principal causa de morbilidad entre los niños menores de 5 años. Las tasas tan altas de desnutrición están aumentando la vulnerabilidad de los niños a estas enfermedades.

¿Qué hace UNICEF?

1 de cada 4 niños en el mundo vive en situación de emergencia

535 millones de niños viven en países afectados por situaciones de emergencia. Ya sea por conflictos armados o por desastres naturales, las crisis humanitarias amenazan las vidas y el futuro de niñas y niños. El Fondo de Emergencia nos permite tener recursos para ayudarlos, tanto en los primeros minutos como en situaciones prolongadas en el tiempo. Y gracias a ti, podremos actuar dónde y cuándo más se necesite.

En 2017 necesitamos fondos para llegar a 48 millones de niños que necesitan asistencia urgente en 48 países. Ayúdanos a ayudarlos.

Dona ahora

Noticias relacionadas