Sudán del Sur: dar el pecho en tiempos de guerra

Los horrores y tragedias de la guerra en Sudán del Sur cargan al cuerpo humano de una gran tensión psicológica, especialmente en el caso de las madres más jóvenes. 

Mary Deyia, de 28 años, se quedó embarazada y sola cuando comenzaron los combates en Yei, una ciudad al sur de Sudán del Sur muy tranquila hasta que estalló el conflicto. Su marido huyó. Sus padres habían muerto y, como muchas mujeres en este país, se encontraba en una situación precaria por la escasez de alimentos y los crecientes niveles de desnutrición.

"Di a luz a gemelos en diciembre del año pasado pero uno murió el mes siguiente", dice mientras le da el pecho a su otra bebé, Idia Florence. “No tenía leche”.

Cuando Mary Deyia la llevó al centro de tratamiento contra la desnutrición en el hospital de Yei, a principios de marzo, la pequeña Idia Florence pesaba sólo 2,1 kilos. Este espacio, que abrió sus puertas en febrero, proporciona un apoyo muy necesario a las madres cuyos niños sufren desnutrición aguda grave.

Sudán del Sur: "No tenía leche para mi bebé"

Ester Opani, trabajadora del centro, nos cuenta que utilizan un método simple conocido como "técnica suplementaria de succión". Esta práctica ayuda a los niños con desnutrición y débiles que no succionan lo suficiente como para estimular una producción adecuada de leche materna. “Es una situación muy peligrosa para el bebé,” afirma Ester.

En situaciones de emergencia en todo el mundo, las mujeres a menudo se preocupan por no producir suficiente leche y, por tanto, no estar alimentando adecuadamente a sus hijos. El bajo rendimiento de la leche suele estar relacionado a una estimulación inadecuada por parte de un bebé débil y gravemente desnutrido. Con la ayuda de especialistas en nutrición esto puede resolverse con relativa rapidez y tanto las madres como los niños pueden volver a la práctica normal de la lactancia materna.

Ester Opani nos presenta a otras tres madres que esperan para ser atendidas y nos explica que este es el único centro de salud en toda la región, destrozada por la inseguridad y la guerra.

"Cuando Mary llegó no estaba produciendo suficiente leche para su hija. Conectamos un tubo delgado cerca del pezón a un tazón de leche materna para estimular y simular el amamantamiento", nos cuenta.

Sudán del Sur: métodos sencillos que salvan vidas

El objetivo del tratamiento es lograr que estas madres logren una lactancia plena y exclusiva. Esto se consigue estimulando la lactancia al mismo tiempo que complementando y fortaleciendo al bebé hasta que la producción de leche materna sea suficiente para permitir su adecuado crecimiento.

La técnica funciona mejor si la madre pone a la bebé en el pecho tantas veces como sea posible. De hecho, con este método, la pequeña Idia Florence casi ha duplicado su peso hasta los 3,9 kilogramos y Mary Deyia nos cuenta que se está preparando para volver ya a casa. 

"No es normal que una recién nacida sea tan pequeña. Me alegra poder decir que ha mejorado. Es un gran paso", nos dice. "Gracias por todo esto, le estoy muy agradecida a este lugar. Es de gran ayuda. Necesitamos este apoyo", nos dice Mary.
 
Según Ester, la técnica de succión suplementaria empleada en la clínica de estabilización da esperanza a las madres con niños menores de 6 meses que se ven afectadas por la creciente escasez de alimentos, en un área que una vez fue famosa por sus cultivos.

Sudán del Sur: las madres necesitan apoyo 

"También ofrecemos apoyo psicológico ya que hay mucho estrés en torno a la situación en Sudán del Sur. Animamos a los familiares a apoyar a las madres, sobre todo a las jóvenes, y de esta forma reducir el trauma”, nos explica. 

En el otro extremo de la sala, Jennifer Nyoka, de 25 años, acomoda la manta que cubre a su pequeño Isaac Bida, de nueve meses. La madre trajo al recién nacido con bajo peso a finales de marzo y ya ha visto mejoras.
 
"Está mejorando, pero su situación sigue siendo difícil", nos dice. "No podemos ir a trabajar a nuestras granjas por culpa de la guerra".

El centro de Yei es uno de los más de 50 centros para pacientes hospitalizados que apoyamos desde UNICEF en todo Sudán del Sur. Desde enero de 2017, más de 46.000 niños con desnutrición fueron admitidos en el programa de alimentación terapéutica. Con el deterioro de la situación de seguridad alimentaria en todos los estados del país, se calcula que 1,1 millones de niños sufren desnutrición aguda y que necesitan ayuda.

Ilya Gridneff

Para UNICEF

Sudán del Sur: La desnutrición pone en peligro a la infancia

Desde diciembre de 2015, la violencia extrema y las violaciones de los derechos humanos obligaron a más de 2,6 millones de personas a abandonar sus hogares.

La inseguridad y desnutrición han alcanzado niveles alarmantes para la infancia y llegar a los niños y niñas es cada vez más difícil por el curso del conflicto y la escasez de servicios básicos.

Necesitamos tu ayuda urgentemente.

Hazte socio

Noticias relacionadas