Saludos sin contacto

El coronavirus está cambiando muchas rutinas de nuestro día a día, pero que mantengamos la distancia física no significa que tengamos que perder una de las cosas que, sin darnos cuenta, nos unen más a las personas que nos rodean: el saludo. ¡Vamos a elegir entre todos un nuevo saludo para este curso escolar!
Saludos sin contacto para el aula

 

El saludo es un símbolo de bienvenida, respeto y aprecio por la gente que nos rodea. ¡Que mantengamos las distancias no significa que debamos perderlo! Explorar en el aula las alternativas que tenemos para saludarnos en tiempos de COVID-19 y decidir entre todos cuál va a ser nuestra elección y por qué elegimos ese saludo, puede ser una buena forma de iniciar el curso. 

Esta puede ser una gran oportunidad para explorar, en todos los niveles educativos, el modo en el que las relaciones sociales nos unen y nos hacen sentir parte de una comunidad. También puede ser una buena oportunidad para reforzar nociones básicas de habilidades sociales y hacerlas explícitas, ya que hay muchos estudiantes que pueden llegar a la vida adulta sin un adecuado desarrollo de estas competencias.

La propuesta para dar la bienvenida a este nuevo curso es muy sencilla: elegir entre todos un nuevo saludo que nos permita mantener y fortalecer las relaciones sociales en la escuela, respetando las normas de prevención necesarias para frenar la expansión del virus SARS-CoV-2.

Además, ya que vamos a elegir un nuevo saludo, es importante que lo hagamos con un enfoque de educación en derechos de infancia:

  • Derecho a la participación: es importante que los estudiantes puedan opinar y decidir qué saludo consideran más adecuado.
  • Derecho a la no discriminación: es necesario que el saludo sea inclusivo y que sirva para integrar a toda la comunidad educativa.
  • Derecho a la libertad de expresión: es muy interesante conocer de dónde vienen los saludos tradicionales y en qué marco social fueron adoptados para que podamos elegir un nuevo saludo que pueda reflejar nuestros valores y el respeto y cariño que queremos mostrar a otros cuando lo utilizamos.
  • Derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión: los saludos tienen un claro componente cultural, nos sirven para acercarnos a otras personas y establecer puentes, pero también pueden ser un escollo si pasamos por alto el significado que determinados gestos tienen en diferentes culturas.
  • Derecho a la salud: el saludo a distancia no se puede quedar en una anécdota, necesita practicarse y sustituir a otros saludos para que realmente ayude a proteger la salud de la comunidad educativa. 

 

¡Manos a la obra!

Para elegir un saludo podemos seguir tres fases:

1.    Investigación: ¿Qué es un saludo?

Damos por hechos los saludos, tanto que a veces ni saludamos o lo hacemos de un modo incorrecto. Los saludos existen en todas las culturas humanas desde tiempos inmemoriales y también podemos observar como muchos animales tienen rituales de saludo y reconocimiento que les permiten relacionarse. De nuestra capacidad para saludar correctamente dependen cosas que, a veces, nos pasan desapercibidas:

  • Nuestra probabilidad de integración en un grupo.
  • La percepción positiva o negativa que los demás tengan de nosotros.
  • La capacidad de mostrar aprecio, reconocimiento o respeto por los demás o, al contrario, de herir su sensibilidad.
  • La identificación que hacemos respecto a las características sociales, económicas o culturales de las personas con las que nos encontramos, así como la que ellas hacen de nosotros.


El origen de los saludos en cada cultura es muy interesante y, en función de la edad y madurez de nuestro alumnado, puede merecer la pena hacer una pequeña investigación que nos abra los ojos a la diversidad y profundidad que se esconde en un gesto tan simple. Por ejemplo:

  • Se dice que el apretón de manos y el abrazo tienen su origen en la antigüedad y su objetivo era transmitir confianza a la otra persona mostrando que no se portaban armas.
  • Los besos en la mejilla son frecuentes en algunas regiones de Europa y Latinoamérica pero no en otras partes del mundo, donde pueden resultar incómodos y dificultar la comunicación. Incluso en los países donde es habitual saludarse así, hay bastantes diferencias entre el grado de familiaridad que debe de haber entre dos personas para que se sientan a gusto saludando con uno o más besos.
  • En Asia son comunes los saludos a distancia, como el namasté de la India, el adab de Pakistán, el wai de Tailandia o la reverencia de Japón. Podemos adoptarlos en el aula, siempre que conozcamos su significado y lo respetemos, evitando caer en la apropiación cultural.
 
2.    Elegimos un saludo

No es necesario que compliquemos mucho las cosas: un saludo tan sencillo y tradicional como agitar la mano diciendo “hola” puede ser una solución perfecta para lograr nuestro objetivo. Pero si decidimos embarcarnos en la creación de un nuevo saludo es importante tener en cuenta algunas cosas.

Un saludo adecuado para el aula sería aquel que:

  1. Se puede hacer respetando la distancia de seguridad.
  2. No presenta dificultades de ejecución que impidan a determinados estudiantes hacerlo bien ni comporta posibles riesgos físicos.
  3. Refleja los valores de nuestro centro educativo y los sentimientos que queremos transmitir a las personas que saludamos.
  4. Sustituye completamente a los saludos con contacto.
  5. Es percibido como un juego y ayuda a generar un sentimiento de cercanía y comunidad.
  6. No contiene gestos que puedan ser considerados ofensivos, parezcan una burla a otras culturas o que muestren una falta de respeto a los sentimientos de otras personas.
  7. Es un saludo igualitario, que no marca diferencias de estatus entre quienes se saludan.
  8. No pertenece al ritual de un credo religioso o a la disciplina militar ni se inspira en la simbología de movimientos ideológicos o políticos actuales o de la historia reciente. 

 

El grado de participación del alumnado dependerá de su edad, grado de madurez y de los tiempos de los que se disponga para elegir el saludo. Por ejemplo:

  • Pueden elegir entre diferentes propuestas presentadas por el equipo docente.
  • Pueden presentar sus propuestas de saludo, que luego se someterán a votación del alumnado o serán elegidas por adultos.
  • Pueden participar en la implementación del saludo, por ejemplo, en la promoción del saludo elegido mediante carteles y otras formas de comunicación escolar.

 

3.    Implementamos el saludo


Comunicar el nuevo saludo puede ser tan divertido como elegirlo. Podemos dibujar carteles o utilizar los medios de comunicación del centro, como la radio escolar o la web para que todos lo conozcan y lo utilicen.

No olvidéis contarnos qué saludo habéis elegido: podéis enviarnos un correo a educacion@unicef.es o compartirlo en redes sociales con los hagshtag  #educasalud, #educaderechos o #educacovid19

¡Nos interesará mucho saber cómo ha sido el proceso!

 

 

Educar en salud

Este nuevo curso puede ser una oportunidad para reflexionar y mejorar algunas cosas que antes pasábamos por alto en nuestro día a día. Si quieres conocer más ideas y propuestas sobre salud, educación y COVID-19, puedes encontrarlas en nuestra guía de materiales y actividades para este curso escolar

Conoce más
Todo va a salir bien

#educaCOVID19

El COVID-19 está teniendo un impacto muy importante en derecho a la educación de millones de estudiantes, en los docentes y centros educativos y en las familias. Se requieren soluciones innovadoras, recursos y tiempo, pero también paciencia y buena voluntad. Juntos podemos superar este bache educativo y convertirlo en una oportunidad de aprendizaje. ¡Hagamos que todo salga bien!

Descubre más

Novedades sobre educación y coronavirus