Somalia: aulas masificadas y sin alimentos

A pesar de las mejoras producidas en la zona centro y sur de Somalia, una encuesta realizada recientemente revela que cientos de miles de niños afectados por la crisis humanitaria no reciben asistencia alimentaria en las escuelas.

Aunque los aliados de UNICEF han intensificado sus esfuerzos en materia de educación para proporcionar servicios esenciales a través de las escuelas a más de 400.000 niños, de los que el 45% son niñas, en más de 1.900 escuelas, la encuesta indica que casi el 16% de las escuelas del centro y sur de Somalia no han podido iniciar el nuevo curso académico debido a los desplazamientos, la inseguridad y la falta de fondos. "Las amenazas como la desnutrición extrema y las enfermedades, así como los conflictos, pueden impedir que cientos de miles de niños vean realizados sus derechos a asistir a la escuela y recibir una educación de calidad", dijo Sikander Khan, Representante de UNICEF en Somalia. "Si bien estamos agradecidos por el enorme apoyo que hemos recibido hasta el momento, se necesitan más fondos para proporcionar a las escuelas servicios esenciales que atraigan a los niños a la escuela y así poder mantenerlos en las aulas", añade.

Prioridades: reparto de comida y transferencias de dinero

El personal de las escuelas encuestadas reconoce que entre sus prioridades está el reparto de comida en las escuelas, las transferencias de dinero, y la distribución de raciones de comida para llevar a casa. Sin embargo, la evaluación revela que sólo el13% de las escuelas proporciona algún tipo de asistencia alimentaria. Otras prioridades son la construcción y rehabilitación de aulas, así como la puesta en marcha de un programa de incentivos para apoyar a los docentes debido a que el personal de las escuelas recibe salarios muy bajos. El informe subraya que al menos 93 escuelas y espacios educativos se están utilizando como refugios por personas desplazadas y por lo tanto no están disponibles para impartir clases, lo que deteriora aún más el debilitado sistema educativo. En Somalia, 1,8 millones de niños de entre 5 y 17 años no pueden ir a la escuela, una situación que ya se producía incluso antes del inicio de la crisis actual. En las zonas afectadas por la hambruna donde se encuentran los desplazados o donde hay una mayor presencia de aliados en el campo educativo, se ha registrado un aumento en el número de matriculaciones en los últimos meses.

No hay jabón en el 97% de las escuelas
  • En las escuelas que han logrado volver a abrir, la sequía y los desplazamientos han impedido que aproximadamente el 13% de los maestros regresen a sus puestos de trabajo.
  • La mayoría de las escuelas evaluadas no tiene acceso a servicios de salud e higiene, lo que hace que los niños sean vulnerables a brotes de diarrea y cólera. No hay jabón en el 97% de las escuelas, y sólo el 14% de las escuelas ofrecen información sobre higiene.
  • En la mayoría de las escuelas, el agua potable se encuentra a unos 100 metros, sin embargo, hay niños que tienen que caminar más de 1 km para acceder a una fuente de agua.

En la actualidad, los aliados en educación han puesto en marcha una amplia gama de programas en el centro y sur de Somalia, para el suministro de libros de texto, materiales escolares, apoyo a los maestros, la rehabilitación y construcción de escuelas, así como la formación y capacitación del personal docente.