Millones de 
niños
viven 
en emergencias

Ellos nos se rinden, 
nosotros tampoco.

Ayuda para los niños en emergencias en 2020

La niña de la imagen se llama Rachel Ngabusi, tiene solo 2 años y vive en un campamento para desplazados en Djugu, noreste de República Democrática del Congo (RDC). Ella y su familia sufrieron el asalto de hombres armados con machetes a su aldea. Su madres y sus tres hermanos perdieron la vida y Rachel quedó marca de por vida. Proteger a los niños de los ataques es una de las más básicas reglas de la guerra, pero miles de niños como Rachel sufren diariamente las peores consecuencias de los conflictos.

Somos una organización de emergencias y también de derechos. Y en la actualidad, los derechos de los niños están siendo violados sistemáticamente en las guerras de todo el mundo. Desgraciadamente, cada vez hay más países inmersos en conflictos armados y los ataques contra los niños no cesan: son mutilados, asesinados, violados, reclutados...

En nuestro informe Acción Humanitaria para la Infancia 2020 lanzamos nuestro mayor llamamiento de fondos de la historia: 4.200 millones de dólares (casi 3.800 millones de euros) para poder brindarles la asistencia humanitaria que necesitan. Este año, nuestro objetivo es atender las necesidades más urgentes de 95 millones de personas, de las que 59 millones son niños, en 64 países en situación de emergencia.

Es nuestro deber, y el de toda la comunidad internacional, proteger a estos niños, porque cada uno de ellos, independientemente de donde se encuentre, tiene el derecho a la supervivencia y a crecer en un entorno seguro.

Play

Nos enfrentamos a graves emergencias:

  • En Siria cerca de 9 años de guerra han provocado que casi 5 millones de niños necesiten ayuda y que más de 2,5 millones vivan como refugiados fuera del país.
  • Yemen los más de 4 años de conflicto han creado la peor crisis humanitaria del mundo: 24 millones de personas, de las que más de la mitad son niños, precisan algún tipo de ayuda humanitaria.
  • Los niños se han visto desarraigados hasta cifras históricas por el conflicto y la violencia, desde los rohingya hasta el flujo migratorio en América Latina.
  • Enfermedades como el ébola y el sarampión están resurgiendo en lugares donde el acceso es cada vez más restringido, como en República Democrática del Congo (RDC), donde el brote actual de ébola es el segundo más grande y mortal del mundo.
  • El clima extremo está provocando que los desastres naturales sean cada vez más frecuentes y destructivos en todo el mundo. Más de 500 millones de niños viven actualmente en zonas donde las inundaciones son extremadamente altas, y casi 160 millones en áreas con sequías muy graves.

En 2020 necesitamos ayuda urgente para afrontar grandes retos