#educaCOVID19: ¿Por qué es importante educar sobre el nuevo coronavirus?

Los educadores tenemos un papel esencial para frenar esta pandemia. ¡Únete y haz historia!
#educaCOVID19 ¿Por qué es importante educar sobre el nuevo coronavirus?

 
En momentos de crisis, informar no siempre es suficiente ya que, a veces, es necesario utilizar herramientas, metodologías y estrategias propias de la educación para que la sociedad pueda entender una situación como la que ha generado el nuevo coronavirus. Los educadores tenemos un papel esencial para frenar esta pandemia: si ponemos nuestro conocimiento educativo al servicio de la sociedad, podemos ayudar mucho.

#educaCOVID19

Estos días estamos utilizando este hashtag en redes para destacar aquellos contenidos que creemos que pueden ayudar a que se promuevan aprendizajes valiosos sobre el COVID-19. Estos contenidos pueden ayudar a abordar el tema a educadores y también a las familias que tienen a sus hijos en casa estos días. No tenemos la intención de que el hashtag sea trending topic, al revés: sería contraproducente porque, tristemente, no hay tanta información que permita un uso didáctico circulando en Internet.

¿Qué consideramos “didáctico” en estas circunstancias?

Las especiales características de esta emergencia, el hecho de que una parte importante del alumnado esté en sus casas, la necesidad de apoyarnos en medios digitales y la dificultad de competir con los contenidos espectaculares o morbosos que aparecen en distintos medios, hacen que la definición que damos de “didáctico” sea especial.


1.Educar adaptándonos a la capacidad de comprensión, pero también a la emoción

Las emociones pueden potenciar o frenar el aprendizaje en determinados momentos. La situación generada por el COVID-19 es altamente emocional y va a resultar difícil que una propuesta educativa sobre el tema tenga éxito si no sintoniza con las emociones de nuestro alumnado.

¿Cuáles son esas emociones?:

  • Miedo, ansiedad, estrés
  • Incertidumbre, inseguridad
  • Incredulidad, escepticismo, negación
  • Enfado, irritabilidad
  • Desconexión (“no va conmigo”)
  • Solidaridad, responsabilidad, deseo de ayudar
  • Otras: la variedad de emociones en situaciones de crisis puede ser muy amplia.

La adaptación a la capacidad de comprensión la da el propio contenido. Por ejemplo, un texto escrito por alguien experto en epidemiología puede ser accesible e interesante en Bachillerato, mientras que una canción sobre el lavado de manos puede ser muy adecuada en Infantil y primer ciclo de Primaria. Sin embargo, la adaptación a la emoción es algo que depende del educador (ya sea un docente o alguien de la familia). Si nos damos cuenta de cuál es la emoción que está predominando, podremos establecer una conexión con el contenido a través de ella. 

Lo ideal sería que llegáramos a poder utilizar un enfoque educativo para ayudar a aliviar las emociones negativas y llegar a aquellas emociones (solidaridad, esperanza, confianza…) que nos permitan guiar a niños, niñas y adolescentes a obtener aprendizajes valiosos de esta situación. Pero… ¿Se puede sacar algún valor educativo de esto? ¿Imposible? No, sigamos definiendo lo “didáctico”.

2. Educar con un valor añadido

Las crisis ponen a prueba una capacidad muy importante de las personas, los grupos y las sociedades: la resiliencia. Las crisis no son deseables, no son “buenas”, pero pueden llegar a ayudarnos a aprender cosas que nos valdrán toda la vida y que nos ayudarán a afrontar otras crisis, grandes o pequeñas, con una “caja de herramientas” bien preparada.

Una crisis nos puede ayudar a:

  • Aprender a prepararnos para imprevistos.
  • Aprender a planificar, a organizarnos y a priorizar.
  • Aprender a “prescindir”, a centrarnos en lo importante y en lo esencial.
  • Empatizar con las personas más vulnerables y entender mejor la situación de las personas que se enfrentan a emergencias cada año en el mundo.
  • Desarrollar nuestro sentido de la responsabilidad, de la colaboración y, aunque suene raro, aprender a “no ser una carga” y madurar.
  • Motivarnos a formar parte de la solución y no del problema.

Estos aprendizajes no están en el curriculum formal y son accesibles para las familias. El retraso puntual que un alumno podrá experimentar en matemáticas o historia en estos días quizás le dé la oportunidad de aprender cosas igualmente valiosas y que no entran en exámenes y evaluaciones.

3. Educar para desarrollar, no para evaluar

PISA pesa, las evaluaciones nos esperan amenazantes, en bachillerato hay incertidumbre sobre la EvAU en aquellos lugares donde han cerrado los centros educativos…. Pero en situaciones excepcionales todos tenemos que hacer un esfuerzo, por el bien de los estudiantes, y aceptar que seguir con modelos de enseñanza orientados a los resultados en este contexto es, no solo poco realista, sino contraproducente.

Cuando decimos que el esfuerzo debe ser de todos nos referimos a:

  • Las instituciones políticas tienen que ser flexibles

Nos encontramos en una situación en la que puede ocurrir que el curso no acabe con normalidad para muchos estudiantes y que algunas pruebas de evaluación no den los resultados esperados. Desde el ámbito político es necesario estudiar opciones que permitan que, de darse esta circunstancia, se pueda garantizar la permanencia de los estudiantes en el sistema educativo.

  • Los centros educativos pueden ser innovadores

 La adaptación curricular es clave en esta situación. Este es un momento ideal para transmitir conocimientos relacionados con la salud, los hábitos saludables, los microorganismos, el cuerpo humano, la geografía humana, las enfermedades en la historia, las estadísticas de población… e infinidad de materias curriculares de todos los niveles.

Estos temas, en una situación “normal” podrían pasar desapercibidos o resultar “aburridos” o provocar un “y saber esto para qué me sirve”. En las presentes circunstancias, muchos alumnos tendrán verdadero interés y curiosidad por estos contenidos, lo que es algo que facilitará la tarea a docentes y familias. ¿Y si de esta crisis sale la generación de científicos que encuentre la cura contra el cáncer, la ELA o alguna enfermedad rara? Aprovechémoslo, otros contenidos pueden recuperarse más adelante.

  • Las familias necesitan paciencia

El esfuerzo extra que están haciendo las familias allí donde se han suspendido las clases es necesario, pero no tiene que ser hercúleo. Las notas tienen un poco menos de importancia, un expediente brillante no deja de serlo por unas semanas de incertidumbre. Desde los hogares podemos enseñar cosas que, no por ser extracurriculares, son menos importantes. También podemos ayudar a los docentes entendiendo que se encuentran en una situación nueva y que los primeros momentos son de prueba y error. Por ejemplo: está claro que la educación a distancia no es “poner deberes” y, seguramente, con el tiempo los docentes podrán implementar métodos más adecuados, motivadores y adaptados a las dinámicas familiares para la enseñanza a distancia.

  • Por supuesto, los estudiantes también tienen que poner de su parte

Los niños, niñas y adolescentes son ciudadanos de pleno derecho y, salvo los más pequeños o aquellos que sean especialmente vulnerables, no pueden quedarse de brazos cruzados cuando toda la sociedad se enfrenta a una crisis. No es el momento de sumar problemas en sus familias y los adultos debemos hacerles conscientes de ellos, facilitando que sean parte de la solución, no del problema.

 

Amaya L. Turiso

Editora de contenidos didácticos en UNICEF España

 

¿Te unes?

Si crees, como nosotros, que toda crisis es una oportunidad. Si quieres contribuir desde la educación, seas docente o no, a frenar esta emergencia. Si confías en el poder de la educación más allá de “lo que se ha hecho siempre”. ¡Únete! Comparte tus iniciativas educativas en redes sociales bajo los hashtag #educaCOVID19 o #educaDerechos para que otros puedan conocerlas y entre todos podamos superar este bache. ¡Es momento de frenar el coronavirus y acelerar el derecho a la educación!

 

Novedades sobre educación y coronavirus

Todo va a salir bien

#educaCOVID19

El COVID-19 está teniendo un impacto muy importante en derecho a la educación de millones de estudiantes, en los docentes y centros educativos y en las familias. Se requieren soluciones innovadoras, recursos y tiempo, pero también paciencia y buena voluntad. Juntos podemos superar este bache educativo y convertirlo en una oportunidad de aprendizaje. ¡Hagamos que todo salga bien!

Descubre más

Porque ser padres, no siempre es fácil…

¡APÚNTATE AL MINI COLE PARA MAMÁS Y PAPÁS!

Antes de enviar tus datos, debes leer la información básica sobre protección de datos.

Política de privacidad UNICEF España

¿Quién es el responsable del tratamiento de tus datos?

El responsable del tratamiento es la Fundación UNICEF-Comité Español, provista e CIF G-84451087, con domicilio social en c/ Mauricio Legendre, 36; Madrid, nº. (C.P.: 28046). Puedes contactar con nosotros a través del teléfono de atención al cliente 913789555, o a través de nuestro correo electrónico: protecciondatos@unicef.es.

¿Cómo recabamos tus datos personales?

Recabamos los datos personales que nos facilitas a través de nuestra web, mediante formularios o campos a completar, inscripción en nuestra newsletter o a través del correo electrónico. En el momento de recogida se te informará de nuestra Política de protección de datos.
Asimismo, recabamos y almacenamos información personal limitada y estadísticas globales anónimas de todos aquellos usuarios que visitan nuestra web, ya sea porque nos facilites dicha información de forma activa o simplemente navegues en nuestra web. Esta información se recaba a través de cookies, para más información consulte la Política de cookies (Aviso Legal).

¿Con qué finalidad tratamos tus datos personales?

En UNICEF España tratamos la información que nos facilitas con la finalidad de atender tu petición y prestar el servicio solicitado, así como para mantenerte informado por diversos canales de comunicación sobre cuestiones relativas a nuestra actividad, iniciativas de naturaleza similar a las que hayas participado con anterioridad o sobre las que nos hayas solicitado información y sobre campañas de información, sensibilización y captación de fondos.

¿Por cuánto tiempo conservaremos tus datos?

Mantendremos tus datos personales mientras exista una relación o mientras no ejerzas tu derecho de supresión, cancelación y/o limitación del tratamiento de tus datos. En estos casos, bloquearemos tus datos, sin darle ningún uso, salvo que exista obligación legal de mantenerlos, en cuyo caso sería necesaria su recuperación.

 

¿Cuál es la legitimación para el tratamiento de sus datos?

El tratamiento de tus datos se realiza para el cumplimiento de obligaciones legales por parte de UNICEF España, tales como informar a la Agencia Tributaria de tus donaciones o cumplir la normativa de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación al terrorismo. La falta de aportación de la información requerida para este fin supone la imposibilidad de darte de alta como socio o de colaborar económicamente con UNICEF España.
Cuando la finalidad del tratamiento requiera tu consentimiento, este será prestado mediante una clara acción afirmativa al rellenar voluntariamente el formulario correspondiente y aceptar la presente Política de privacidad.
El envío de información sobre nuestra actividad de la Fundación encuentra su legitimación en el interés legítimo de UNICEF España, responsable del tratamiento.
Puedes manifestar en cualquier momento tu oposición a este tipo de tratamiento sin que en ningún caso el ejercicio de este derecho suponga la terminación de tu colaboración o tu baja como socio, salvo que así nos lo solicites.

¿A qué destinatarios se comunicarán sus datos?

Con carácter general no se comunicarán tus datos personales a terceros salvo en las siguientes excepciones:

  • Cuanto te hagas socio o realices un donativo enviaremos tus datos a la Administración Tributaria incluyendo la cuantía de tus aportaciones con el fin de que puedas desgravar tus contribuciones monetarias.
  • En el caso de que una autoridad judicial o administrativa nos solicite datos de nuestros ficheros, se los comunicaremos siempre que se cumplan las exigencias legales previstas.
  • A colaboradores y/o empresas que trabajan para UNICEF Comité. Estas terceras empresas solo tienen acceso a los datos personales necesarios para llevar a cabo el servicio contratado, no pueden utilizarlos de ninguna otra forma que aquella que les hemos solicitado y siempre bajo acuerdo de confidencialidad.

Los datos personales que almacenamos se transmiten siempre bajo conexiones seguras, de modo que tus datos viajan por Internet encriptados y seguros.

¿Cuáles son tus derechos?

Mediante solicitud escrita y firmada, acompañada de copia del Documento de Identidad, dirigida a UNICEF España, C/ Mauricio Legendre,36 28046 Madrid, o a protecciondatos@unicef.es, puedes

  • ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento
  • Responderemos a tus peticiones a la mayor brevedad posible y, en todo caso, en el plazo de un mes desde la recepción de su solicitud. Dicho plazo podrá prorrogarse otros dos meses en caso necesario, teniendo en cuenta la complejidad y el número de solicitudes. El responsable informará al interesado de la prórroga dentro del primer mes desde la solicitud.
  • retirar en cualquier momento el consentimiento prestado para el tratamiento o comunicación de tus datos.

Asimismo, tienes derecho a interponer una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos (C/ Jorge Juan, 6. 28001-Madrid - Telf.: 901 100 099/ 91.266.35.1 - www.agpd.es)

Actualización

La presente Política de privacidad ha sido actualizada el 31/10/2019. UNICEF España se reserva el derecho de modificar su política de protección de datos en el supuesto de que exista un cambio de la legislación vigente, doctrina jurisprudencial o por criterios propios. Si se introdujese algún cambio en esta Política, el nuevo texto se publicará en esta misma dirección web.