El coronavirus y los objetivos de desarrollo sostenible

Muchos centros educativos tienen líneas de trabajo relacionadas con los ODS. ¿Cómo impacta en la Agenda 2030 una pandemia como el COVID-19? ¿Cómo lo enfocamos educativamente?
Niños y niñas se lavan las manos en una escuela de Madagascar

 

Queda una década para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, una ambiciosa agenda de desarrollo social, político y económico que pone en las personas, el planeta, la paz y la necesidad de construir alianzas para lograr un mundo mejor para todos para que ninguna persona se quede atrás.  

La Agenda 2030 es global, afecta tanto en nuestro entorno más cercano y local, como a nivel mundial. Actualmente, el mundo enfrenta la pandemia del coronavirus que nos hace darnos cuenta de la globalización y sus consecuencias locales. Además, no se trata solo de una crisis de salud pública, sino que afecta a todos los sectores de la sociedad, tanto políticos, económicos o de relaciones sociales. De esta forma, únicamente con la implicación de todas las personas y colectivos, se podrá controlar y reducir esta enfermedad.  

Ahora somos más conscientes de lo interconectado que está el mundo y el frágil equilibrio de la sociedad. Desde UNICEF trabajamos para difundir los derechos de la infancia y la ciudadanía global ya que, lo que sucede a los niños de manera local tiene un impacto más allá de nuestras fronteras y viceversa.  

ODS 4: Educación de calidad

En España, cerca de diez millones de estudiantes han visto cómo se han suspendido las clases debido a esta emergencia. Anteriormente, países como Japón, China o Italia, entre otros, habían tomado la misma decisión, afectando tanto a partes concretas del país como a su totalidad. Aunque el centro educativo esté cerrado, el proceso de aprendizaje no puede interrumpirse. El derecho a la educación está recogido en la Convención sobre los Derechos del Niño y, además, la educación de calidad es uno de los Objetivos de la Agenda 2030.  

Los estudiantes no están de vacaciones durante estos días. La actividad lectiva continúa a través de modalidades no presenciales a través de Internet. No obstante, estas modalidades a distancia presentan dificultades para algunos sectores de la sociedad, especialmente para aquellos hogares que no cuentan con conexión a Internet o que tienen equipos tecnológicos desactualizados. 

Según la UNESCO, “los desastres naturales, las pandemias y los conflictos, así como los desplazamientos internos y transfronterizos internos y resultantes, pueden dejar a generaciones completas traumatizadas, sin educación y poco preparadas para contribuir a la recuperación social y económica de su país o región”. Continuar el proceso educativo durante las emergencias no solo proporciona conocimientos y aptitudes, sino que además ayuda a proporcionar calma y una cierta sensación de normalidad. De esta manera, se recomienda “fortalecer la capacidad de los gobiernos y la sociedad civil en todos los niveles en materia de reducción del riesgo de desastres, educación en favor de la paz, adaptación al cambio climático y preparación y respuesta ante situaciones de emergencia”. 


El ODS 6 y la relación entre el agua y la educación


Una de las principales medidas para luchar contra el coronavirus es maximizar las condiciones de higiene, donde el lavado de manos con agua y jabón es crucial. No obstante, el agua es un recurso limitado, amenazado por las consecuencias del cambio climático, por ello asegurar el derecho humano al agua es uno de los objetivos de la Agenda 2030. En América Latina y el Caribe, uno de cada cuatro estudiantes no cuenta con un servicio básico de saneamiento y el 39% de los más de 156 millones de estudiantes de la región no tienen puntos de lavado de manos en sus escuelas.  

La estrategia debe ser global

Si el coronavirus está teniendo un fuerte impacto en países industrializados como España, Alemania o Japón, donde las instituciones públicas son fuertes y capaces, la situación será distinta cuando el virus se expanda a países cuya infraestructura institucional y de salud no es tan fuerte. Por ejemplo, en 2014, cuando el Ébola llegó a Nigeria, el país tardó 93 días en contener el virus, pero en países como Guinea, Liberia o Sierra Leona, la situación fue mucho más devastadora. 
 
En Sierra Leona, debido al Ébola, las escuelas se cerraron durante ocho meses, perdiéndose un año escolar. Durante ese tiempo, el Ministerio de Educación, con el apoyo de UNICEF y otros aliados, puso en marcha una programación de radio con el propósito de mantener el vínculo con el aprendizaje durante la crisis sanitaria. La programación diaria estaba basada en los planes de estudio tanto de primaria como de secundaria, incluyendo materias como matemáticas, inglés y educación cívica. Las lecciones se transmitían cinco días a la semana durante 30 minutos, permitiendo a los oyentes llamar con preguntas al finalizar cada sesión.  Para asegurar el acceso a estos programas, especialmente en las zonas rurales y en los hogares más pobres, UNICEF distribuyó 25.000 radios a las comunidades 

Es vital, por ello, contar con una estrategia global, integral y coordinada para prevenir infecciones, salvar vidas y minimizar el impacto del nuevo coronavirus. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 representa una hoja de ruta para enfrentar los desafíos mundiales como la crisis originada por coronavirus, respetando los derechos de la infancia en un mundo tan interconectado como el actual, manteniendo un equilibrio entre la protección de los derechos, el medio ambiente y el necesario desarrollo económico.   

 

ODS
Los ODS en el centro educativo


Colegios como el CEIP Pedro I de Tordesillas (Valladolid) llevan varios años trabajando la Agenda 2030 a través del proyecto tus derechos, mis derechos, sus derechos, realizando una gran diversidad de actividades sobre los ODS en todos los niveles del centro y para la toda la comunidad educativa. Este centro es además centro referente en educación en derechos de la infancia y la ciudadanía global de UNICEF 

Aridane Hernández

Técnico de Educación en UNICEF España

Todo va a salir bien

#educaCOVID19

El COVID-19 está teniendo un impacto muy importante en derecho a la educación de millones de estudiantes, en los docentes y centros educativos y en las familias. Se requieren soluciones innovadoras, recursos y tiempo, pero también paciencia y buena voluntad. Juntos podemos superar este bache educativo y convertirlo en una oportunidad de aprendizaje. ¡Hagamos que todo salga bien!

Descubre más

Educación y coronavirus