Yemen: los niños en peligro ante el recrudecimiento de la violencia

La violencia desatada tras las manifestaciones antigubernamentales en Yemen amenaza seriamente la seguridad de los niños. Muchos de ellos participan en manifestaciones y están expuestos a cualquier peligro. Desde que empezaron los disturbios a principios de febrero, se ha denunciado la muerte de 19 niños en las ciudades de Sana, Ibb, Adén y Mukalla.

"Los niños son las primeras víctimas y los más vulnerables ante cualquier malestar social o emergencia", afirma Geert Cappelaere, Representante de UNICEF en Yemen. "Debemos asegurarnos que los enfrentamientos entre adultos no alcanzan a los niños".

"La situación es especialmentealarmante", según George Abu-Zulof, Especialista en Protección Infantil de UNICEF. Además, con la reciente intensificación de la violencia, se espera que aumente la tensión en todo el país.

"Muchos padres en Yemen siguen llevando a sus hijos a las manifestaciones, los exponen a riesgos y aumentan su vulnerabilidad frente a peligros mortales", explica Ahmed Al-Gorashi, Presidente de SEYAJ, una organización dedicada a la protección de la infancia. Al-Gorashi advierte a todas las partes del conflicto sobrelos riesgos de llevar a los niños a las manifestaciones.

Los niños tienen miedo de ir a la escuela

En la escuela Moath Ibn Jabal en Sana, capital de Yemen, Yusub explica cómo la crisis está afectando a su vida. "Mi hermano, mis hermanas y yo no fuimos a la escuela durante una semana. Estábamos todos asustados".

Por su parte, Bushra Al-Bukari y su hermana Manar, de 11 y 10 años respectivamente, explican cómo oyeron hace una semana los disparos cuando las fuerzas de seguridad intentaban acabar con la protesta. "Estábamos aterrorizados. No podemos ir a la escuela o jugar fuera".

Jamila Al-Mujahid, la directora de la escuela, ha notado que la tensión y la violencia creciente han afectado no sólo a la asistencia a clase, sino también al comportamiento y rendimiento escolar.

"Los niños se hacen más agresivos y tienen una tendencia más pronunciada a pelear", comenta. "Vi que algunos niños tenían eslóganes políticos pintados en los brazos. Los niños no están acostumbrados a ver y experimentar tal violencia", denuncia la directora.

Las escuelas en otras partes del país tambiénse han visto afectadas. En Adén (al sur del país) y Taiz se han denunciado asaltos y amenazas a alumnos y profesores.