UNICEF y la Fundación Probitas se unen para mejorar la salud en la Amazonía peruana

UNICEF Comité Español y la Fundación Probitas se han unido para poner en marcha un nuevo proyecto que busca mejorar la capacidad operativa y diagnóstica de dos zonas de dificil acceso de la Amazonía peruana.

El proyecto, de dos años de duración, optimizará el control y seguimiento de las enfermedades más prevalentes, fortaleciendo así también el servicio público de salud en la región. Además, el proyecto pone un especial énfasis en la mejora del diagnóstico y posterior tratamiento del VIH/SIDA entre la población indígena.

El proyecto se implementará en el marco de Global Laboratory Initiative (GLI),  un programa de la Fundación Probitas para reforzar laboratorios básicos de diagnóstico clínico en las regiones más desfavorecidas del mundo a través de: la rehabilitación de espacios e infraestructuras básicas, la dotación de equipos de laboratorio, la formación del personal local y el fortalecimiento de la capacidad resolutiva y la gestión de laboratorio.

Con este fin, Probitas financiará con 250.000 euros el proyecto en Santa María de la Nieva (provincia deCondorcanqui) y San Lorenzo (Datem del Marañón), haciendo especial hicanpié en el enfoque cultural y en la formación de un equipo multidisciplinario para mejorar la atención materno-infantil y la mejora deldiagnóstico y posteriortratamiento del VIH/SIDA entre la población indígena.

Perú ha registrado grandes avances en asuntos críticos para la infancia como la supervivencia, alcanzando el Objetivo de Desarrollo del Milenio 4 de reducir lamortalidad infantil en dos tercios antes de 2015. Aún así, en las áreas rurales del país lasdesigualdades son mayores: la mortalidad infantil es casi el doble que en las zonas urbanas; y la desnutrición crónica es tres veces superior (cinco en el caso de la selva).

En las provincias de Condorcanqui y Datem del Marañon, donde se desarrollará el proyecto, se concentran los indicadores sociales más bajos del país, con índices de desnutrición crónica en niños menores de cinco año del 42,2% y el y 25%, respectivamente.