Pakistán: proteger a las niñas frente al matrimonio infantil

En Pakistán, en la provincia de Sindh, UNICEF trabaja para garantizar  protección y asistencia a decenas de miles de niños y mujeres desplazados por las inundaciones. 

A través de los espacios conocidos como Protective Learning and Community Emergency Services (PLaCES), UNICEF brinda a los niños protección, educación y la posibilidad de jugar. Además, uno de los objetivos de estos centros es aumentar la conciencia sobre la necesidad de proteger y alejar a las niñas de un matrimonio forzado a edades tempranas.

Hasta la fecha, se han levantado 258 de esos centros en las zonas más afectadas por las inundaciones, que han beneficiadoa 52.000 niños y 16.000 mujeres. Estos espacios se levantan con estructuras de lona cerca de los asentamientos temporales.
 
Una de cada cuatro niñas se casa antes de los 18 años
Alrededor de 4,8 millones de personas, la mitad de ellos niños, se vieron  afectados por las inundaciones en la provincia de Sindh. Se produjeron daños en viviendas,comunidades e infraestructuras, incluyendo centros de salud y escuelas. 
 
Los desastres naturales y las crisis aumentan la vulnerabilidad de los niños y mujeres, no solo a causa de  las enfermedades y la desnutrición, sino también por la explotación y la violencia.  Las niñas afectadas por las inundaciones sufren un alto riesgo de ser obligadas por sus familias a casarse
 
El matrimonio infantil sigue siendo una práctica común en Pakistán, una de cada cuatro niñas se casa antes de los 18 años. Muchas familias ven en estos matrimonios una respuesta a las dificultades económicas producidas por el desplazamiento tras las inundaciones y una forma de reducir las cargas familiares.
 
En los centros de emergencia los niños y las mujeres tienen la oportunidad de aprender sobre las consecuencias del matrimonio infantil, como los riesgos asociados a la mortalidad materna y la transmisión de infecciones sexuales, incluyendo el VIH/SIDA. 
 
Los embarazos en las jóvenes pueden causar complicaciones y desnutrición, tanto en la madre como en sus bebés. Las niñas recién casadas corren el riesgo de sufrir violencia doméstica, abuso sexual y serios traumas psicológicos.
 
“Era solo una niña pequeña cuando me casé” 
En los centros, las niñas y las mujeres comparten sus experiencias sobre el matrimonio infantil. Durante una reunión, en el Distrito de Badin, Salma Altaf Hussein, contó su historia. 
 
“Me casé muy joven. Era solo una niña y no sabía nada acerca del matrimonio.  Yo quería jugar e ir a la escuela pero no tuve la oportunidad”. “Ahora nosotras hemos aprendido sobre los peligros del matrimonio infantil. Quiero que mis hijos vayan a la escuela y puedan ser alguien antes de casarse,”  añadió.
 
Riesgos en el parto y en el cuidado del bebé
Shahida Abdul Aziz, coordinadora de estos espacios, ha dirigido reuniones con más de 140 mujeres en el pueblo de Mubarak Ghambir, en la misma provincia de Sindh, asegura que el matrimonio infantil ha afectado a muchas mujeres.
 
“El problema con los matrimonios a edad temprana es que la novia suele ser una niña,” dice. “Si ella queda embarazada, por lo general pierde peso, se queda desnutrida y sufre muchas complicaciones. En muchos casos los bebés pueden sufrir también riesgos de salud”
 
“Si una niña se casa a la edad en que debería estar jugando con muñecas,  ¿cómo podrá ser capaz de tener un parto y cuidar a un bebé?”, comenta Shahida.
 
Proteger a los niños y promover sus derechos
UNICEF trabaja en colaboración con el Departamento de Bienestar Social de Sindh para aumentar la respuesta en las cuestiones de protección infantil, incluido el matrimonio infantil.
 
Además, la organización brinda apoyo en la coordinación de esfuerzos en materia de protección infantil y en los programas para conducir la violencia basada en el género. Estos esfuerzos ayudan a promover la conciencia de  la comunidad sobre estos temas, y están construyendo la capacidad de los servicios e instituciones del gobierno para proteger a los niños y promover sus derechos.