Niños soldado: "No podemos esperar la paz para ayudar a los niños atrapados en la guerra"

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


El drama de los niños soldado es una realidad presente en más de 20 países.  Los menores son cada vez más vulnerables a ser reclutados y utilizados por grupos armados a medida que los conflictos son más brutales, intensos y generalizados en todo el mundo. 

“Aunque los gobiernos del mundo han conseguido avances a la hora de reconocer que los niños no tienen cabida en sus ejércitos, el reclutamiento de niños soldado sigue representando un problema enorme, especialmente con los grupos armados”, explica la Representante Especial del Secretario General de la ONU para la cuestión de los Niños y los Conflictos Armados, Leila Zerrougui.

“De las 59 partes en conflicto que el Secretario General de la ONU ha identificado por sus graves violaciones contra los niños, 57 de ellas están reclutando y utilizando niños soldado”, agrega.

Niños soldado: "No podemos esperar la paz para ayudar a niños atrapados en la guerra"

Desde UNICEF junto a la Oficina de la Representante Especial hacemos un llamamiento para que se adopten medidas urgentes con el objetivo de poner fin a las graves violaciones contra los niños, incluyendo su reclutamiento y uso por grupos armados. Las partes en conflicto deben cumplir sus obligaciones en virtud del Derecho Internacional.

“La liberación de todos los niños por parte de los grupos armados se debe llevar a cabo sin demora. No podemos esperar a que llegue la paz para ayudar a los niños atrapados en medio de la guerra”, afirma la directora ejecutiva adjunta de UNICEF, Yoka Brandt. "Invertir de una manera que mantenga a los niños alejados del frente de batalla, en particular mediante la educación y el apoyo económico, es absolutamente fundamental para su futuro y el futuro de sus sociedades”, apostilló.

Niños soldado: Víctimas de actos de una brutalidad indescriptible

Decenas de miles de niños y niñas están asociados a fuerzas y grupos armados en los conflictos que desgarran a más de 20 países en todo el mundo. Muchos de ellos han sido víctimas o testigos de actos de una brutalidad indescriptible, o se han visto obligados a participar en ellos.

  • En Afganistán, a pesar de los progresos para poner fin al reclutamiento y el uso de niños en las fuerzas de seguridad, los menores de edad continúan siendo reclutados por otras partes en conflicto, como la red Haqqani y los talibán. En los casos más extremos, los niños han sido utilizados como terroristas suicidas o para la fabricación de armas y el transporte de explosivos.
  • En República Centroafricana, niños y niñas de hasta 8 años de edad han sido reclutados y utilizados por todas las partes que intervienen en el conflicto para que participaran directamente en actos de violencia inter-étnica y religiosa.
  • En República Democrática del Congo, Naciones Unidas ha documentado nuevos casos de reclutamiento de niños por parte de varios grupos armados que operan en la zona oriental del país. Los niños, en algunos casos de tan solo 10 años, fueron reclutados y utilizados como combatientes o en funciones de apoyo como porteadores y cocineros. Según los informes, las niñas han sido utilizadas como esclavas sexuales o fueron víctimas de otras formas de violencia sexual.
  • En Irak y Siria, los avances del ISIS y la proliferación de grupos armados han hecho aumentar aún más la vulnerabilidad de los niños frente al reclutamiento. Niños de tan sólo 12 años están siendo sometidos a una formación militar y han sido utilizados como informantes o para realizar patrullas, integrar puestos de control y custodiar lugares estratégicos. En algunos casos, han sido usados como terroristas suicidas y para llevar a cabo ejecuciones.

Desde UNICEF trabajamos con nuestros aliados para apoyar a los niños una vez que son liberados por los grupos armados. Esto incluye reunirles con sus familias y proporcionarles servicios de salud, necesidades básicas y apoyo psicológico, así como el acceso a programas de educación y formación.

Recientemente se ha producido la liberación gradual de unos 3.000 niños por parte de la Facción Cobra del Ejército Democrático de Sudán del Sur (SSDA). Más de 500 niños han sido liberados durante las últimas dos semanas y están recibiendo apoyo para volver a la vida civil. Se espera que se produzcan nuevas liberaciones durante el próximo mes.