Día de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina: 3 millones de niñas mutiladas cada año

La Mutilación Genital Femenina (MGF) viola los derechos humanos y afecta a la salud y bienestar de unos 3 millones de niñas todos los años. Más de 130 millones de niñas y mujeres de los 29 países de África y Oriente Medio en los que la práctica se concentra en la actualidad, han experimientado alguna forma de MGF, y los efectos sobre sus vidas son enormes.
 
UNFPA, la Confederación Internacional de Parteras, la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia y UNICEF nos unimos en un llamamiento a la acción para movilizar a los trabajadores de la salud de todo el mundo contra la Mutilación Genital Femenina (MGF).
 

Mutilación Genital Femenina: aumenta el compromiso de comunidades y gobiernos

En todo el mundo aumenta el compromiso de las comunidades y los gobiernos para eliminar la MGF, pero no basta. Hoy, coincidiendo con el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, instamos a todos los trabajadores de la salud - desde las parteras y enfermeras hasta los obstetras y ginecólogos - a movilizarse contra esta práctica peligrosa y profundamente nociva.
 
Los trabajadores de la salud de primera línea tienen conocimiento directo de la dinámica social de las comunidades en donde prestan sus servicios y de las normas sociales que perpetúan la MGF, y pueden acelerar el rápido descenso del apoyo a la práctica. Sus pacientes los conocen y confían en ellos.
 
Los trabajadores de la salud tienen además una comprensión profunda de las consecuencias nocivas de esta práctica. Ven las complicaciones urinarias, menstruales y obstétricas -incluidas hemorragias, infecciones y muertes - que provoca. Son testigos además del daño emocional que acarrea la MGF, trauma que suele durar toda la vida. 
 

Mutilación genital femenina: hemorragias, infecciones y daños emocionales

Los trabajadores de la salud están en muy buena posición para liderar el esfuerzo por resistir una perturbadora tendencia que ha surgido en muchos países: la medicalización de la MGF. Alrededor de 1 de cada 5 niñas ha sido mutilada por un profesional de la salud cualificado. En algunos países puede tratarse de hasta 3 de cada 4 niñas.
 
La MGF es ilegal en muchos países, y los encargados de atención de la salud que la practican en esos países están violando la ley. Pero en todos los países, sea o no legal, los encargados de atención de la salud que practican la MGF violan los derechos fundamentales de las niñas y las mujeres. Dan aprobación tácita además a esta práctica nociva e infringen el precepto más básico de la medicina: no causar daño.
 
Los profesionales de la salud – en especial los trabajadores de primera línea - pueden hallarse sometidos con frecuencia a una considerable presión considerable para practicar la MGF. Pero si se les presta apoyo para resistir esa presión pueden pasar a formar parte de la solución.  
 
De modo que, antes que nada, instamos a todos los trabajadores de la salud a que abandonen la práctica de la MGF y a que usen su influencia no solo en las comunidades en que trabajan, sino además con sus colegas compañeros para acelerar el abandono de la MGF en todas partes. Instamos además a todos los trabajadores de la salud a que protejan la salud sexual y reproductiva de todas las mujeres que ya han sido sometidas a la MGF.
 

Mutilación Genital Femenina: practicar la MGF viola derechos fundamentales

Sabemos que los trabajadores de la salud no pueden hacerlo solos. Nuestras organizaciones - UNFPA, y UNICEF, por medio de nuestro Programa Conjunto contra la MGF, la Confederación Internacional de Parteras y la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia - estamos empeñadas en aportar a los trabajadores de la salud las aptitudes y la información para acelerar el abandono de la práctica de la MGF, así como para tratar las complicaciones que derivan de esta práctica.  
 
Las normas sociales, en especial en comunidades estrechamente unidas, pueden ejercer un poder tremendo sobre la vida de las personas. Pero las normas sociales pueden cambiar también cuando las personas ejercen su poder, cuando los trabajadores de la salud, los dirigentes, los expertos y, principalmente, las niñas y las familias, alzan su voz y toman medidas.
 
En el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina tomemos juntos una posición contra la MGF. La salud, los derechos y el bienestar de millones de niñas dependen de ello.