Las leyes para proteger la lactancia materna son inadecuadas en la mayoría de los países

Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF y la Red Internacional de Grupos pro Alimentación Infantil (IBFAN) da a conocer la situación en que se encuentran las leyes nacionales elaboradas para proteger y fomentar la lactancia materna.

De los 194 países analizados en el informe, 135 han adoptado algún tipo de medida legal relacionada con el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna (el Código) y con las resoluciones posteriores aprobadas por la Asamblea Mundial de la Salud. Supone un aumento con respecto a los 103 que había en 2011, cuando se realizó el último análisis de la OMS. Sin embargo, sólo 39 países tienen leyes que ponen en vigor todas las disposiciones del Código un ligero aumento con respecto a los 37 que había en 2011.

La OMS y UNICEF recomiendan alimentar a los bebés solo con leche materna durante sus primeros 6 meses de vida, después de lo cual deben seguir recibiendo leche materna –además de comer otros alimentos seguros y nutricionalmente adecuados– hasta los 2 años de edad o más. En ese contexto, los Estados miembro de la OMS se han comprometido a aumentar al menos un 50% la tasa de lactancia materna exclusiva en los primeros 6 meses de vida para 2025, como parte de un conjunto de objetivos globales en favor de la alimentación.

El Código pide a los países que protejan la lactancia materna poniendo fin a la comercialización inadecuada de los sucedáneos de leche materna (incluida la leche de fórmula infantil), los biberones y las tetinas. También tiene como objetivo garantizar que los sucedáneos de la leche materna se utilicen de manera segura cuando sean necesarios. Prohíbe todas las formas de promoción de sucedáneos de la leche materna, incluida la publicidad, la entrega de regalos a los trabajadores de la salud y la distribución de muestras gratuitas. Además, las etiquetas no pueden promover ventajas nutricionales o de salud ni incluir imágenes que idealicen la leche de

infantil. Deben incluir instrucciones claras sobre cómo usar el producto y llevar mensajes acerca de la superioridad de la lactancia materna sobre la leche de fórmula, y los riesgos que supone no amamantar.

“Resulta alentador ver que ha aumentado el número de países que han aprobado leyes para proteger y fomentar la lactancia materna, pero todavía hay muchos lugares donde se desborda a las madres con información errónea o sesgada a través de la publicidad y la promoción de ventajas sin fundamento sobre la salud. Esto puede distorsionar las percepciones de los padres y madres, y socavar su confianza en la lactancia materna, con el resultado de que muchos niños no reciban sus beneficios”, dice el Dr. Francesco Branca, Director del Departamento de nutrición para la salud y desarrollo de la OMS.

El comercio de los sucedáneos de la leche materna registra un gran volumen, con ventas anuales que llegan casi a 45.000 millones de dólares en todo el mundo. Se calcula que aumente en más de un 55%, alcanzando los 70.000 millones de dólares en 2019.

“La industria de sucedáneos de leche materna es sólida y próspera, por eso la batalla para aumentar la tasa de lactancia materna exclusiva en el mundo es una tarea muy difícil, pero el esfuerzo merece la pena”, dice el jefe de nutrición de UNICEF Werner Schultink. “Las madres tienen derecho a recibir la información correcta, es decir, disponer de los medios para proteger la salud y el bienestar de sus hijos. No se debe permitir que una comercialización ingeniosa manipule la verdad, que es en definitiva que no hay ningún sustituto de la leche de la madre”.

En general, los países más ricos están a la zaga de los más pobres. La proporción de países con una legislación en consonancia con el Código es más alta en los países de la oficina regional de la OMS para Asia Sudoriental (36% – 4 de los 11 países), seguida de los países de  la oficina regional para África (30% – 14 de los 47 países) y de la del Mediterráneo Oriental (29% – 6 de los 21 países). La región de las Américas (23% – 8 de los 35 países); la región del Pacífico occidental (15% – 4 de los 27 países); y la región europea (6% – 3 de los 53 países) tienen una menor proporción de países con legislaciones  afines al Código.

Entre los países que tienen leyes sobre la comercialización de los sucedáneos de leche materna, a nivel mundial:

  •          Apenas supera la mitad los que prohíben lo suficiente la publicidad y la promoción.
  •          Menos de la mitad prohíbe el suministro a los centros de salud de productos gratuitos o a bajo coste de sucedáneos de leche materna.
  •          Poco más de la mitad prohíbe regalos a los trabajadores de la salud o miembros de sus familias.
  •          La cantidad de productos a los que se refiere la legislación sigue siendo limitada. Las leyes de muchos países abarcan la leche de fórmula infantil y la “fórmula de seguimiento”, pero sólo un tercio abarca explícitamente productos destinados a los niños de un año de edad y más.
  •          Menos de la mitad de los países prohíben los reclamos de ventajas nutricionales y de salud de los productos.

IBFAN ha tomado la iniciativa mediante su Centro Internacional sobre Documentación del Código (ICDC), y ha cooperado estrechamente con la OMS y UNICEF para preparar este informe. Los resultados están en consonancia con los que se difundieron en la publicación del centro, Estado del Código de 2016.

“IBFAN espera que el informe lleve a un aumento del número de países que mejoran y hacen cumplir la legislación vigente para que la lactancia materna tenga mejores oportunidades y salve más vidas”, dice Annelies Allain, Directora del ICDC de IBFAN. “La legislación debe avanzar al mismo ritmo que las nuevas estrategias de comercialización y este informe ayudará a los encargados de elaborar políticas a lograr que así sea”.

El informe, Marketing of breast-milk substitutes: International implementation of the International Code – Status report 2016, (Comercialización de los sucedáneos de leche materna: implementación internacional del Código internacional – Informe sobre la situación de 2016), incluye tablas, país por país, sobre cuáles son las medidas del Código que se han convertido o no en ley. También incluye estudios de caso sobre países que han reforzado sus leyes o sistemas de seguimiento sobre el Código en los últimos años: Armenia, Botswana, India y Vietnam.

Dar seguimiento es esencial para la aplicación de la ley

El seguimiento es esencial para detectar las violaciones y denunciarlas a las autoridades correspondientes para que puedan intervenir y detener este tipo de actividades. Sin embargo, sólo 32 países comunican haber puesto en vigor un mecanismo de seguimiento, y de esos, pocos son completamente funcionales. Entre los países con un mecanismo oficial de seguimiento, menos de la mitad publican los resultados, y sólo seis países han dedicado presupuestos o financiación para el seguimiento y su cumplimiento.

La OMS y UNICEF han establecido recientemente una red mundial para el seguimiento y apoyo de la aplicación del Código (NetCode) a fin de ayudar a fortalecer la capacidad de los países y de la sociedad civil para supervisar y aplicar efectivamente las leyes del código. Una serie de organizaciones no gubernamentales importantes, incluyendo IBFAN, Helen Keller International y Save the Children, centros académicos y países seleccionados, se han unido a esta red.

¿Por qué amamantar?

A nivel mundial, casi dos de cada tres bebés no reciben leche materna de manera exclusiva durante los 6 meses recomendados –una tasa que no ha mejorado en dos décadas. La leche materna es el alimento ideal para los bebés. Es segura, limpia y contiene anticuerpos que ayudan a protegerles contra muchas enfermedades frecuentes en la infancia. Los niños amamantados demuestran mejores resultados en las pruebas de inteligencia, tienen menos probabilidades de sobrepeso u obesidad y menos posibilidades de sufrir diabetes más adelante en la vida. Las mujeres que amamantan también corren un menor riesgo de sufrir cánceres de mama y ovario. Una comercialización inapropiada de los sucedáneos de leche materna sigue socavando los esfuerzos para mejorar las tasas de lactancia materna y sus plazos en todo el mundo.

Nuevos análisis han revelado que si se aumentara la lactancia materna a niveles casi universales se podrían salvar cada año las vidas de más de 820.000 niños menores de 5 años y 20.000 mujeres. Esto podría sumar también alrededor de 300.000 millones de dólares anualmente a la economía mundial, sobre la base de las mejoras en la capacidad cognitiva que se producirían si cada niño fuera amamantado hasta al menos los 6 meses de edad, y el aumento en las ganancias previstas más adelante en sus vidas. Aumentar las tasas de lactancia materna reduciría significativamente los costes a las familias y a los gobiernos en el tratamiento de enfermedades infantiles como la neumonía, la diarrea y el asma.

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes. 

Más información:

Belén de Vicente

UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: comunicacion@unicef.es

www.unicef.es

Síguenos en  Facebook  Twitter Youtube Instagram

         Visita nuestra televisión digital tv.unicef.es