La temporada de huracanes amenaza aún más a medio millón de niños rohingya

La masificación de los campos de refugiados podría llevar a brotes de enfermedades, desplazamientos y muertes
La temporada de huracanes amenaza aún más a medio millón de niños rohingya

COX’S BAZAR, Bangladesh, 16 de enero de 2018- La salud y la seguridad de más de 520.000 niños rohingya que viven en campamentos masificados y asentamientos informales en Bangladesh podría quedar en un riesgo aún mayor ante la llegada de la temporada de ciclones y el monzón.

“A medida que nos acercamos a la temporada de huracanes y del monzón, lo que ya es una situación humanitaria desesperada podría convertirse en una catástrofe. Cientos de miles de niños ya viven en unas condiciones terribles, y afrontarán un riesgo aún mayor de enfermedad, inundaciones, deslizamientos de tierra y más desplazamientos”, asegura Edouard Beigbeder, representante de UNICEF en Bangladesh.

“El agua poco segura, el saneamiento inadecuado y unas malas condiciones higiénicas pueden llevar a brotes de cólera y de hepatitis E, una enfermedad mortal para las mujeres embarazadas y sus bebés. Además, el agua estancada puede atraer a los mosquitos portadores de malaria. Mantener a los niños protegidos frente a la enfermedad debe ser una prioridad absoluta”, añade Beigbeder.

"Lo que ya es una situación humanitaria desesperada podría convertirse en una catástrofe"

Se han registrado más de 4.000 casos sospechosos de difteria entre la población refugiada, y 32 personas han muerto (al menos 24 de ellas niños). UNICEF y sus aliados han lanzado una campaña de vacunación contra la difteria y están trabajando para proporcionar a los niños y sus familias acceso a agua potable y a instalaciones de saneamiento. Sin embargo, la masificación y el creciente riesgo de clima extremo aumentan el riesgo de más brotes.

Además de la creciente amenaza de brotes de enfermedades, la temporada de huracanes aumenta el riesgo de inundaciones y deslizamientos de tierras, que suponen un peligro directo para los niños. Incluso una tormenta moderada puede tener un efecto devastador, con poco tiempo para prepararse ante el comienzo de la temporada de ciclones en marzo.

Normalmente, los ciclones tropicales golpean Bangladesh en dos momentos: entre marzo y julio, y entre septiembre y diciembre. La mayor parte de las tormentas se producen en mayo y en octubre. En mayo del año pasado, el ciclón Mora arrasó la región, destruyendo aproximadamente la cuarta parte de los alojamientos improvisados de los campos de refugiados rohingya y causando una gran destrucción.

Además, los monzones regulares que comienzan en junio podrían traer consigo deslizamientos de tierras e inundaciones devastadores. Hay un serio riesgo de que los alojamientos, los sistemas de agua, las letrinas y otra infraestructura puedan resultar gravemente dañados en tormentas o inundaciones.

El gobierno de Bangladesh ha acogido de manera generosa a más de 650.000 refugiados rohingya desde el 25 de agosto, y ha estado trabajando desde entonces con UNICEF para suministrar ayuda vital tanto a los recién llegados como a los que habían llegado previamente, así como a la comunidad de acogida en Cox’s Bazar.

Para descargar material audiovisual, pincha AQUÍ.

Para más información sobre el trabajo de UNICEF con los refugiados rohingya, pincha AQUÍ.

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes.

Para más información:
Belén de Vicente
UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55
E-mail: comunicacion@unicef.es