UNICEF responde ante las inundaciones en Sri Lanka

Las inundaciones que afectan al este de Sri Lanka han causado más de 367.000 desplazados y más de 20 víctimas mortales. El país permanece en alerta, ya que el nivel del agua en algunas zonas se sitúa dos metros por encima de lo normal y se pronostican fuertes lluvias.

En una entrevista con UNICEF radio, el Responsable de Comunicación de UNICEF en Sri Lanka, Mervyn Fletcher, afirmó quelas inundaciones han afectado aproximadamente a 1 millón de personas.

Debido al fuerte nivel de las inundaciones, explica Fletcher, "la única manera de llegar a mucha gente es por barco".

Llegan los primeros suministros

"Nunca he visto nada igual en los 37 años que llevo viviendo en Batticaloa (ubicada al este de Sri Lanka)", afirmó Kirupairajah Gowriswaran , Oficial de

Salud y Nutrición de UNICEF en la zona. El 90% de la población local está afectada. Todo el mundo está ocupando los edificios que se encuentran en los terrenos más altos".

"Los suministros que están llegando ayudarán a asegurar que las familias y los niños tengan acceso a agua potable y sean capaces de mantener niveles básicos de higiene", explica el Representante de UNICEF en Sri Lanka, Reza Hossaini. "Todas las escuelas se han convertido en refugios temporales. Los niño

s se han quedado sin clases", añade.

Entre los suministros se encuentran bidones de agua, pastillas potabilizadoras de agua, jabón, lonas, colchonetas, etc. La mayoría se las carreteras son intransitables, por lo que el ejército del país está utilizando botes para entregar la ayuda.

 Proteger a los niños

Proteger a los niños afectados es la primera prioridad de UNICEF en la zona. Los niños están entre los más vulnerables en estas inundaciones. Muchos no saben nadar y algunos están demasiado frágiles para valerse por sí mismos.

La situación de la infancia en el país ya era complicada antes de las inundaciones. Los niños de Sri Lanka se están recuperando de las consecuencias de un conflicto civil que duró más de dos décadas y otros muchos de los efectos del devastador tsunami que barrió las costas del Océano Índico hace más de cinco años.