Somalia: hay que prevenir una epidemia de cólera

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


UNICEF ha enviado a un grupo de expertos de salud a Somalia para evitar una epidemia de cólera en el país. Como consecuencia del conflicto armado y de la hambruna, centenares de miles de somalíes han huido hacia los campamentos de desplazados de Mogadiscio. La masificación de los campamentos puede tener consecuencias devastadoras para la región, donde el cólera tiene carácter endémico.

Desde enero de 2011 se han registrado más de 43.000 casos de diarrea acuosa aguda o cólera, 710 de los cuales resultaron mortales. Las zonas más afectadas son las de Banadir, el Lower Shabelle o Lower Juba.

En Somalia meridional, millones de personas viven bajo la amenaza del cólera y la diarrea acuosa aguda debido a que carecen de acceso al agua potable, a que no cuentan con saneamiento e higiene adecuados, a los desplazamientos demográficos y a las condiciones de hacinamiento que existen en las zonas urbanas.

Se calcula que si sólo se enfermara entre el 0,5% y el 3% de las personas actualmente en peligro, en la región se producirían entre 80.000 y 100.000 casos de cólera o diarrea acuosa aguda.

Formar a los profesionales de la salud

"Por lo general, la diarrea se debe a la contaminación del agua y a que las condiciones de saneamiento son muydeficientes", apuntó el doctor Osamu Okunii, Jefe de Supervivencia y Desarrollo Infantil de UNICEF en Somalia. "Otros factores determinantes pueden ser la desnutrición aguda y la alimentación inadecuada de los lactantes y niños de corta edad".

En un país que cuenta con una infraestructura muy precaria y donde el conflicto armado y elhambre dan lugar a una situación deinseguridad extrema, resulta imperativo contar con personal de la salud capacitado. Eso es especialmente importante en los lugares de Somalia donde existen, además, otros problemas de salud, como la desnutrición.

"En una situación como la de Somalia, el tratamiento del cólera o la diarrea acuosa aguda debería abordarse con pleno conocimiento y comprensión de los otros problemas sanitarios que pueden exacerbar una enfermedad, como la desnutrición, la tuberculosis y el paludismo", detalló Burdhan.

"Pese a que todos contamos con instrucción médica previa, la capacitación que estamos recibiendo ahora es un modelo", comentó Hanad Abdi Gariae, un trabajador de la salud de Mogadiscio que asiste a las sesiones de formación. "Mediante este modelo aprendemos a realizar nuestra labor paso a paso".