RSE: las empresas deben jugar un papel clave en la promoción de los derechos de los niños

La actividad empresarial puede y debe jugar un papel clave en la promoción de los derechos de la infancia en España y en el mundo. Es la principal conclusión de la mesa redonda que han organizado UNICEF Comité Español y la Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social (DIRSE).

 
En el evento, celebrado en el Auditorio Garrigues de Madrid, UNICEF Comité Español presentó el marco de referencia y las herramientas necesarias para que las empresas puedan incorporar la perspectiva de los derechos de la infancia en sus políticas, estrategias y procesos operativos deResponsabilidad Social Empresarial (RSE).
 
Se trata de los Derechos del Niño y Principios Empresariales, desarrollados por UNICEF, el Pacto Mundial de Naciones Unidas y Save the Children, que proporcionan un marco general para entender y tratar elimpacto de las empresas sobre elbienestar y los derechos de losniños.
 
“Actualmente, 78 de las 150 economías más grandes del mundo son empresas. Debido a su creciente poder e influencia, no solo en el ámbito económico, sino también en el político y social, elsector privado juega un papel clave en la misión de UNICEF: velar por los derechos de la infancia en todos los aspectos de lasociedad", aseguró el presidente de UNICEF Comité Español, Carmelo Angulo.
 
"Incorporar, por tanto, a lainfancia en las políticas deresponsabilidad social corporativa (RSC) esindispensable para que las empresas transformen la sociedad y generen mejoras reales en la vida de los niños", añadió.
 
Por su parte, el presidente de DIRSE y vicepresidente de UNICEF Comité Español, Juan José Almagro, subrayó que, "hablar de RSC es hablar de futuro; un futuro que solo se construye si somos capaces de respetar y fomentar a los niños cuidando de sus derechos”.
 

RSE y derechos de infancia en España

Es inevitable que cualquier empresa, independientemente de su actividad, tamaño y ámbito geográfico, genere impactos directos e indirectos sobre lainfancia. Las empresas tienen un enorme potencial positivo para contribuir alavance de los derechos de los niños mediante el modo en que producen y comercializan sus productos, en que proporcionan sus servicios y en que ejercen su influencia en el desarrollo económico y social. 
 
Cada día se generan importantes oportunidades para que cualquier empresa asuma un rol más activo en la defensa de los derechos del niño. Y los Estados han de velar por ello. Así se refleja en la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), donde en su Observación General Nº 16 se recogen las obligaciones del Estado en relación con el impacto que el sector empresarial tiene en los derechos de la infancia.
 
En España todavía no se ha conseguido centrar debidamente la atención tanto en el papel positivo como negativo que las empresas pueden desempeñar en el avance de los derechos de los niños, a través de la propia actividad empresarial.
 
A medida que más y más empresas adopten públicamente una postura fuerte en materia de derechos humanos, es básico situar los derechos de los niños en el centro de las conversaciones y considerar su protección como una responsabilidad fundamental de las empresas españolas.
 
En este sentido, hacemos un llamamiento para lograr un desarrollo sostenible en todo el planeta, con garantía de derechos para todos los niños en cualquier lugar del mundo. Para todo ello trabajamos conaliados estratégicos en el ámbito social, en la Administración y en elsector privado, como agentes de cambio que son en la vida de los niños.