República Centroafricana: las mosquiteras salvan vidas

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


Clarisse Pompe tiene 23 años y una mirada cargada de resignación. Camina despacio hacia su nuevo hogar, cansada de la espiral de violencia en la que está  sumido su país, la República Centroafricana, desde diciembre.

La brutal crisis que asola la región ha tenido una reciente escalada en las últimas semanas, por lo que Clarisse se ha visto obligada, junto a otras miles de personas, a abandonar su comunidad y vivir en las aulas del pueblo habilitado por SOS Children. Lo prioritario ahora es su seguridad. 

"Una mañana estábamos en casa y oímos tiros que venían de todas partes", explica Clarisse con su bebé en brazos. "Corrimos al pueblo SOS Children para escondernos".

Al conflicto armado se suma el drama de la malaria, una de las principales causas de mortalidad en el país. Justo antes de la crisis solo un tercio de los niños tenía mosquiteras, así que el acceso a este pequeño pero efectivo medio se ha convertido en algovital.

"No hay mosquiteras donde dormimos", lamenta Clarisse, "algunas veces tampoco hay luz".

Por ello el Ministerio de Sanidad, UNICEF y Cruz Roja están distribuyendo mosquiteras en los campos de desplazados alrededor de Bangui. También informan sobre los beneficios de dormir bajo una mosquitera y la correcta manera de utilizarla.

Y es que, durmiendo bajo una de ellas, las muertes por malaria se pueden reducir hasta un 20%.

Sin embargo no es fácil. Laviolencia persiste y no siempre se pueden distribuir. Por ello algunas veces se entregan de forma clandestina, en escuelas u otros lugares habilitado.

A pesar de su simpleza, estasmosquiteras salvan vidas en un ambiente donde la prevención es crítica y generalmente hay dificultad de acceso al tratamiento.

república centroafricana: un conflicto que se agrava

Durante los últimos meses, el conflicto étnico-religoso (entre las milicias anti-Balaka y los excombatientes Seleka) ha dejado al menos 133 niños muertos o mutilados.

Son actos que constituyen una grave violación de los derechos de los niños y que, por tanto, deben ser investigados, juzgados y penados con todo el peso de la ley.

En la capital del país, Bangui, 2 de cada 3 personas se  han visto  obligadas a huir y viven como desplazados en 69 refugios cercanos a la ciudad y en famillias de acogida. El número total de desplazados en República Centroafricana es de 601.000 personas, de las cuales al menos la mitad son niños.

En estos momentos, el número de niños relacionado con grupos armados en el país ha aumentado hasta 6.000.

2,3 millones de niños sufren las consecuencias del conflicto en República Centroafricana y necesitan protección. Los niños se están conviertiendo en víctimas de la violencia y del reclutamiento forzoso, además de sufrir la falta de servicios básicos, alimento y refugio.

Para responder a estas necesidades de los niños afectados, UNICEF ha hecho un llamamiento de 62 millones de dólares (unos 45,4 millones de euros).