¿Por qué no aceptamos donaciones en especie?

“Vivo en Murcia, ¿dónde puedo donar ropa?”; “Si ya no uso mi calefactor, ¿se lo puedo dar a ustedes?”; “¿Podéis decir lista de centros donde llevar la ropa?”.

Son ejemplos reales de las decenas de consultas que recibimos, sobre todo en invierno, de personas muy solidarias y comprometidas que quieren donar ropa usada, mantas o estufas –pero también alimentos e incluso medicamentos— para que se los hagamos llegar a los niños más vulnerables.

 
Aunque apreciamos sobremanera estos desinteresados ofrecimientos, por desgracia tenemos que decir que no. No aceptamos donaciones en especie debido a la naturaleza de nuestro trabajo y te explicamos porqué en este post.
 
En Copenhague, la capital de Dinamarca,UNICEF tiene el almacén humanitario más grande y moderno del mundo. Ocupa la superficie equivalente a 3 campos de fútbol –unos 25.000 metros cuadrados-- y tiene capacidad para 36.000 palés.
 
Un equipo de 876 trabajadores de 137 nacionalidades distintas embala, envía y entrega más de2.000 artículos distintos (medicinas, equipos médicos, mosquiteras, alimentos terapéuticos para luchar contra la desnutrición infantil, ropa, material escolar, etc.), allá donde más se necesita, en un plazo máximo de 72 horascuando se trata de una emergencia.
 
Solo en 2013 se mandaron suministros y servicios a 134 países y áreas. Por poner un par de ejemplos: 2.790 millones de dosis de vacunasque salvan vidas y mantas por valor demedio millón de euros.
 
Además del almacén central en Copenhague, UNICEF administra otros 5 centros estratégicos desuministros (Accra, Duala, Dubai, Panamá y Shanghai), establecidos para garantizar que, en caso de declararse una crisis humanitaria, los niños y sus familias reciben rápidamente los suministros necesarios con el mínimo coste de transporte.
 
No obstante, siempre que es posible, UNICEF trata de adquirir los artículos en el propio país o región afectada. En el caso de laola de frío que azotó Oriente Medio a principios de año, una parte de los kits de ropa de invierno que se han distribuido a los niños y sus familias más necesitadas ha sido producido y entregado por empresas u organizaciones locales. Con ello conseguimos no soloahorrar costes (de transporte y almacenamiento) y ser más rápidos en la entrega, sino también apoyar la economía local.
 
Así ocurre, por ejemplo, con la Asociación Al Birr, que ha producido 15.000 kits de ropa de invierno para niños de hasta 14 años. Esta asociación daempleo en la actualidad a 225 mujeres, la mayoría de ellas desplazadas de otras partes de Siria debido al conflicto. Hasta ahora hemos entregadoropa de abrigo, mantas, lonas, estufas, bonos y efectivo a 916.200 niños en Siria, Irak, Turquía, Líbano y Jordania.