La educación para un futuro mejor en Sierra Leona

A pesar de su deficiente infraestructura y la grave carencia de profesores capacitados, Sierra Leona se está esforzando por mejorar la educación. La estabilidad que ofrecen ocho años de paz es una señal de esperanza para la actual generación de adolescentes de este país.

En el distrito rural de Kailahun, ubicado al este de Sierra Leona, todo el mundo participa de alguna manera en la agricultura. Para David Vandy, de 15 años, la agricultura ya no sólo es una forma de llevar comida a la mesa, sino que tambiéntiene que ver con su educación.

David creció en Dawa, un pequeño pueblo ubicado en la frontera de Sierra Leona con Liberia. Tras el estallido del conflicto civil en Sierra Leona, David y su familia huyeron a Liberia, escapando de la violencia y el reclutamiento de niños en el conflicto.

La agricultura sirve para pagar la escuela

Cuando volvieron en 2002, David se dijo: "Voy a ir a la escuela, me voy a obligar a ir a la escuela". No obstante, todos los estudiantes de Sierra Leona tienen que cotizar una pequeña cuota de aproximadamente 1 dólar para pagar a los profesores y comprar material escolar, tasa que para la familia de David era inalcanzable.

David decidió entonces abrir su propia parcela para cultivarla, en un monte que hay cerca de la aldea. En ella planta ají (pimiento), cacao y yuca, que vende en un mercado cercano cuando están maduros. El dinero que gana, lo usa parafinanciar su propiaeducación.

“Cuando me gradúe, quiero ser maestro”

Ahora David es alumno de la segunda clase de enseñanza primaria en Dawa, y se muestra optimista sobre su futuro: "Cuando me gradúe en la escuela quiero ser maestro", dice. Su idea es trasladarse a una escuela secundaria que hay en un pueblo cercano, aunque duda sobre cómo podrá pagarla.