Para plantar cara al nuevo coronavirus en casa: Uso saludable de las TICs

Debido al COVID-19, estos días, los estudiantes sin clases pasarán más horas en casa usando dispositivos móviles y consolas. Revisemos cómo podemos promover un uso saludable de las pantallas. ¿Imposible? Ni hablar
Uso saludable de las TICs

Ante una situación de emergencia, una crisis o una situación extraordinaria o sobrevenida, todos necesitamos un tiempo para entenderlo, asimilarlo y adaptarnos al nuevo contexto. Es precisamente lo está pasando ahora mismo, con las medidas preventivas tomadas por las autoridades sanitarias y los gobiernos a todos los niveles, para evitar la propagación del nuevo coronavirus (COVID-19). 

Millones de estudiantes pasarán más tiempo del habitual en sus casas adaptándose a este nuevo panorama. Niños, niñas, jóvenes y sus familias irán adaptando rutinas, tanto de aprendizaje y de trabajo, como de ocio, tiempo libre y  de descanso.  

En este contexto, es posible que dediquen más tiempo frente a las pantallas de lo habitual. Los motivos son diversos: la necesidad lectiva transitoria exigirá mayor dedicación a las clases virtuales y acceso a contenidos online, y por otro lado, el tiempo de ocio y las relaciones sociales con sus amigos también se digitalizará, debido a la falta de horas de contacto cercano en el día a día.  

Lo que bien orientado puede tener una repercusión positiva en la persona y responder a las necesidades del contexto actual, es fácil que caiga en el descontrol y pueda afectar negativamente a sus relaciones sociales, a su conducta y a su capacidad de gestión emocional. 

Algunas pautas

Os proponemos unas pautas sencillas y eficaces para que todos podamos adaptarnos al entorno digital necesario en estos momentos, de una manera sana y respetuosa:  

  • Fomentar un ambiente de confianza y empatía en el hogar para que los niños, niñas y adolescentes puedan expresar sus inquietudes y plantear su punto de vista. Entender su necesidades y acompañarles según su nivel de madurez, para que puedan acceder a contenidos seguros y aptos para su edad. 
  • Evitar una actitud inflexible frente al uso de pantallas: En su lugar, podemos trasmitirles que no es saludable conectarse a todas horas, y que cambiar de actividad  nos permite por ejemplo, descansar la vista y la postura. 
  • Dar prioridad a las actividades diarias básicas: Se deben respetar los horarios para dormir y comer así como para realizar las obligaciones domésticas: aunque la situación sea excepcional, no debe servir de excusa para olvidar estas rutinas y dejarse llevar por el impulso no justificado de uso de Internet y dispositivos. 
  • No distraerse y fijar objetivos: Cuando se esté utilizando Internet para tareas escolares, es preferible que no usen las aplicaciones de mensajería ni las redes sociales ¡Sólo les servirán como distracción! Deben concentrarse en su objetivo. 
  • Dar ejemplo: Los menores tienden a imitar los comportamientos que ven en sus padres y otras personas de referencia y no tendrán en cuenta nuestras pautas si no ven que actuamos con mesura y autocontrol con los dispositivos durante estos días. 
  • Gestionar adecuadamente el tiempo del uso de dispositivos electrónicos: Por ejemplo usando herramientas como pactos familiares y  de control parental, que permiten establecer normas y límites de uso, y facilitan el dialogo, permitiendo plantear dudas, preocupaciones e intereses.  
  • Entiende: Es importante fijar un tiempo de uso, pero es aun más importante asegurarse de que lo que están viendo, jugando y leyendo sea contenido de calidad, adecuado para la edad e implicarnoscomo adultos lo más posible en el consumo de contenidos online.  
  • Infórmate: Conoce las pautas del uso saludable de las tecnologías, descubre las herramientas que facilitan esta tarea, úsalas y pon en práctica los consejos de expertos. 

 

Aspectos a tener en cuenta

En concreto, considerando una situación sin clases presenciales, conviene tener en cuenta estos aspectos:  

  • En cuanto a la información y a las “fake news”, evitar que niñas, niños y adolescentes naveguen solos por Internet buscando información no adecuada para ellos sobre el COVID-19. 
  • Podemos transmitir seguridad y calma, sobre el estado de salud de los adultos de su entorno, como por ejemplo los abuelos, informarles que saben protegerse y cuidarse. Si suelen ver a otros familiares con frecuencia y debido al virus han disminuido las visitas promover contactos virtuales. 
  • Podemos aprovechar para dialogar más con nuestros hijos y buscar medidas de autocuidado y prevención que nos permitan trabajar en equipo.  

 

Cada grupo de edad tiene unas necesidades específicas

Poner normas y límites será fundamental, ahora y pasada la crisis, para que los más pequeños aprendan a convivir con el mundo digital de una forma saludable. Como estableció la Asociación Americana de Pediatría (APP) en 2018, según la edad, estas son las recomendaciones de uso de pantallas al día: 

  • En los bebés de hasta 18 meses, debemos evitar la exposición a las pantallas. 
  • De los 2 a los 5 años se tiene que limitar el uso de los medios entre media y una hora al día, siempre que los contenidos sean de alta calidad. 
  • Desde los 5 a los 12 años es necesario acompañarles y supervisarles siempre, pudiendo estar entre una hora u hora y media al día. 
  • Con la adolescencia, nuestra labor debe ser más la de guiarles y educarles en el uso responsable y saludable de las tecnologías. 

 

Ayuda también a los más mayores a gestionar adecuadamente su tiempo: 

Según van creciendo y su nivel de autonomía es mayor en los distintos ámbitos de su vida, también van adquiriendo mayor implicación en el mundo digital, por lo que organizar adecuadamente el uso de las nuevas tecnologías es esencial para evitar caer en un uso excesivo y en la dependencia.  

Es importante fomentar en los niños, niñas y adolescentes la moderación y la actitud crítica en todas las facetas de su vida así como en los medios a su disposición. También encontrarás recomendaciones para poder hablar con tus hijos sobre el uso que están haciendo de las TIC y el efecto que tiene en su día a día. Podéis empezar por plantearos y reflexionar sobre las siguientes cuestiones: 

  • Dedicar un tiempo concreto a estar “conectado” pero también realizar otras actividades, ¿pueden ayudarte a ser más feliz y a hacer más felices a quienes te rodean? 
  • ¿Qué actividades has dejado de realizar para poder estar “conectado”? 
  • ¿A qué otro tipo de actividades te gustaría dedicar más tiempo? 
  • ¿Qué ocurriría si planificase una hora determinada al día en la que atender sus redes sociales en lugar de hacerlo cada poco? 
  • ¿Dedicas cada vez menos tiempo del que te gustaría a tu familia y amigos? 

Es importante que reflexionen sobre cómo emplean el tiempo y la necesidad de que lo compaginen con otras actividades, sin que Internet y “estar conectado” predominen sobre ellas. Conviene que den prioridad aquellas que fomenten sus relaciones sociales y su capacidad crítica. Un primer paso para que gestionen bien su tiempo es que se dé cuenta de la importancia de hacer cada cosa en su momento y reflexionar en qué invierte ese tiempo. 

Al final, se trata de establecer las condiciones para que se puedan seguirse desarrollando tranquilos, felices y seguros y que el uso adecuado de las tecnologías acompañe su crecimiento, intereses y relaciones fuera y dentro de la red, incluso en estas circunstancias.  

 

Pasamos a la acción

  • Promueve relaciones positivas y comunícate con tus hijos en torno a las tecnologías durante los periodos que pasen mas tiempo en casa, como las vacaciones y en este momento, durante el periodo de contención debido a la  prevención por el nuevo coronavirus. 

  • Ayúdales a ser críticos y conocer mejor los recursos de internet. Aquí es donde los padres tienen un rol fundamental para marcar la diferencia y ejercer de ejemplo positivo. 

  • Genera un equilibrio entre la vida online y su entorno offline (diversión y aprendizaje) Encontrad el tiempo de uso adecuado con una perspectiva amplia.  

  • Eduquemos con el ejemplo. Empezar por establecer pautas de uso saludable en nuestras vidas y nuestro día a día, incluyendo momentos de desconexión y descanso de las pantallas.  

 

Recursos adicionales

Algunas organizaciones tienen una larga experiencia en la educación en TICs y ciudadanía digital. Te dejamos algunos enlaces pero, si exploras en sus webs, seguro que encuentras otras cosas que puedan ser útiles:

 

Belén Andrade

Técnico de Campañas de Sensibilización en UNICEF España

Todo va a salir bien

#educaCOVID19

El COVID-19 está teniendo un impacto muy importante en derecho a la educación de millones de estudiantes, en los docentes y centros educativos y en las familias. Se requieren soluciones innovadoras, recursos y tiempo, pero también paciencia y buena voluntad. Juntos podemos superar este bache educativo y convertirlo en una oportunidad de aprendizaje. ¡Hagamos que todo salga bien!

Descubre más

Novedades sobre educación y coronavirus

Dona y contribuye a que todo salga bien.

Elige ahora tu aportación para ayudarnos a suministrar material sanitario contra el coronavirus.

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 500 de lunes a viernes de 9:00h a 21:00h y sábados de 11:00h a 17:00h | hola@unicef.es

Donar por transferencia bancaria:

Caixabank ES69 2100 5731 77 0200004894