El Gobierno aprueba el II Plan Nacional de Infancia

Post de Gabriel González-Bueno, Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF España.

Tras más de dos años de preparación, el Consejo de Ministros ha aprobado el segundo Plan Estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia (PENIA).

Es una excelente noticia porque el Plan permite coordinar esfuerzos y visibilizar la importancia de los niños como parte esencial de nuestra sociedad.

El nuevo Plan contiene ocho objetivos y más de un centenar de medidas destinadas a garantizar y promover los derechos de los niños y el bienestar infantil en nuestro país.

El PENIA recoge en su contenido los principios de la Convención sobre los Derechos del Niño, y será con seguridad una herramienta útil para avanzar en los objetivos propuestos. Uno de sus valores más importantes es el de promover la coordinación y la cooperación de todas las administraciones públicas (central, autonómicas y locales) en ámbitos tan importantes para la infancia como la salud, la educación, la participación infantil, la protección de los niños o la intervención en situación de riesgo o exclusión social.
 

El impacto de las leyes y las políticas en los niños

El proceso de elaboración, aunque algo dilatado, ha permitido también mejorar y afinar la definición de las medidas y contiene un primer objetivo que, a nuestro juicio, es muy importante para la consecución de todos los demás: el de promover el conocimiento de la situación de la infancia y la adolescencia, el impacto de las políticas en ellos y la sensibilización sobre sus derechos.
 
Entre otras cosas, damos la bienvenida a las medidas que elevan la edad de matrimonio y de revisión de la edad de consentimiento sexual. Medidas que recogen algunas las recomendaciones que el Comité de los Derechos del Niños le hizo a España en 2007 y 2010.
 
El Plan recoge además una medida por la que UNICEF España ha venido abogando desde hace tiempo: que todos los proyectos de ley y reglamentos incorporen un informe de impacto en la infancia, a semejanza del Informe de Impacto de Género.
 
Tal vez, en el ‘debe’ del nuevo PENIA cabe destacar que se echa en falta un enfoque más centrado en la protección de los niños del impacto que la crisis está teniendo en ellos y sus familias, ya que el contexto económico y presupuestario condiciona el éxito de muchos de los objetivos de este Plan.
 
El Gobierno se ha comprometido a recoger este tema de manera más específica en el próximo Plan Nacional de Inclusión Social, cuya elaboración y aprobación consideramos que debe ser una de las prioridades más inmediatas para atender a la infancia más vulnerable.
 
Eso no es obstáculo para que en UNICEF España reiteremos nuestro compromiso como organización en el desarrollo de este Plan en los próximos años, un Plan en el que hemos sido partícipes junto con otras plataformas y organizaciones sociales.
 
Se trata de una herramienta que supone un paso más para hacer de España un país mejor para todos los niños y niñas; por tanto, debe ser ampliamente difundido y conocido entre todos aquellos que trabajan con y para la infancia.