TRES AGENCIAS DE NACIONES UNIDAS ADVIERTEN DEL AUMENTO DE LA CRISIS ALIMENTARIA EN SUDÁN DEL SUR

Se aproxima un aumento del hambre en época de cosecha, y un periodo de escasez duro y prolongado en 2016

Sudán del Sur afronta unos niveles de inseguridad alimentaria sin precedentes. 2,8 millones de personas –cerca del 25% de la población total del país- continúa necesitando urgentemente asistencia alimentaria, y al menos 400.000 personas están al borde de la catástrofe, según advirtieron hoy tres agencias de Naciones Unidas. 

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) hicieron hincapié en que estas cifras son especialmente preocupantes porque muestran un incremento del hambre en el periodo posterior a la cosecha, cuando tradicionalmente el país tiene una mayor seguridad alimentaria.

Se espera que el número de personas en situación de inseguridad alimentaria alcance su pico durante la temporada de escasez –que normalmente es peor entre abril y julio-, cuando la disponibilidad de alimentos es menor. Los aliados humanitarios han lanzado una actualización del análisis de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (IPC, por sus siglas en inglés), cuya previsión es que la época de escasez comience antes este año y que el periodo de hambre dure más que en años anteriores.

Las tres agencias de la ONU añadieron que la temporada de sequía, que está comenzando, podría traer más dificultades a quienes se enfrentan a los niveles hambre más elevados. Las personas desplazadas en el Estado de Unidad, afectado por el conflicto, que han sobrevivido a base de peces y nenúfares, se están quedando sin sus únicos recursos alimentarios a medida que se retiran las aguas. Los ataques al ganado han privado a mucha gente de productos esenciales de origen animal como la leche, que fueron sus principales medios de supervivencia durante la temporada de escasez del año pasado. Si durante este periodo de sequía la ayuda humanitaria no llega a ellos de forma fiable, se enfrentarán a una catástrofe en los próximos meses.

Por eso las tres agencias humanitarias piden una rápida aplicación del acuerdo de paz firmado el año pasado, y el acceso ilimitado a las áreas en conflicto para distribuir en las zonas más afectadas los suministros que se necesitan urgentemente.

“No solo las áreas afectadas directamente por el conflicto sufren inseguridad alimentaria; el acceso a alimentos de unas 200.000 personas en los estados de Bahr El Ghazal del Norte y Warrap también ha empeorado debido a factores como la inflación y las perturbaciones del mercado ligados al conflicto”, declaró Serge Tissot, representante de la FAO en Sudán del Sur. “Para mejorar la situación alimentaria es fundamental una aplicación rápida del acuerdo de paz”.

“Durante la temporada de sequía debemos hacer un esfuerzo para almacenar suministros y poder seguir atendiendo a la gente cuando las carreteras estén impracticables debido a la lluvia”, dijo la directora del PMA en el país, Joyce Luma. “La creciente inseguridad en Greater Equatoria está obstaculizando la distribución de ayuda humanitaria a través de las rutas principales, entorpeciendo nuestros esfuerzos para prepararnos y responder a la gente que más lo necesita”.

El informe de hoy del IPC también destaca la prevalencia general de niveles de desnutrición de emergencia, un tema que preocupa seriamente. La desnutrición en Sudán del Sur se atribuye sobre todo al consumo inadecuado de alimentos, junto con otros factores como las enfermedades, hábitos alimentarios y unos servicios nutricionales y sanitarios limitados.

“Las familias han hecho todo lo que han podido para sobrevivir, pero se están quedando sin opciones”, dijo Jonathan Veitch, representante de UNICEF en Sudán del Sur. “Muchas de las zonas donde las necesidades son mayores son inaccesibles por motivos de seguridad. Es fundamental que recibamos acceso ilimitado ahora. Si podemos llegar a ellos, podremos ayudarles”.

UNICEF, la FAO y el PMA, junto con un gran número de organizaciones no gubernamentales internacionales y locales, continúan dando apoyo vital y a los medios de vida de los afectados bajo circunstancias muy difíciles.

Durante 2016 la FAO prevé apoyar a 2,8 millones de personas en la producción alimentaria y la protección de su ganado. El año pasado ayudaron a 2,4 millones de personas. El apoyo de emergencia de la FAO a los medios de vida incluye kits para los cultivos, verduras y pesca, y la vacunación de más de 5 millones de cabezas de ganado.

UNICEF tiene el objetivo de tratar a más de 165.000 niños contra la desnutrición severa aguda en 2016. El año pasado se trató a más de 144.000, un 53% más que en 2014.

El PMA dio asistencia nutricional y alimentaria a unas 3 millones de personas en Sudán del Sur el año pasado, trabajando con 87 aliados no gubernamentales y utilizando todas las herramientas a su disposición: distribuciones desde el aire, transferencias de efectivo, compras de alimentos en los mercados locales y alimentos nutritivos especiales. 

Más información:

Lieke Visser, FAO/Juba: +211 922 001 661, lieke.visser@fao.org

Kim-Jenna Jurriaans, FAO/Roma: +39 06.570.54277, kimjenna.jurriaans@fao.org

Tim Irwin, UNICEF/Juba: +211 912 162 888, tjirwin@unicef.org

James Elder, UNICEF/Nairobi : +254 71558 1222, jelder@unicef.org

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, 609 160 051 / 91 378 95 55, bvicente@unicef.es

George Fominyen, WFP/Juba: +211 922 465 247, george.fominyen@wfp.org

Challiss McDonough, WFP/Nairobi: +254 707 722 104, challiss.mcdonough@wfp.org