Seis meses después del tifón Haiyan: signos prometedores en el largo camino hacia la recuperación

Seis meses después de que el tifón Haiyan atravesara el centro de Filipinas, los signos de recuperación han comenzado a emerger. UNICEF ha llevado de vuelta a los niños a la escuela, ha alcanzado a los más vulnerables con vacunas que salvan vidas y proporcionado agua potable a un millón de personas.

"Con 14 millones de personas afectadas, 5,9 millones de las cuales eran niños, y cuatro millones de personas que perdieron sus hogares, la tarea de ayudar a reconstruir las vidas de los que sobrevivieron es sobrecogedora", dijo Lotta Sylwander, Representante de UNICEF en Filipinas.

Después del tifón, UNICEF envió inmediatamente expertos y recursos para evitar la propagación de enfermedades y la desnutrición, y para ayudar a los niños y a sus familias a hacer frente a sus pérdidas.

"Las consecuencias de un desastre como el tifón Haiyan pueden exacerbar el ya devastador impacto que tuvo en los niños y las familias, y es por lo que UNICEF trabajó ​​con aliados para dar una respuesta rápida en el terreno", añadió Sylwander. "Hemos vacunado a más de 80.000 niños, proporcionado acceso a agua potable a un millón de personas, hemos dado apoyo para superar el trauma a 25.000 niños y reabierto las escuelas en el menor tiempo posible, suministrando material escolar a 470.000 niños".

Aspectos destacados de la acción humanitaria de UNICEF hasta la fecha:

Agua, saneamiento e higiene

UNICEF ayudó a recuperar las fuentes de agua y facilitar el acceso a agua potable a más de un millón de personas a través de la distribución de kits de agua, productos de tratamiento de agua, contenedores, recipientes de almacenamiento de agua y mediante la reparación de los sistemas de agua de la comunidad.

UNICEF colaboró en proveer de acceso a letrinas a cerca de 100.000 personas. Para evitar la propagación de enfermedades de la infancia, incluyendo la diarrea, UNICEF y sus aliados entregaron suministros de higiene a más de 450.000 niños en las escuelas.

Educación

UNICEF y sus aliados han suministrado material escolar a 470.000 niños en edad preescolar y escolar de las áreas afectadas. Unos 135.000 niños se beneficiaron de 1.351 espacios temporales de aprendizaje de UNICEF equipados con kits de 'escuela en una maleta', recreacionales y de la primera infancia y materiales de desarrollo. Unos 900 proveedores de servicios de educación fueron capacitados en temas relacionados con las emergencias, incluyendo la reducción del riesgo de desastres y la educación continua durante las emergencias.

Salud

Se ha vacunado a más de 83.000 niños menores de cinco años contra el sarampión en las áreas de mayor riesgo. UNICEF ayudó a restaurar la cadena de frío, a menudo dañada durante las emergencias. Un total de 82 refrigeradores alimentados por energía solar fueron distribuidos a los centros de salud en las zonas afectadas, lo que supone una intervención inteligente respecto al clima para evitar interrupciones en caso de cortes de energía. En Tacloban, UNICEF está apoyando la planta de desalinización en el hospital local que fue devastado.

Protección de la infancia

UNICEF y sus aliados establecieron 128 espacios amigos de la infancia, beneficiando a más de 25.000 niños de las regiones afectadas por el tifón. En estos espacios, los niños tienen la oportunidad de participar en actividades lúdicas, recreativas, o de aprendizaje informal que promueven su recuperación psicológica y social. Los profesores fueron capacitados para apoyar a los niños en las aulas y más de 5.000 trabajadores sociales y cuidadores recibieron formación de apoyo psicosocial para los niños, prevención y seguimiento de los casos de violencia, explotación, abuso y tráfico infantil.

Nutrición

UNICEF y sus aliados han revisado el estado nutricional de más de 240.000 niños de las tres regiones afectadas. Un total de 531 niños con desnutrición severa aguda fueron admitidos en los programas de alimentación terapéutica. Además, 54 espacios amigos de madres e hijos están sirviendo a cerca de 11.000 mujeres embarazadas y lactantes cada mes. En estos espacios se asesora a las mujeres sobre la lactancia materna y la alimentación complementaria.

Transferencias en efectivo no condicionadas

UNICEF, en colaboración con Acción contra el Hambre, está ofreciendo mensualmente transferencias en efectivo no condicionadas por valor de 4.370 pesos filipinos o 100 dólares a las 10.000 familias más vulnerables por un período de seis meses. Estas transferencias ayudan a las familias a comprar alimentos y artículos no alimentarios esenciales y a acceder a atención sanitaria y a los servicios con el fin de satisfacer sus necesidades más inmediatas. Algunas familias utilizan el dinero para invertir en ganadería y agricultura, iniciando una recuperación de más largo plazo.

Los criterios de vulnerabilidad para la selección incluyen a las familias que tienen miembros con discapacidad, enfermedades, ancianos y huérfanos, niños con desnutrición y mujeres embarazadas y lactantes y familias encabezados por mujeres y niños.

Los donantes respondieron a la petición de UNICEF con gran generosidad, proporcionando fondos vitales que permiten seguir con trabajo a favor de los niños y familias afectados hasta noviembre de 2014.

"A pesar de la continua e intensa respuesta de UNICEF desde que el tifón Haiyan golpeara hace seis meses y de los claros progresos que se están haciendo, el trabajo no está ni mucho menos concluido," dijo Sylwander. "UNICEF seguirá trabajando con el gobierno y sus aliados para ayudar a las comunidades a recuperarse y construir estructuras y servicios más flexibles que disminuyan el impacto en los niños durante los desastres futuros".

Más información:

Dailo Allí

Jefe de Prensa de UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: comunicacion@unicef.es