NACIONES UNIDAS EXIGE EL ACCESO INMEDIATO A LAS ÁREAS AFECTADAS POR EL CONFLICTO EN SUDÁN DEL SUR PARA PREVENIR UNA CATÁSTROFE

3,9 millones de personas hacen frente al hambre severa; decenas de miles están al borde de la hambruna

Tres agencias de Naciones Unidas han advertido hoy de que el hambre extrema está empujando a la población al borde de una catástrofe en algunas partes de Sudán del Sur; según un nuevo estudio que revela que 3,9 millones de personas se enfrentan a una inseguridad alimentaria severa. 

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) instaron a todas las partes del conflicto para que garanticen el acceso urgente e ilimitado al Estado de Unidad, donde según un nuevo estudio de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (IPC, por sus siglas en inglés) al menos 30.000 personas están viviendo en condiciones extremas y se enfrentan a la hambruna y la muerte. Desde que empezó la guerra en Sudán del Sur, hace casi dos años, es la primera vez que un estudio IPC descubre que parte de la población está en fase 5 (“catástrofe”) en la escala del IPC, de cinco puntos.

“Estamos al inicio de la cosecha y deberíamos ver una mejora significativa de la seguridad alimentaria en todo el país, pero desafortunadamente no es el caso de lugares como el sur del Estado de Unidad, donde la gente está al borde de una catástrofe que puede evitarse”, dijo la directora del PMA en Sudán del Sur, Joyce Luma. “La población de Sudán del Sur necesita paz, alimentos nutritivos y asistencia humanitaria y apoyo a sus medios de vida para sobrevivir y reconstruir sus vidas”, añadió.

Según las agencias, si no se garantiza urgentemente el acceso humanitario ilimitado la inseguridad alimentaria podría agravarse hasta convertirse en hambruna en algunas partes del Estado de Unidad, donde la violencia y la falta de acceso de los últimos meses dificultado la asistencia humanitaria. Algunas familias desplazadas cuentan que sobreviven con una sola comida al día, consistente en pescado y nenúfares.

“Desde que estallaron los combates hace cerca de dos años, los niños han sufrido el conflicto, enfermedades, miedo y hambre”, dijo Jonathan Veitch, representante de UNICEF en Sudán del Sur. “Sus familias han hecho un esfuerzo extraordinario por mantenerlos, pero han agotado todos los mecanismos de ayuda. Las agencias podemos dar apoyo, pero solo si tenemos acceso ilimitado. Si no, muchos niños podrían morir”.

En todo el país, el análisis IPC indica que 3,9 millones de personas en Sudán del Sur se enfrentan al hambre severa. Aunque el número de hogares que sufre inseguridad alimentaria ha disminuido –como se esperaba- durante la época de cosecha, es casi un 80% más alto que en el mismo periodo del año pasado, debido a que incluso la población de los estados no afectados directamente por el conflicto sufre sus consecuencias a largo plazo, las lluvias irregulares, las opciones de subsistencia agotadas, los altos precios de los alimentos, los costes del combustible y la inflación, en un entorno económico general degradado.

Además, el IPC subraya que la situación nutricional general sigue siendo crítica, con la Desnutrición Aguda Global (GAM, por sus siglas en inglés) de los niños menores de cinco años por encima del umbral de emergencia en los estados afectados por el conflicto en septiembre (Jonglei, Alto Nilo y Unidad) y alta en Bahr el Ghazal Norte y Warrap durante todo el año. La alta prevalencia se atribuye al consumo inadecuado de alimentos, pobres hábitos de alimentación de madres e hijos, enfermedades y una prestación limitada de servicios sanitarios y nutricionales.

Las tres agencias –que trabajan en seguridad alimentaria y nutrición- advirtieron de que la grave situación económica en el país está contribuyendo a un récord en el precio de los alimentos que afecta de manera significativa al poder adquisitivo de las familias y empeora los niveles de inseguridad alimentaria. Incluso zonas que no estaban afectadas muestran ahora signos de un grave deterioro, con una gran parte de la población de los estados de Bahr el Ghazal en crisis de seguridad alimentaria.

“Los medios de vida están gravemente afectados por las altas tasas de inflación, la desorganización del mercado, los desplazamientos debido al conflicto y la pérdida de ganado y producción agrícola”, dijo Serge Tissot, jefe de la FAO en Sudán del Sur.

“Además mirando hacia delante, cuando termine la época de cosecha a final de año, se espera una producción de cereal por debajo de la media en Uganda, Sudán y Etiopía, lo cual agravará el coste de la importación de alimentos en Sudán del Sur. Creando maneras de apoyar la cosecha, el ganado y los productores de pescado, se fortalecerá la resistencia de estas comunidades”, añadió.

UNICEF, el PMA y la FAO, junto con otros aliados de Naciones Unidas y ONG, están llegando a millones de personas con alimentos de emergencia, ayuda nutricional y kits de emergencia de medios de vida. Las misiones de respuesta rápida canalizan la distribución de la ayuda a muchas áreas remotas que de otra manera no recibirían asistencia humanitaria. El apoyo rápido a la producción local de alimentos contribuye a la seguridad alimentaria a largo plazo de la mayoría de personas afectadas. Las agencias exhortaron a la comunidad internacional a proporcionar los recursos que se necesitan para mantener y ampliar estos esfuerzos que salvan vidas.  

Para fotos, B-roll y otros materiales multimedia:

https://weshare.unicef.org/mediaresources

https://www.hightail.com/download/bXBaZ296SEJKV01LSk1UQw

Más información:

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español Tel : 913 788 591, 609 160 051 bvicente@unicef.es

Lucía Fernández, PMA/Madrid Tel +34 672 068 169 lucia.fernandez@wfp.org

Lidia García, FAO/Madrid Tel +34 652 031 876 lidia.garcia@fao.org