Más de 1.100 niños refugiados y migrantes no acompañados en Grecia necesitan alojamiento y protección

UNICEF insta a los Estados de la Unión Europea a incrementar sus esfuerzos para agilizar las reunificaciones familiares o encontrar un nuevo hogar para estos niños

Más de 1.100 niños refugiados y migrantes no acompañados en Grecia necesitan alojamiento y protección

Material audiovisual disponible AQUÍ

GINEBRA, 29 de agosto 2019 - El número de niños refugiados y migrantes no acompañados que se encuentran en centros de recepción e identificación de las islas griegas en condiciones de hacinamiento –algo que constituye un peligro para su integridad-, así como en centros de detención en todo el país, supera los 1.100, el mayor número desde principios de 2016, según ha asegurado UNICEF. La agencia de Naciones Unidas ha instado a los países miembros de la Unión Europea a hacer más para proteger a aquellos niños especialmente vulnerables.

“El pasado fin de semana un niño perdió la vida y dos más fueron heridos en un incidente violento en el Centro de Recepción e Identificación de Moria. Esta última tragedia es un claro recordatorio de que la situación en los centros de recepción de Grecia está en un punto límite”, ha asegurado la directora regional de UNICEF para Europa y Asia Central y coordinadora especial para la respuesta de refugiados y migrantes de Europa, Afshan Khan. “Seguimos haciendo un llamamiento a las autoridades griegas para que trasladen a los niños a un alojamiento adecuado en la zona continental. Pero Grecia no puede apoyar sola a los niños refugiados y migrantes. Es vital que los gobiernos europeos aumenten los esfuerzos para reubicar a los niños refugiados y migrantes no acompañados y agilicen las reunificaciones familiares para aquellos que ya tienen familiares en Europa”.

Para poner el foco en esta situación, UNICEF ha lanzado un cortometraje que documenta los sueños y la desesperación de los niños que permanecen en la ‘Sección B’, un área destinada a proporcionar protección especializada para niños no acompañados en el Centro de Recepción e Identificación de Moria, situado en la isla griega de Lesbos. El vídeo muestra a niños que relatan los horrores que les hicieron huir de sus hogares, los peligrosos viajes que emprendieron, las difíciles condiciones a las que se enfrentan en el centro, sus miedos y esperanzas en torno a un futuro incierto.

“No pude estudiar porque no había seguridad, la situación me obligó a abandonar el país”, dice Morteza*, de 16 años, de Afganistán, uno de los cuatro niños que aparecen en el cortometraje. “Creo que día a día perdieron la cabeza”, asegura sobre otros niños que también permanecen en la ‘Sección B’. “A veces se cortan las venas. No quiero estar en esa situación”.

La película muestra al personal del centro, personas que se dedican al cuidado y protección de los niños, pero que están exhaustos y sobrepasados. Los servicios están sobrecargados y los niños continúan en riesgo de violencia y abuso. El acceso a la escuela, a la atención médica y al apoyo psicosocial es limitado. Los niños a menudo permanecen en la ‘Sección B’ más de los 25 días estipulados en la normativa griega porque los alojamientos situados en la Grecia continental están llenos.

El Centro de Recepción de Moria está destinado para albergar a 3.000 personas, pero actualmente ahí viven más de 8.700, incluidos 3.000 niños. La ‘Sección B’, incluida su área adyacente, cuenta con habitaciones para 160 niños no acompañados, pero ahora hay más de 520.

Las acciones que los gobiernos europeos y las instituciones de la UE deberían tomar para proteger los derechos de los niños refugiados y migrantes incluyen:

  • Incrementar los compromisos para reubicar a niños no acompañados y separados, particularmente, aquellos que se encuentran en Grecia, Italia y España.
  • Agilizar las reunificaciones familiares para aquellos niños que ya tienen familiares viviendo en el resto de Europa.
  • Incrementar urgentemente los fondos para apoyar y fortalecer los esfuerzos de respuesta de los países europeos que reciben el mayor número de refugiados y migrantes.

Una vez que los niños entran al especio europeo, los gobiernos de la UE deberían trabajar conjuntamente para garantizar que todos los niños refugiados y migrantes –acompañados o no– tengan acceso a un alojamiento seguro y adecuado, eliminando la posibilidad de detención. Los niños necesitan tener acceso inmediato a servicios esenciales en todas las fases de su viaje, además de garantizar vías seguras y legales. Se necesitan alojamientos especializados, fomentar los cuidados, la tutela y otras medidas para garantizar que se cumpla el derecho de cada niño no acompañado o separado a recibir la atención que necesitan.

Actualmente, hay más de 32.000 niños refugiados y migrantes en Grecia, incluyendo más de 4.000 no acompañados o separados. En los últimos tres años, UNICEF ha apoyado a más de 60.000 niños refugiados y migrantes y sus familias en Grecia. Este trabajo incluye garantizar que los niños tengan acceso a servicios vitales de protección infantil, como apoyo psicosocial, atención médica y educación. UNICEF también está trabajando con el Ministerio de Sanidad, proporcionando 85.000 vacunas para proteger a los niños refugiados y migrantes de enfermedades.

*Nombre cambiado para garantizar la protección.

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño, en todas partes, cada día, para construir un mundo mejor para todos.

Para más información:

Belén de Vicente

UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 85 91

E-mail: comunicacion@unicef.es