La primera intención de los niños que migran desde África no es llegar a Europa

Una amplia mayoría deja sus hogares sin que sus padres lo sepan debido a problemas en el hogar

La primera intención de los niños que migran desde África no es llegar a Europa

GINEBRA/MADRID, 25 de julio 2017- Los niños que migran desde África hacia Europa toman solos la decisión de abandonar su hogar y su primera intención no es ir a Europa. Para la mayoría, el trauma sistemático y los abusos que presenciaron o sufrieron en Libia les llevaron a huir a Europa y a emprender la peligrosa ruta del Mediterráneo central, según un nuevo estudio encargado por UNICEF y realizado por REACH*.

Hasta el 75% de los niños refugiados y migrantes entrevistados en Italia para realizar este estudio tomaron la decisión de emprender solos el viaje, que suele llevarles dos años o incluso más. Una de las razones principales que les llevan a abandonar sus hogares es la violencia en el hogar, pero también las privaciones y el conflicto. 1 de cada 5 niñas entrevistadas aseguró que su motivo principal fue el matrimonio infantil. A menudo los niños hicieron su viaje a Europa por etapas, y su destino cambió a lo largo del camino.

"Lo sorprendente de este estudio es que por primera vez muestra que hay muchas más razones que empujan a los niños a abandonar sus hogares de las que habíamos contemplado hasta ahora, y por otro lado, que Europa presenta menos alicientes de los que pensábamos para estos niños”, explica Afshan Khan, directora regional de UNICEF para Europa y Asia Central.

El objetivo de este estudio, resultado de la colaboración entre UNICEF y REACH, es proporcionar a las personas con capacidad de decisión, aliados y gobiernos, evidencias sobre qué lleva a los niños a abandonar sus hogares y sus países. Para ello se entrevistó a 850 niños de entre 15 y 17 años en Italia y Grecia, las dos principales puertas de entrada a Europa.

Los niños refugiados y migrantes en Italia se refirieron de manera unánime a su estancia en Libia como la etapa más traumática de su viaje por tierra. Casi la mitad de ellos (el 47%) aseguraron haber sido secuestrados en Libia a cambio de un rescate y 1 de cada 4 (el 23%) dijo haber sido detenido arbitrariamente y encarcelado sin cargos. La mayoría de estos niños proviene de países de África subsahariana, pero algunos llegan desde países tan lejanos como Bangladesh.

“Estos niños han soportado demasiado. Tenemos que evitar a toda costa que se ahoguen en el mar o vuelvan a Libia”, afirma el director ejecutivo de UNICEF Comité Español, Javier Martos. “Estos datos vuelven a evidenciar que la apertura de vías legales no puede esperar más”.

1 de cada 3 padres o cuidadores encuestados en Grecia aseguró que la principal razón para abandonar su país rumbo a Europa fue poder proporcionar a sus hijos una educación. Sin embargo, los largos procedimientos y la confusión sobre sus derechos llevan a muchos de estos niños a abandonar los sistemas de recepción italianos y griegos, perdiendo con ello su educación y quedando expuestos a un riesgo alto de abuso y explotación.

“Para quienes tenían como objetivo venir al continente, el atractivo que les ofrecía Europa era la oportunidad de seguir con su educación, ver respetados sus derechos y poder salir adelante en la vida. Sin embargo, una vez que llegan la realidad es tristemente distinta, y sus esperanzas son destrozadas", afirma Afshan Khan.

De los 12.239 niños que llegaron a Italia en los primeros seis meses de este año, el 93% viajó solo.

Nota para los editores:

Como se indica en el estudio, los perfiles de los niños que llegan a Italia y Grecia varían significativamente. En Italia, los niños suelen tomar la decisión de migrar individualmente (el 75% de los entrevistados) y en su mayoría no acompañados. Suelen ser varones de 16 a 17 años. En Grecia, los niños tienden a tomar la decisión conjuntamente con su familia y suelen llegar con ella (el 91% de los niños entrevistados). En este caso el perfil medio es tanto masculino como femenino y de todos los grupos de edad.

En las recientes cumbres del G-20 y del G-7, UNICEF ha instado a los gobiernos a que tomen medidas para proteger a los niños refugiados y migrantes como parte de los seis puntos de su plan de acción, que pide la protección de todos los niños desarraigados por la guerra, la violencia y la pobreza. Dicho plan urge a los gobiernos a:

  1. Proteger contra la explotación y la violencia a los niños refugiados y migrantes, en particular a los no acompañados.
  2. Terminar con las detenciones de los niños migrantes o que solicitan el estatus de refugiados, implantando una serie de alternativas adecuadas.
  3. Mantener a las familias unidas; es la mejor forma de proteger a los niños y dotarles de un estatus legal. 
  4. Ofrecer formación a todos los refugiados y migrantes, y darles acceso a servicios de calidad, entre ellos sanitarios.
  5. Exigir que se actúe sobre las causas subyacentes de los grandes desplazamientos de refugiados y migrantes.
  6. Promover medidas para luchar contra la xenofobia, la discriminación y la marginación en los países de tránsito y destino.

Además de estas medidas, UNICEF pide a la sociedad que muestre su solidaridad con los niños refugiados y migrantes desarraigados por la guerra, la violencia y la pobreza, algo que puede hacerse en redes sociales a través del hashtag #AnteTodoSonNiños.

Informe en inglés disponible aquí

Vídeo disponible aquí

Fotografías de refugiados y migrantes en Italia disponibles aquí, y en Libia disponibles aquí

*Sobre REACH

Más información sobre REACH disponible en www.reach-initiative.org