La lactancia materna protege a los bebés de enfermedades transmitidas por el agua

UNICEF destaca la importancia de la lactancia materna dadas las continuas lluvias y las crecientes inundaciones en Bago y Ayeyarwaddy, Myanmar, que aumentan los riesgos para los niños y sus familias. 

El número de niños y familias afectados por las inundaciones continúa aumentando, alcanzando ahora un total de 1,1 millones de personas de los cuales cerca de 390.000 son niños. Más de la mitad de los afectados son mujeres, de las cuales 21.000 están embarazadas y más de 20.000 son madres lactantes. La lactancia materna adquiere una importancia fundamental para la salud del niño, al ser cada vez más difícil garantizar que las fuentes de agua sean seguras. La diarrea y las enfermedades transmitidas por el agua pueden ser letales para los niños pequeños.

“En este momento las mayores necesidades son de agua potable, alimentos y nutrición”, dijo Alison Rhodes, jefa de sensibilización, alianzas y comunicación de UNICEF. “En las zonas que las inundaciones han empezado a retroceder es necesario iniciar rápidamente la rehabilitación y recuperación para restablecer los servicios básicos para los niños”.

La escasez de agua potable y la ausencia de acceso a saneamiento básico aumentan el riesgo para los niños de contraer enfermedades transmitidas por el agua. UNICEF y sus aliados han enviado mensajes en lenguas locales a través de la radio sobre prácticas básicas de higiene y nutrición, llegando a más de 4 millones de personas en las zonas afectadas.

“Beber agua contaminada produce diarrea, una de las principales causas de muerte entre los niños menores de cinco años. Mezclar agua no potable con los alimentos, como la fórmula infantil en polvo, puede ser muy peligroso. La lactancia materna exclusiva es la forma más segura de alimentar a los bebés y la leche materna contiene todos los nutrientes y anticuerpos para proteger su salud”, explicó Rhodes.

UNICEF está trabajando junto al gobierno para satisfacer las necesidades urgentes de todos los niños y sus familias que se encuentran en refugios temporales, y de aquellos que intentan volver a su hogar. Además de evaluaciones conjuntas de ayuda humanitaria inmediata y de las primeras necesidades de recuperación en las zonas más afectadas –Sagaing, Magway, Rakhine, Bago y Ayeyarwaddy– UNICEF está liderando la evaluación en el estado de Chin, uno de los más pobres y de más difícil acceso de Myanmar.

UNICEF está ayudando en el restablecimiento del acceso a agua potable y saneamiento mediante la construcción de letrinas y distribuyendo pastillas de purificación de agua y kits de higiene. Para proteger el desarrollo saludable de los niños también está proporcionando de manera urgente micronutrientes, kits de protección y apoyo psicosocial.

“Para aumentar el apoyo, UNICEF hace un llamamiento de fondos para distribuir asistencia humanitaria urgente para todos los niños afectados por las inundaciones en Myanmar” concluyó Rhodes.

Más información:

Alison Rhodes, UNICEF Myanmar, Tel: +95-1-230 5960-69, arhodes@unicef.org

Hlaing Min Oo, UNICEF Myanmar, Tel: +95 933347679, hmoo@unicef.org

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55, comunicacion@unicef.es