Cerca de 50 millones de vidas salvadas desde el año 2000

Cada año mueren 5,9 millones de niños menores de cinco años por causas que se pueden evitar, un 53% menos que en 1990

La tasa de reducción de la mortalidad infantil se ha  duplicado en todo el mundo en el espacio de una generación. Otros 38 millones de vidas podrían salvarse hasta 2030 si se aceleran aún más los progresos en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que los dirigentes del mundo aprobarán este mes.

Los datos de la publicación de UNICEF Una promesa renovada: Informe 2015 muestran que desde el año 2000, cuando los gobiernos se comprometieron con el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), se han salvado las vidas de 48 millones de niños menores de cinco años. Estos progresos son el resultado de las constantes medidas de los dirigentes para convertir en una norma y una prioridad política la tarea de salvar las vidas de los niños, de mejorar y utilizar los datos sobre la supervivencia infantil y de ampliar la dimensión  de las intervenciones que han dado resultado.

Cada año mueren 5,9 millones de niños menores de cinco años por causas que se pueden evitar, un 53% menos que en 1990. La tasa anual mundial de reducción de la mortalidad de menores de cinco años entre 2000 y 2015, un 3,9%, se duplicó en comparación con lo que sucedió en la década de 1990.

Algunos de los países más pobres del mundo han demostrado que pueden lograrse reducciones sustanciales en la mortalidad infantil a pesar de los enormes obstáculos:

  • 24 de 81 países de ingresos medios y bajos, como Camboya, Etiopía, Bangladesh y Uganda, alcanzaron el ODM de reducir la tasa de mortalidad de los menores de cinco años en dos terceras partes o más[1].
  • Entre 2000 y 2015, 21 países de África subsahariana invirtieron una tendencia ascendente de la mortalidad, o por lo menos triplicaron su ritmo de progreso en comparación con la década de 1990.

“Salvar las vidas de millones de niños en contextos urbanos y rurales, en los países ricos y pobres, es uno de los primeros grandes logros del nuevo milenio, y uno de los mayores retos de los próximos 15 años es acelerar aún más este progreso”, dijo la Directora Ejecutiva Adjunta de UNICEF, Yoka Brandt. “Los datos nos indican que millones de niños no morirán si realizamos un mayor esfuerzo para llegar a todos los niños”.

Las soluciones sencillas, de gran impacto y rentables que contribuyeron a esta extraordinaria reducción de la mortalidad de los niños menores de cinco años incluyen la atención especializada en la etapa prenatal, durante el parto y en la etapa postnatal; la lactancia materna; la inmunización; las  mosquiteras tratadas con insecticida; el agua y el saneamiento mejorados; la terapia de rehidratación oral para combatir la diarrea; los antibióticos para la neumonía; los suplementos nutricionales y los alimentos terapéuticos.

A pesar de estos impresionantes progresos, el mundo no ha cumplido la meta de los ODM de reducir en dos tercios la mortalidad de los menores de cinco años.

Se estima que entre 1990 y finales de 2015 236 millones de niños habrán muerto antes de cumplir cinco años, por causas en su mayoría prevenibles. Hoy en día las principales causas de la mortalidad de los menores de cinco años incluyen la prematuridad, la neumonía, las complicaciones durante el parto, la diarrea y el paludismo. La desnutrición contribuye a casi la mitad de las muertes de niños menores de cinco años.

Los ODS instan  a los países a aumentar considerablemente sus esfuerzos para que las tasas de mortalidad de menores de cinco años se reduzcan a 25 muertes (o menos) por cada 1.000 nacidos vivos en 2030. Al aumentar el ritmo, especialmente en los países que están rezagados, el mundo podría salvar la vida de 38 millones más de niños menores de cinco años.

Nota para los editores:

Para descargar el informe: Descargar el informeaquí

Para descargar imágenes de calidad profesional y nuevo material de archivo de Bangladesh, Tanzania y Malawi:http://UNI.cf/1FnX3f6

Sobre Una promesa renovada

Desde su inicio en  2012, Una promesa renovada se ha centrado en promover el Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) 4, que consiste en reducir la tasa de mortalidad de menores de cinco años en dos terceras partes entre 1990 y 2015, y continuar el esfuerzo hasta que no haya ningún niño ni ninguna madre que muera por causas que se puedan evitar. La visión y los principios que promueve Una promesa renovada –el compromiso político, la rendición de cuentas y la movilización social para evitar todas las muertes infantiles prevenibles en todos los países en el lapso de una generación– se incluirán en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que se pondrán en marcha a finales de mes.

Los aliados que apoyan Una promesa renovada se han comprometido a llevar a cabo cinco medidas prioritarias:

1.    Aumentar los esfuerzos en los países que hacen frente a los mayores retos en la mortalidad de menores de cinco años;

2.    Ampliar el acceso a las poblaciones marginadas en todo el mundo;

3.    Abordar las causas de la mayoría de las muertes de niños menores de cinco años;

4.    Hacer un mayor hincapié en las causas subyacentes de la mortalidad infantil, como la educación y empoderamiento de las mujeres;

5.    Unirse en torno a un objetivo compartido y utilizar métricas comunes para realizar un seguimiento del progreso.


[1] Los países de bajos ingresos son: Camboya, Etiopía, Eritrea, Liberia, Madagascar, Malawi, Mozambique, Nepal, Níger, Ruanda, y la República Unida de Tanzania. Los países de ingresos medios son: Armenia, Bangladesh, Bután, Bolivia (Estado Plurinacional de), Egipto, El Salvador, Georgia, Indonesia, Kirguistán, Nicaragua, Timor Este, Yemen.

Más información:

Kate Donovan, UNICEF, Nueva York, 1917 378 2128, kdonovan@unicef.org

Rita Ann Wallace, UNICEF, Nueva York, 1917 213-4034, rwallace@UNICEF.org

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, 609 160 051 / 91 378 95 55, bvicente@unicef.es