12.000 niños rohingya llegan cada semana a Bangladesh para huir de la violencia en Myanmar

UNICEF insta a apoyar los llamamientos humanitarios para los niños rohingya, días antes de una conferencia internacional de donantes

12.000 niños rohingya llegan cada semana a Bangladesh para huir de la violencia en Myanmar

DHAKA, Bangladesh/ GINEBRA, 20 de octubre 2017- Las desesperadas condiciones de vida y las enfermedades transmitidas por el agua son las mayores amenazas para los más de 320.000 niños rohingya refugiados que han huido a Bangladesh desde finales de agosto. Solo en los últimos días han llegado unos 10.000.

“Muchos niños rohingya refugiados en Bangladesh han presenciado en Myanmar atrocidades que ningún niño debería ver nunca, y todos han sufrido pérdidas tremendas”, asegura el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. “Estos niños necesitan urgentemente comida, agua potable, saneamiento, y vacunas que les protejan de las enfermedades que surgen en las emergencias. Pero también necesitan ayuda para superar todo lo que han sufrido ya. Necesitan educación. Necesitan terapia. Necesitan esperanza. Si no les proporcionamos todo esto ahora, ¿cómo crecerán y se convertirán en ciudadanos productivos para sus sociedades? Esta crisis está robando su infancia. No debemos dejar que también robe su futuro”.

Más de medio millón de personas rohingya, casi el 60% de ellos niños, han cruzado desde finales de agosto a Cox’s Bazaar, distrito de Bangladesh, huyendo de la terrible violencia en Myanmar. Se han unido a otros 200.000 que habían llegado previamente. Cada día llegan entre 1.200 y 1.800 niños.

Un nuevo informe de UNICEF, Marginados y desesperados: los niños rohingya afrontan un peligroso futuro, refleja que la mayoría de refugiados vive en asentamientos improvisados que están superpoblados y en condiciones insalubres. A pesar de los esfuerzos de ayuda internacional, encabezados por el gobierno de Bangladesh, las necesidades esenciales de muchos niños no están cubiertas.

“Los refugiados siguen llegando, pero ya podemos ver los terribles peligros que afrontan los niños”, explica el representante de UNICEF en Bangladesh, Edouard Beigbeder. “Viven al raso y hay escasez de comida, agua y saneamiento. En estas condiciones, el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua es palpable”.

En los campos se han detectado niveles altos de desnutrición severa aguda, y faltan servicios prenatales para madres y bebés. Además, es necesario ampliar el apoyo a los niños traumatizados por la violencia.

Según el informe, debido al establecimiento caótico de los campos, los niños y jóvenes podrían caer presa de traficantes y otras personas que podrían explotarles y manipularles.

UNICEF hace un llamamiento para que se ponga fin a las atrocidades contra los civiles en el estado de Rakhine (Myanmar) y para que los actores humanitarios obtengan acceso inmediato e ilimitado a todos los niños afectados por la violencia allí. En estos momentos UNICEF no tiene acceso a los niños rohingya al norte del estado de Rakhine.

El informe incide en que se necesita una solución a largo plazo, que aborde la apatridia y la discriminación, tal y como recomienda la Comisión Consultiva del Estado de Rakhine.

Antes de la conferencia internacional de donantes que tiene lugar el 23 de octubre en Ginebra, UNICEF insta a los donantes a que respondan con urgencia a las necesidades del último Plan de Respuesta Humanitaria para Bangladesh, lanzado por Naciones Unidas y sus agencias humanitarias, por valor de 434 millones de dólares (más de 368 millones de euros). UNICEF necesita 76,1 millones de dólares (unos 64,6 millones de euros) para abordar las necesidades más inmediatas de los niños rohingya, tanto los recién llegados a Bangladesh como las que ya estaban allí y los de las comunidades de acogida vulnerables. 

La prioridad del llamamiento es aumentar la provisión de agua, saneamiento e higiene, ya que preocupa un posible brote de diarrea y otras enfermedades transmitidas por el agua. La mayoría de niños rohingya no están completamente vacunados contra enfermedades como el sarampión. UNICEF se está centrando también en proporcionarles servicios de aprendizaje y apoyo en los espacios amigos de la infancia, y está trabajando con sus aliados para abordar la violencia de género.

UNICEF pide acciones urgentes para cuatro áreas clave:

  1. Apoyo internacional y fondos para los Planes de Respuesta Humanitaria para Bangladesh y Myanmar.
  2. Protección para los niños rohingya y sus familias, y acceso humanitario inmediato e ilimitado para todos los niños afectados por la violencia en el estado de Rakhine.
  3. Apoyo a una vuelta de refugiados rohingya a Myanmar segura, voluntaria y digna.
  4. Una solución a largo plazo para la crisis, que incluya la implementación de las recomendaciones de la Comisión Consultiva del Estado de Rakhine.

Nota para los editores:

Los niños rohingya forman parte de los 50 millones de niños que se han visto desarraigados de sus hogares debido a un conflicto, la pobreza o el clima extremo. El año pasado, UNICEF lanzó la campaña global Niños desarraigados para subrayar la difícil situación de estos niños altamente vulnerables.

Para descargar el informe, pincha AQUÍ.

Para descargar material audiovisual, pincha AQUÍ.

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes.

Para más información:
Belén de Vicente
UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55
E-mail: comunicacion@unicef.es