Sudán del Sur: la desnutrición amenaza la vida de miles de niños

Decenas de miles de niños menores de cinco años están en riesgo de morir en Sudán del Sur

A pesar de la mejora temporal en la situación de seguridad alimentaria, la desnutrición sigue afectando gravemente a los niños de Sudán del Sur, sobre todo a los más pequeños.

En el país se siguen registrando altos índices de enfermedades, escasez de agua potable y falta de acceso a cuidados sanitarios básicos. La diarrea y otras enfermedades impiden que los niños absorban los nutrientes, por lo que, aunque tengan alimentos, pueden seguir estando peligrosamente desnutridos.

Aquellos que se encuentran en zonas de conflicto, especialmente los 1,4 millones de desplazados internos –más de la mitad de los cuales son niños–, son los que corren más riesgos.

Sudán del Sur: llevar ayuda a los niños es un reto

Las tasas de desnutrición infantil se encuentran en niveles críticos o graves en la mayor parte de Sudán del Sur. En las zonas donde se concentra un mayor número de personas desplazadas a causa del conflicto, los índices de desnutrición aguda en los niños están por encima del 30%; esto es más del doble del nivel que se reconoce oficialmente como de emergencia.

Llevar ayuda humanitaria a los niños con desnutrición supone un gran reto debido a la constante inseguridad y a la temporada de lluvias, que ha dejado casi todas las carreteras del país cortadas.

“Tenemos que aprovechar la próxima estación seca, y la consiguiente mejoría en las carreteras, para distribuir suministros vitales para el tratamiento de los niños que sufren desnutrición. Es fundamental que seamos capaces de acelerar nuestra respuesta durante este periodo de oportunidades”, explica Jonathan Veitch, representante de UNICEF en Sudán del Sur.

El último informe del Sistema de Clasificación Integrada de Seguridad Alimentaria (IPC por sus siglas en inglés) señala que 1,5 millones de personas se encontrarán en “niveles de crisis y emergencia por inseguridad alimentaria” de septiembre a diciembre, lo que indica una ligera mejoría desde las últimas previsiones, ya que los próximos meses coinciden con la cosecha. El grupo de expertos también reconoce la labor de la ayuda humanitaria en la mejora de algunas zonas.

Sudán del Sur: los pronósticos siguen siendo preocupantes

Las inundaciones complican la llegada de la ayuda
El IPC advierte que los pronósticos para 2015 siguen siendo preocupantes, con 2,5 millones de personas en niveles de crisis y emergencia de enero a marzo. Aunque la previsión no llega más allá de marzo de 2015, los meses de escasez en Sudán del Sur normalmente alcanzan su punto máximo en mayo. Los niños, que siempre son los que más sufren la falta de alimentos, estarán por lo tanto en grave riesgo de desnutrición.

UNICEF ha ampliado masivamente la ayuda humanitaria en respuesta a la crisis en Sudán del Sur. En colaboración con el Programa Mundial de Alimentos (PMA), UNICEF ha incrementado los servicios para los niños con desnutrición a través de la ejecución directa y de colaboraciones adicionales con ONG nacionales e internacionales.

Desde abril, UNICEF ha proporcionado tratamiento para la desnutrición aguda a 55.000 niños menores de cinco años y pronostica que, con la continua ampliación de sus acciones, podrá llegar a 120.000 a finales de este año.

UNICEF necesita urgentemente 19 millones de euros para poder seguir ampliando su respuesta nutricional y adquirir suministros vitales durante la próxima estación seca.

Ayuda a evitar la hambruna en Sudán del Sur