Semana de la lactancia materna

El 1 de agosto comienza la Semana Mundial de la Lactancia Materna, la práctica más económica y eficaz de salvar la vida de un niño. 

 

No hay ninguna otra intervención en la salud que tenga un beneficio tan grande para las madres y sus bebés y que cueste tan poco a los Gobiernos, como la lactancia materna”, dijo Geeta Rao Gupta, directora ejecutiva adjunta de UNICEF. “La lactancia materna es la primera inmunización del bebé, especialmente en lugares donde la leche en polvo es cara y corre el riesgo de contaminarse con agua de poca calidad”. 
 
Los niños que reciben lactancia materna durante los primeros seis meses de vida tienen 14 veces más posibilidades de sobrevivir que los que no la han recibido. Empezar a amamantar al niño desde su primer día de vida reduce la mortalidad del recién nacido en un 45 por ciento
 
Además, la lactancia materna ayuda a prevenir la obesidad del bebé y futuras enfermedades crónicas. Estudios realizados en Estados Unidos y Reino Unido señalan que los niños que reciben lactancia materna  enferman menos que los que no la reciben.
 

BENEFICIOS PARA MADRES Y NIÑOS

Pero la lactancia materna no solo ofrece beneficios al bebé, también a las madres. Las mujeres que realizan la práctica de la lactancia materna tienen menos posibilidades de quedarse embarazadas durante los seis meses después de dar a luz, se recuperan antes del parto y vuelven a su peso anterior más rápido. Hay evidencias que muestran que sufren menos depresiones post parto y que tienen menor riesgo de sufrir cáncer de mama u ovarios en el futuro. 
 
Sin embargo, y a pesar de estos beneficios demostrados mundialmente, solo el 39 por ciento de los niños menores de seis meses recibieron lactancia materna en 2012. Se trata de una cifra que ha aumentado muy poco en las últimas décadas. No obstante, los países con políticas y programas de apoyo han sido capaces de aumentar sus tasas de lactancia materna de manera significativa.
 

HACEN FALTA POLÍTICAS DE APOYO

China, que recientemente llamó la atención de los medios por su fuerte demanda de leche en polvo, tiene una tasa de lactancia materna exclusiva de solo el 28 por ciento. En un intento de aumentar esas tasas tan bajas en el país más poblado del mundo, UNICEF, junto con el Centro Nacional para la Salud de Mujeres y Niños, lanzó en mayo la campaña 10m2 de amor, para localizar, registrar, certificar y publicitar habitaciones para lactancia materna, con el fin de concienciar y apoyar esta práctica
 
La campaña ha lanzado un portal web, en el que cualquier empresa u organización puede pedir habitaciones de lactancia materna para sus empleados y clientes. Además, se está desarrollando una aplicación para el móvil que localiza estas habitaciones. 
 
Otro país que ha conseguido avances importantes ha sido Camboya, Togo y Zambia también incrementaron sus tasas.
 
En el otro lado de la balanza está Túnez, Indonesia y Nigeria, donde la tasa de lactancia materna está disminuyendo. Somalia, Chad y Sudáfrica presentan las tasas más bajas del mundo.
 
Se necesitan políticas más comprometidas y específicas que sean prioritarias,  así como un mayor consenso en todo el mundo a la hora de promover esta práctica que salva vidas