El 88% de los adolescentes del mundo vive en países en desarrollo y se enfrenta a grandes desafíos

Es posible interrumpir el ciclo de la pobreza y la desigualdad a través de la inversión en los 1.200 millones de adolescentes de 10 a 19 años de edad que hay en el mundo. Es la conclusión que se desprende del informe El Estado Mundial de la Infancia 2011, publicado bajo el título La adolescencia: una época de oportunidades.

“La adolescencia es un período crucial en el que tenemos la posibilidad de consolidar losavances que hemos logrado en la primera infancia, pero también es una época en la que se corre el peligro de perder los logros conquistados”, afirmó Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF.

“A partir de ahora, debemos dedicar más atención a los adolescentes, y en especial a las niñas adolescentes, invirtiendo en su educación y su salud, y adoptando medidas que les permitan incorporarse en el proceso de mejorar sus propias vidas”, añadió Lake.

Mantener los avances logrados en la infancia

Gracias a las inversiones realizadas en los niños menores de 10 años durante las dos décadas pasadas se han logrado grandes avances en beneficio de la infancia. Así, se ha conseguido:

- Reducir en un 33% la tasa mundial de mortalidad de menores de cinco años.

- En la mayoría de las regiones del mundo la asistencia escolar primaria de las niñas está casi a la par de la de los niños.

- Millones de niños disfrutan de mayor acceso al agua potable.

- Acceso cada vez mayor a los servicios médicos básicos, como campañas periódicas de vacunación.

Sin embargo, se han producido menores avances en los adolescentes:

- Más de 70 millones de jóvenes en edad de cursar la educación secundaria no asisten a clases.

- Las niñas tienen menor acceso que los niños a la educación secundaria.

Esta situación implica un alto riesgo de que los adolescentes se expongan a peligros como explotación, abuso y violencia.

En Brasil, por ejemplo, entre 1998 y 2008, se salvaron las vidas de 26.000 niños menores de un año, lo que determinó una notable reducción de la mortalidad infantil. Pero en ese mismo decenio murieron asesinados 81.000 adolescentes brasileños de 15 a 19 años de edad.

Las desigualdades se acentúan durante la adolescencia

Las desigualdades y la pobreza se manifiestan de manera más evidente durante la adolescencia.

Los adolescentes que viven en situación de pobreza o marginalidad tienen menos probabilidades de pasarde la educación primaria a la secundaria, y correnmayor peligro de ser objeto deexplotación, abuso y violencia, especialmente si se trata de niñas.

Este es el caso de las niñas que trabajan como empleadas domésticas o que contraen matrimonio cuando aún son demasiado jóvenes, lo que les pone en riesgo de quedar atrapadas en el ciclo negativo de la maternidad prematura y las altas tasas de mortalidad materna y de desnutrición infantil.