Cumbre sobre migrantes y refugiados: porqué es una oportunidad histórica

Cumbre sobre migrantes y refugiados: porqué es una oportunidad histórica

La primera cumbre sobre migrantes y refugiados que tiene lugar esta semana en la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York representa una oportunidad histórica y te contamos porqué:

  • Porque puede responder a uno de los desafíos éticos y de derechos humanos más importante de nuestro  tiempo: garantizar que los movimientos migratorios en el mundo se realizan en condiciones de dignidad, y que las políticas migratorias y de control de fronteras respetan los derechos humanos.
  • Porque puede salvar la vida de muchos niños migrantes y refugiados que se lanzan desesperados a viajes muy peligrosos, abriendo vías legales y seguras para migrar y pedir asilo.
  • Porque, actuando firmemente sobre las causas, puede conseguir que las personas solo salgan de sus hogares porque lo desean y no porque se ven obligados a ello. Unos 28 millones de niños lo han hecho a causa de las guerras y la violencia, y el porcentaje va en aumento.
  • Porque puede darle un impulso más a la solución de la crisis de refugiados en Europa.

Para ello, las voces de los niños migrantes y refugiados, su situación y sus peticiones deben estar en el corazón de los debates que tienen lugar tanto en la Reunión Plenaria de Alto Nivel de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre los Desplazamientos a gran escala de Migrantes y Refugiados, el 19 de septiembre, como en la Cumbre de Líderes sobre la Crisis Global de Refugiados convocada al día siguiente por el presidente estadounidense Barack Obama.

Desde UNICEF reclamamos la adopción de 6 acciones concretas y urgentes para proteger y ayudar a los niños desplazados, refugiados y migrantes:

  • Vías legales y seguras, de forma que se aceleren las reubicaciones y reasentamientos  y los procesos de reunificación familiar.
  • Acceso a servicios esenciales, como la salud y la educación.
  • Protección frente a todo tipo de explotación y violencia, sobre todo si están solos.
  • Fin de las detenciones y búsqueda de alternativas.
  • Que se atajen las causas que obligan a los niños a marcharse de sus hogares, cumpliendo los compromisos que surjan.
  • Medidas contra la discriminación y la xenofobia.

¿Niños antes que extranjeros?

Coincidiendo con la primera cumbre sobre migrantes y refugiados de la ONU, hemos presentado este lunes en Caixa Forum Madrid nuestro informe internacional Desarraigados: Una crisis creciente para los niños refugiados y migrantes.

En una jornada titulada ¿Niños antes que extranjeros?, hemos analizado -junto a representantes de la Administración, políticos, expertos, periodistas y ciudadanos- la situación de la infancia migrante en distintas partes del mundo y los principales retos que afronta en esta materia en España, donde viven casi 600.000 niños y niñas migrantes, incluyendo refugiados y solicitantes de asilo.

En nuestro país, al igual que en la Unión Europea y en todo el mundo, estos niños, acompañados o no, encuentran numerosas barreras (legales, administrativas, socioeconómicas y discriminación) en el disfrute de sus derechos y viven una situación de vulnerabilidad, ya que son  uno de los colectivos que más sufre la desigualdad en el ámbito educativo y la pobreza. Por ello, deben recibir la respuesta específica que necesitan.

Igualmente, España debe, entre otras medidas, acelerar el cumplimiento de sus compromisos en materia de reubicación y reasentamiento de refugiados; abrir vías legales y seguras para que estos niños puedan llegar a nuestro país sin arriesgar su vida; y flexibilizar las condiciones en los procesos de reunificación familiar.

¡Los niños primero! Porque los niños son siempre los principales afectados, los más vulnerables y los primeros en necesitar ayuda.