Tifón en Filipinas: espacios seguros para los bebés y sus madres

Post de Diana Valcárcel, cordinadora de proyectos de comunicación de UNICEF España

UNICEF y sus aliados han puesto en marcha espacios donde las madres y los bebés afectados por la devastación del tifón Haiyan pueden retirarse para relajarse y comenzar el largo camino hacia la recuperación.

Antes, durante y después del tifón Haiyan, las mujeres como la Sra. Yuzol disfrutaron la alegría y los desafíos que supone dar a luz.
 
Desde la llegada del tifón, muchas de estas madres se han refugiado en centros de evacuación. Algunas han quedado viudas después de la tormenta. Han dado a luz a sus bebés en una situación depérdida, algunas de ellas en medio de una nueva situación de pobreza. Algunas son madres por primera vez, otras no.
 
En alianza con Acción contra el hambre, UNICEF ha puesto en marcha tiendas de campaña acogedoras para los progenitores y los bebés, como la que utilizan la Sra. Yuzol y Kathlyn para descansar. En Tacloban hay cuatro de estas tiendas, y una de ellas se encuentra en la municipalidad de Dulga.
 

Ayuda a Filipinas: los niños pueden jugar con juguetes para el desarrollo

Estos espacios ofrecen a las madres y a los bebés un lugar limpio,seguro y tranquilo para recuperarse de la conmoción que ha supuesto la tormenta, para que las madres amamanten y para que los bebés se relajen y jueguen lejos de los hacinados centros de evacuación o de los refugios donde viven ahora.
 
Los espacios ofrecenactividades para que las madres y losbebés se sientan mejor. Trabajadores locales enseñan a las madres ejercicios de relajación con sus bebés. Los grupos de terapia ayudan a las madres a compartir sus sentimientos.
 
Mientras las madres amamantan sin tensiones, los niños menores de dos años puedenjugar con los juguetes del conjunto para el desarrollo en la primera infancia. 
 
Un paso importante hacia larecuperación es que las madres comiencen a procesar sus sentimientos.
 
“Las madres no tenido tiempo después del tifón de expresar sus sentimientos”, explica la psicóloga de Acción Contra el Hambre Nuria Díez Carrillo. “Han estado demasiado ocupadas tratando de encontrar comida y agua para sus hijos, de protegerlos. Están exhaustas, asustadas y con estrés, y esto ha afectado su relación con sus hijos”.
 
“Todas las mujeres han perdido personas esenciales en sus vidas, pero no han tenido tiempo de asimilarlo”, continúa la Sra. Díez Carillo. “En las tiendas de campaña tienen la oportunidad de realizar una pausa por primera vez, así que lloran, y esto es bueno para ellas.

“Es bueno que expresen sus sentimientos y que los compartan con otras madres que están en la misma situación”, añade. “Están estableciendo un sentimiento de comunidad, ayudándose unas a otras”.
La Sra. Yuzol dice que cuando llegó el tifón, subió hacia una casa más alta para protegerse a sí misma y a su bebé por nacer. Kathlyn nació en el hospital público. “Yo estaba muy contenta de tener a mi bebé”, dice. Los padres de su marido murieron a causa del tifón.