UNICEF alerta del peligro que corren las generaciones futuras si no se toman medidas urgentes contra la malnutrición

200 millones de niños menores de cinco años sufren malnutrición

NUEVA YORK - Según el informe de UNICEF publicado hoy, Seguimiento del progreso en el desarrollo de las madres y los niños, aproximadamente 200 millones de niños menores de cinco años en países en vías de desarrollo sufren de malnutrición infantil como consecuencia de la desnutrición crónica materna e infantil.

La malnutrición está en el origen de la tercera parte de las muertes de los niños menores de cinco años. A menudo es invisible hasta que se convierte en malnutrición severa: niños que aparentemente parecen tener un buen estado de salud pueden estar en grave peligro de sufrir serios y daños permanentes para su salud y desarrollo físico.

Según Ann M. Veneman Directora Ejecutiva de UNICEF, la malnutrición roba la fuerza física del niño y le hace estar desprotegido a la hora de combatir contra una posible enfermedad y esto es algo muy peligroso. “Más de una tercera parte de los niños que mueren de neumonía, diarrea y otras enfermedades podrían haber sobrevivido de no haber estado malnutridos”

Los primeros 1000 días hasta los dos años son los más críticos en el desarrollo del niño. Las carencias nutricionales durante este período pueden reducir la capacidad para luchar y superar una enfermedad además de verse afectadas las capacidades sociales y mentales del niño.

“Aquellos niños que han sufrido malnutrición a menudo tienen mala salud a lo largo de sus vidas y ven sus habilidades cognitivas dañadas o limitadas sus capacidades de aprendizaje y las posibilidades de ganar un salario digno”, declara Veneman. “Se ven atrapados en un círculo vicioso inter-generacional de mala salud y pobreza”

La atrofia en el crecimiento es la consecuencia de una permanente malnutrición durante la Infancia. La malnutrición aguda se ve asociada a problemas en el desarrollo mental y suele ser imposible de corregir. Un niño que sufra de malnutrición aguda es probable que a lo largo de su vida sufra de mala salud y bajo rendimiento, así es que la solución radica en la prevención. Más del 90 por ciento de estos niños viven en África y Asia.

Una nutrición inadecuada causa también insuficiencia ponderal en los niños. Los niños con un peso por debajo del recomendado experimentan también problemas de salud y de desarrollo pero estos problemas se pueden solventar si se mejora la nutrición y la salud durante la Infancia.

La buena noticia es que la reducción y la erradicación de la malnutrición son realmente factibles. Se han hecho grandes progresos en este campo mediante la puesta en marcha de iniciativas de bajo coste y alto impacto tales como el suministro de micronutrientes a las poblaciones vulnerables del mundo entero. Por ejemplo, se ha hecho un esfuerzo significativo al proveer a los niños de sal yodada y suplementos de vitamina A, lo que ha contribuido a la reducción de la mortalidad infantil. En los países en vías de desarrollo, el porcentaje de niños menores de cinco años que han recibido las dosis adecuadas de vitamina A se ha duplicado pasándose de un 41% en el 2000 a un 88 % en el 2008.

De todas las intervenciones probadas, la alimentación exclusiva con leche materna durante los seis primeros meses de vida junto con una alimentación complementaria adecuada, puede tener un impacto directo y significativo en la supervivencia del niño, reduciendo potencialmente la
mortalidad de los niños menores de cinco años en un 12- 15%.

A pesar de que el 90 por ciento de los niños que sufren de malnutrición aguda viven en Asia y África se han dado enormes progresos en ambos continentes. En Asia la prevalencia de malnutrición aguda descendió de un 44 % en el 1990 a un 30 por ciento en el 2008, mientras que en África se paso de un 38 por ciento en el 1990 a un 34 por ciento en el 2008.

“Los compromisos globales en materia de seguridad alimentaria, la nutrición y la agricultura sostenible constituyen elementos imprescindibles de una amplia agenda que ayudará a atajar las problemáticas que se reflejan en este Informe,” declara Veneman. “Si no se presta hoy atención para tratar las causas de la malnutrición en niños y mujeres, los costes serán considerablemente más altos el día de mañana”.

Más información:

Esther Huerta, Laura Rubio-Salazar
UNICEF España. Dirección de Comunicación
91 378 95 58 / 609 160 051
ehuerta@unicef.es