Los niños solicitantes de asilo se encuentran con importantes carencias en la protección y el acceso a servicios

FLORENCIA, 20 de marzo 2018- A pesar de que el mundo vive un compromiso mundial récord con los derechos de los niños, los países nórdicos no están siendo capaces de proporcionar una protección y servicios integrales a los niños solicitantes de asilo. ¿Protegidos sobre el papel? Un análisis de la respuesta de los países nórdicos a los niños solicitantes de asilo, realizado por el Centro de Investigaciones Innocenti de UNICEF, informa de las normas jurídicas y procedimentales para los niños migrantes y refugiados, y hasta qué punto se están aplicando sobre el terreno en Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia.

Los niños solicitantes de asilo se encuentran con importantes carencias en la protección y el acceso a servicios

¿Protegidos sobre el papel? documenta una clara tendencia en estos cinco países nórdicos de dar prioridad a la ley migratoria por encima de las obligaciones internacionales que marca la Convención sobre los Derechos del Niño. Según el informe, a pesar de que las medidas legales y procedimentales apropiadas se establecieron hace tiempo, los fallos en su aplicación exponen a muchos niños a riesgos significativos durante sus procesos de petición de asilo, así como importantes carencias en los servicios de protección, atención sanitaria y educación.

“Los países nórdicos objeto de este informe tienen una merecida buena reputación en la protección de los derechos de los niños. Sin embargo, nuestra investigación revela obstáculos significativos en la atención y tratamiento a los niños solicitantes de asilo en los cinco países”, explica Sarah Cook, directora del Centro de Investigaciones Innocenti de UNICEF. “Esto supone un poderoso recordatorio de que la comunidad global debe tomarse en serio el compromiso de proteger los derechos de todos los niños, independientemente de su estatus migratorio o de asilo”.

El informe, encargado por los cinco Comités Nacionales nórdicos de UNICEF, se basa en un profundo análisis legal, una evaluación de la aplicación práctica de los procedimientos –tanto carencias como buenas prácticas- y entrevistas con los principales expertos en migración y derechos de la infancia de los cinco países. También ofrece recomendaciones detalladas de cómo se deberían reforzar las garantías jurídicas para cumplir con los compromisos internacionales.

En muchos casos los oficiales de inmigración están encargados de tomar decisiones críticas y coordinar la atención urgente a los niños, en vez de hacerlo los especialistas en protección infantil. La consecuencia es que la evaluación adecuada del interés superior del niño –un principio clave de la Convención sobre los Derechos del Niño- no se aplica de manera uniforme para todos los niños solicitantes de asilo. Otro de los problemas frecuentes que se ha identificado es una tendencia por parte de los servicios locales a coordinar, comunicar y aplicar los principios y normas nacionales de una manera deficiente.

La tutela es un mecanismo clave de protección para los niños no acompañados y separados; sin embargo, en algunos casos no hay cortafuegos suficientes entre el sistema de tutores y los servicios de inmigración. Las entidades de protección infantil deberían impulsar el establecimiento de procedimientos claros para reclutar, formar, supervisar y dar apoyo a los tutores.

“No se puede permitir que estos niños que solicitan asilo en los países nórdicos estén en una especie de limbo”, asegura Bina D’Costa, especialista de investigación en migración en el Centro de Investigaciones de UNICEF. “La falta de coordinación, o la falta de información y transparencia sobre dónde y cómo pueden acceder los niños a servicios esenciales no debería evitar que reciban el apoyo y atención urgentes que merece todo niño”.

Mientras que los países nórdicos tienen mecanismos bien establecidos para permitir que las opiniones de los niños se tengan en cuenta en los asuntos que les afectan, los niños solicitantes de asilo tienen pocas, esporádicas e inconsistentes oportunidades de que sus voces sean escuchadas. Esto tiene profundas implicaciones de los derechos de los niños en las evaluaciones de su edad, la determinación de su interés superior, la tutela y el procedimiento de asilo.

Los niños solicitantes de asilo pueden acceder en general a tratamiento médico básico, pero el alcance total de los servicios de atención sanitaria a familias varía ampliamente según estados y municipios. Como resultado, los derechos no siempre están claros para los pacientes ni para los médicos. Bajo estas circunstancias, el creciente fenómeno de problemas de salud mental entre niños sujetos a largos periodos de incertidumbre sobre su estatus legal es una preocupación primordial.

La mayoría de los sistemas educativos de los estados nórdicos han hecho frente a la llegada de niños refugiados desde 2015, pero las barreras legales y administrativas a menudo implican que los niños tengan que esperar mucho antes de entrar en los sistemas escolares generales y en los programas de aprendizaje temprano.

Algunos informes han alertado de la detención de niños solicitantes de asilo durante breves periodos, aunque las leyes nacionales prohíben la detención de cualquier persona menor de 18 años, en línea con la Convención sobre los Derechos del Niño. En algunos casos, los niños demandantes de asilo han sido devueltos con sus familias a la fuerza, mientras que los niños separados o no acompañados han sido deportados al alcanzar los 18 años.

¿Protegidos sobre el papel? detalla recomendaciones generales y concretas para cada país sobre las políticas y procedimientos, dirigidas a que los países analizados cumplan por completo con la Convención sobre los Derechos del Niños, como solicitan la Agenda para la Acción de UNICEF y la Hoja de Ruta para los niños separados y no acompañados en Europa, desarrollada por ACNUR, UNICEF y el Comité Internacional de Rescate.

Selección de recomendaciones generales para los países nórdicos:

1. Reiterar la primacía de la Convención sobre los Derechos del Niño sobre las leyes de migración y asilo, y adquirir un compromiso explícito para aplicar las mismas reglas y normas a los niños solicitantes de asilo que al resto de niños, durante todo el tiempo que permanezcan en el país.

2. Garantizar que las leyes, las políticas y las prácticas establezcan la derivación de todos los niños demandantes de asilo a las autoridades de protección infantil inmediatamente después de su llegada, y que esa derivación se convierta en uno de los elementos del proceso de registro.

3. Eliminar las barreras que se encuentran los niños solicitantes de asilo para matricularse rápidamente y lograr una inclusión plena en las escuelas convencionales y en los programas de aprendizaje temprano.

4. Garantizar que el acceso por parte de los niños demandantes de asilo a una misma atención sanitaria, incluida la atención a salud mental, sirve para integrarles en los sistemas nacionales de salud, en los países que corresponda.

5. Eliminar los requisitos de residencia para los usuarios de los servicios e instalaciones de protección infantil, para garantizar que son accesibles para las mujeres y niños demandantes de asilo cuando lo necesiten.

6. Revisar los servicios de tutela y establecer un código de buenas prácticas para garantizar que tanto los tutores como los representantes legales están disponibles para cada niño demandante de asilo nada más llegar.

Agenda para la Acción de UNICEF:

Este informe ofrece importantes pruebas regionales que apoyan el llamamiento global de UNICEF para proteger a los cerca de 50 millones de niños en tránsito. La Agenda se basa en seis políticas prioritarias para aplicar en todos los países:

1. Exigir que se actúe sobre las causas que desarraigan a los niños de sus hogares: mejorar los esfuerzos para proteger a los niños del conflicto y abordar las causas originarias de la violencia y la pobreza.

2. Contribuir a que los niños desarraigados permanezcan en la escuela y estén sanos: aumentar los esfuerzos colectivos para garantizar a los niños desarraigados un acceso a educación y servicios sanitarios, refugio, nutrición, y agua y saneamiento.

3. Mantener a las familias unidas y dar a los niños un estatus legal: reforzar las políticas para evitar que los niños sean separados de sus familias mientras están en tránsito, y agilizar los procedimientos para reunirlos con sus familias.

4. Terminar con las detenciones de los niños refugiados y migrantes e implantar alternativas prácticas: los niños no acompañados y separados deberían ubicarse en hogares de acogida o en otros dispositivos familiares o comunitarios.

5. Combatir la xenofobia y la discriminación: los líderes locales y las organizaciones deben contribuir para combatir la xenofobia y construir un mayor entendimiento entre los niños desarraigados, las familias y las comunidades de acogida.

6. Proteger a los niños desarraigados de la explotación y la violencia: aumentar los canales seguros y legales para los niños que migran y solicitan asilo, combatiendo la trata de personas y reforzando los sistemas de protección infantil.

Para descargar el informe (en inglés), pincha AQUÍ

Material audiovisual disponible AQUÍ.

Sobre el Centro de Investigaciones Innocenti de UNICEF: El Centro de Investigaciones Innocenti de UNICEF desarrolla investigaciones sobre temas emergentes o actuales para informar de las políticas y programas de UNICEF y sus aliados, fomentar debates globales sobre los derechos de la infancia y el desarrollo, e informar de las investigaciones globales y de la agenda política sobre infancia, especialmente la más vulnerable.

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes.

Para más información:
Belén de Vicente
UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55
E-mail: comunicacion@unicef.es