¿Qué opinan los niños y niñas españoles?

En UNICEF Comité Español hemos querido festejar el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), escuchando las opiniones políticas y sociales de más de 8.500 niños y adolescentes de toda España, mediante la herramienta Barómetro de opinión de infancia y adolescencia 2019.

Sus preocupaciones políticas y sociales

Las desigualdades de género y la violencia, junto con el terrorismo, la pobreza extrema, el racismo, las desigualdades económicas y el deterioro del medioambiente son las principales preocupaciones que manifiestan los niños, niñas y adolescentes de los 133 centros educativos que han participado en la encuesta.

Perciben que la sociedad española no le otorga la misma importancia a las cuestiones que para ellos son muy relevantes, como la educación y la formación, dando prioridad a la política y la economía, siendo ambos aspectos muy mal valorados por los niños y niñas, y manifestando altos niveles de desconfianza tanto en las instituciones gubernamentales como en los representantes políticos (cada vez más a mayor edad y especialmente a nivel estatal, a diferencia del nivel municipal).

Su implicación como ciudadanos y ciudadanas

El 65% de los niños y niñas se informan y hablan de asuntos políticos y sociales a diario o semanalmente. Más de la mitad se sienten identificados con una ideología política concreta y, casi en la misma proporción, afirman que, de tener la posibilidad, sí votarían (a un partido político o en blanco).

No obstante, sigue siendo bajo su concurso en órganos de participación infantil o adolescente (solo el 16% dice que participa en alguna asociación u órgano), así como su motivación para implicarse en el futuro en asuntos que afectan a su comunidad y mucho menos en política (el 80% considera poco probable que de mayor colabore en un partido político).

Sin embargo, los resultados de las encuestas demuestran que los niños, niñas y adolescentes que participan en consejos, órganos de participación o asociaciones infantiles o juveniles confían más en las instituciones y en los demás, se interesan más por los asuntos políticos y sociales, se muestran más motivados para implicarse y trabajar para mejorar su comunidad, y se sienten más satisfechos con sus vidas y más confiados en las relaciones interpersonales.

Su felicidad y calidad de vida

Los niños y adolescentes encuestados valoran muy positivamente su vida, asignándole 7,6 puntos sobre 10. No obstante, su bienestar subjetivo se reduce a mayor edad, y sobre todo en el tránsito de los 12 a los 13 años.

En general, se muestran muy satisfechos, especialmente con las relaciones con sus familiares y sus amistades, mientras que lo son algo menos con las relaciones con el profesorado o su vida en el centro educativo.

Diferencias según la situación económica y origen

Este estudio también ha querido mostrar las diferencias en las opiniones y percepciones de los niños y niñas en función de su nivel socioeconómico y su origen. Podemos desatacar que la infancia con niveles socioeconómicos más bajos se preocupa más que el resto por la desigualdad económica y la pobreza, tiene una peor percepción de la situación política y económica actual y futura, y desconfía más de las instituciones y los representantes políticos.

En cambio, la población de origen extranjero se preocupa más por el racismo y la discriminación, y menos por la seguridad ciudadana o la convivencia. Además, los niveles de bienestar subjetivo bajan a medida que desciende la riqueza familiar y son inferiores entre la población de origen extranjero. 

Nuestras recomendaciones

  1. Establecer un sistema periódico y sostenible de recogida de las opiniones de niños, niñas y adolescentes, que permita contar con datos disponibles de forma continuada 
  2. Diversificar y ampliar las consultas a niños y adolescentes sobre los derechos establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño, para obtener una visión integral de sus opiniones y preocupaciones. 
  3. Incorporar la visión de niños y adolescentes en todo el ciclo de desarrollo normativo, planes y legislación (diseño, ejecución, evaluación) que les afecten directamente y considerando sus temas de interés, 
  4. Potenciar la participación infantil y adolescente a escala local, autonómica y estatal, velando por la inclusión de los colectivos más vulnerables.
  5. Acercar la política a niños y adolescentes, adaptando los mensajes y programas electorales a un lenguaje amigable, generando espacios de intercambio donde los niños y niñas puedan compartir sus opiniones, y facilitando la rendición de cuentas por parte de los responsables políticos. 
  6. Atender a las preocupaciones señaladas por los propios niños y adolescentes en el marco de este informe. 
  7. Los centros educativos deben incidir en el desarrollo de las competencias necesarias para una adecuada participación, así como establecer los mecanismos internos donde se practique, dando coherencia a este aprendizaje y contribuyendo a una cultura escolar participativa. 

¿Te gustaría hacer algo extraordinario hoy?

Hazte socio. Elige ahora tu aportación mensual.

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 074 de lunes a viernes de 9:00h a 21:30h y sábados de 11:00h a 17:00h | socios@unicef.es