Poner fin al matrimonio infantil es posible

Cada día, 41.000 niñas se casan sin haber cumplido los 18 años. Cada día se destruyen 41.000 sueños de futuro y libertad. ¡Ayúdanos a acabar con el matrimonio infantil!

Poner fin al matrimonio infantil es posible

Shampa es una valiente. El año pasado, su padre sufrió un accidente y tuvo que dejar de trabajar. Su salario era el único que entraba en casa y ya no sabían cómo mantener a la familia. Entonces la tía de Shampa tuvo una idea: casarla a los 15 años.

"Papá y mamá no podían permitirse los gastos de mi educación", nos explica Shampa entre lágrimas. "Por eso pensaron que tener un miembro menos en la familia haría las cosas más fáciles". Pero esta joven se negó.

Shampa acudió a un grupo de activistas en contra del matrimonio infantil que en seguida se presentaron en casa de los padres para hablarles de todo lo que podría pasar si casaban a su hija. Un embarazo temprano podría ser muy peligroso para su salud y la del bebé, su educación se vería interrumpida y, además, les recordaron que el matrimonio antes de los 18 años estaba prohibido por ley en Bangladesh.

Shampa lo consiguió. Sus padres se comprometieron a que pudiera continuar este curso para acabar su educación secundaria. Su historia demuestra que acabar con el matrimonio infantil es posible, pero todavía queda mucho camino por recorrer. 

Datos sobre matrimonio infantil

El matrimonio infantil es una grave violación de los derechos de las niñas y se trata de la forma más generalizada de abuso sexual y explotación en menores de 18 años. Algunas consecuencias negativas son la separación de la familia y los amigos, la falta de libertad para relacionarse con las personas de la misma edad y una reducción de las oportunidades de recibir una educación.

Además, debido a la falta de información o de poder de decisión sobre su salud sexual y reproductiva, las niñas se enfrentan a graves riesgos para su salud, como los embarazos prematuros o las infecciones transmitidas sexualmente. Te dejamos los principales datos sobre esta problemática:

  • Mientras lees esto, 280 millones de niñas corren el riesgo de convertirse en niñas casadas.
  • Cada año, 15 millones de niñas en todo el mundo, o lo que es lo mismo, 41.000 al día, se siguen casando antes de cumplir 18 años.
  • Alrededor de 16 millones de chicas de entre 15 y 19 años dan a luz cada año, lo que representa 1 de cada 10 nacimientos a nivel mundial, la mayoría en países de medios o bajos ingresos.
  • Más de 40 países presentan tasas de más del 30% de mujeres casadas antes de cumplir los 18 años. Entre los países con mayores tasas de matrimonio infantil se encuentran: Chad, República Centroafricana, Mali, Bangladesh, Guinea, Burkina Faso, Sudán el Sur, Mozambique, India, Malawi, Somalia o Nigeria.

¿Por qué existe el matrimonio infantil?

Muchas veces, las familias consienten el matrimonio infantil por necesidades económicas, como fue el caso de Shampa. En estas situaciones, se considera el matrimonio como un medio de proporcionar a sus hijas una tutela masculina, de protegerlas contra las agresiones sexuales, de evitar embarazos sin estar casadas, de alargar sus años de fecundidad o de asegurar su obediencia en el hogar del marido.

Pero la pobreza no es la única causa que explica el matrimonio infantil. La inseguridad, la falta de educación, las desigualdades y los estereotipos de género profundamente arraigados también están detrás de esta lacra. Por otro lado, los conflictos armados y las emergencias humanitarias son algunos de los factores agravantes.

Todas ellas son causas complejas que requieren soluciones integrales que impliquen a todos los sectores de la sociedad. Porque acabar con el matrimonio infantil es una tarea de todos.

Matrimonio infantil: ¿qué hacemos en UNICEF?

En UNICEF llevamos décadas trabajando para poner fin al matrimonio infantil. Al ser una problemática tan compleja nos enfrentamos a ella desde 3 ángulos:

  • Trabajo con los gobiernos. En la historia de Shampa, uno de los argumentos que más convencieron a sus padres para no casarla fue que el matrimonio infantil está prohibido por ley en Bangladesh. Por este motivo, trabajamos para que cada vez más países establezcan normas que marquen los 18 años con edad mínima para casarse.
  • Educación para todas las niñas. Las aulas son la herramienta más eficaz para frenar el matrimonio infantil, especialmente en secundaria, donde existe mayor riesgo. En UNICEF promovemos que todas las niñas puedan seguir estudiando para mejorar su futuro.
  • Trabajo con las familias y comunidades. Un pilar muy importante en la lucha contra el matrimonio infantil consiste en sensibilizar a las propias familias y comunidades. Para ello, organizamos campañas de comunicación para cambiar las normas sociales que discriminan a millones de niñas en todo el mundo.

Esta es nuestra estrategia para acabar con el matrimonio infantil. Realmente funciona, pero necesitamos el apoyo de más gente como tú para multiplicar los resultados. ¡Únete a nosotros y ayúdanos a llegar más lejos!

¿Te gustaría hacer algo extraordinario hoy?

Hazte socio. Elige ahora tu aportación mensual.

Con 15€ al mes durante un año, podemos vacunar contra la polio a 356 niños.

Con 25€ al mes durante un año, podemos proporcionar tratamiento completo contra la desnutrición a 7 niños.

Con 35€ al mes durante un año, podemos suministrar agua potable durante un mes a 299 niños.

El importe mínimo para donar es de 3€, por favor introduzca otra cantidad

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 500 de lunes a viernes de 9h a 21h y sábados de 11h a 17h | socios@unicef.es