La historia de Janet: Medicamentos para el SIDA en el norte de Uganda, una región afectada por el conflicto

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


La pandemia del SIDA amenaza las vidas y las posibilidades de desarrollo de millones de niños y niñas en África. Sin embargo, los tratamientos actualmente disponibles dan opciones de futuro a muchos de estos niños y adolescentes. El acceso universal a estos medicamentos evitaría a muchos países africanos la trágica pérdida social, económica y humana que supone la expansión del SIDA entre los más jóvenes

Janet, una niña de 16 años que vive con el VIH, tiene en sus manos una fotografía que le tomaron en 2002, donde aparece exahusta y demacrada, vistiendo un vestido azul claro que apenas se sostiene en su pequeña figura.

Hoy es difícil creer que se trata de la misma niña. Janet estámás sana debido a que periódicamente recibetratamiento para su enfermedad en la Clínica del VIH/SIDA del Hospital Regional de Remisión de Lira, en la región norte de Uganda afectada por el conflicto bélico. Y se siente feliz porque, tras haber interrumpido sus estudios durante dos años, ya está en capacidad de volver a matricularse en cuarto grado de primaria.

Sin embargo, atraviesa una época difícil; por ejemplo, no puede comer lo suficiciente. Esto, según explica, es un problema pues algunos medicamentos deben tomarse con el estómago lleno.

"Me gustaría poder tomar siempre las dosis que me formulan", dice, aclarando que cuando hay escasez de medicamentos en el dispensario, se ve obligada a disminuir las dosis recomendadas.

Asociaciones para la sanidad comunitaria

Además de la alianza entre el Hospital Regional de Remisión de Lira y UNICEF, gracias a la cual sedistribuyen medicinas antirretrovirales sin coste alguno, los pacientes VIH positivos del distrito de Lira también reciben en su hogar visitas periódicas de representantes de la Comunidad Nacional de Mujeres de Uganda que Viven con el VIH/SIDA. Esta organización brinda atención domiciliaria a aproximadamente 300 familias del distrito.

De acuerdo con la necesidad, los asesores también remiten a los pacientes a otras instituciones, supervisan su tratamiento, organizan actividades para recaudar fondos -por ejemplo, venta de prendas tejidas y producción de carbón- y apoyan a los niños y niñas vulnerables por haber perdido a sus progenitores a causa del SIDA o por haber contraído la enfermedad, para que puedan continuar estudiando en la escuela.

Hoy en día, más de 1 millón de personas viven en Uganda con el VIH y el 11% sonniños. De las 70.000 personas que contraen la infección todos los años, 16.000 son niños.

Durante la primera mitad de 2007, organismos del gobierno, organizaciones no gubernamentales y UNICEF trabajaron hombro a hombro para que más de 26.000 mujeres embarazadas del norte de Uganda recibieran asesoramiento y se pudieran practicar análisis de laboratorio, como parte de la atención prenatal. Así mismo, 20.000 jóvenes de 10 a 24 años ubicados en campamentos para personas desplazadas dentro del país tuvieron la oportunidad de acceder a servicios de asesoramiento confidencial y voluntario sobre VIH/SIDA y de practicarse análisis.

Historias de esperanza

En otro lugar del distrito de Lira, Jacinta, de 31 años, y su hija Brenda, de 10, reciben tratamientoantirretroviral en su hogar por tercer año consecutivo. Jacinta recuerda que antes de iniciar el tratamiento, Brenda pasó toda su vida entrando y saliendo del hospital.

"Brenda se ha recuperado bastante y en la escuela le va muy bien", dice.

Mary es otra residente de Lira. Tiene 25 años, es seropositiva y, con tres meses de embarazo, se registró en el programa de Prevención de la Transmisión del VIH de la Madre al Niño en el Hospital Regional de Remisión de Lira. Su participación en este programa reducirá significativamente la probabilidad de que su bebé contraiga el virus.

En el distrito de Lira hay varias historias de familias afectadas por el VIH cuyas vidas han vuelto prácticamente a la normalidad; y todo gracias a la terapia antirretroviral, el seguimiento y la atención médica.