IGUALDAD CON DIGNIDAD: EN DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS NIÑOS INDÍGENAS

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


El 18 de octubre ha sido presentada esta publicación de UNICEF, que incide sobre los problemas que afrontan los niños indígenas. Las tasas más altas de mortalidad infantil dentro de los países de la región latinoamericana se encuentran entre las comunidades indígenas. Esto pone en relevancia la imperiosa necesidad de atender los derechos de estas comunidades, o no se lograrán alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Con demasiada frecuencia las comunidades indígenas son vistas únicamente como ejemplos vistosos y típicos de costumbres y tradiciones exóticas e interesantes. Pero la existencia de diferencias culturales no debe justificar que los niños indígenas puedan ser privados del acceso a la educación, la salud, la participación y otros derechos humanos.

Igualdad con dignidad: hacia nuevas formas de actuación con la niñez indígena en América Latina, representa el cumplimiento del compromiso de UNICEF durante la V Cumbre Iberoamericana que tuvo lugar en Santa Cruz en Bolivia en el año 2003. La publicación realizada por UNICEF, en colaboración con un grupo consultivo indígena constituido por 12 líderes de etnias como quichua, kuna, coconuco, nahualt, wayuu y kaqchikel, está dirigida a gobiernos, organizaciones indígenas y sociedad. Propone guías para ejecutar programas que hagan efectivos los derechos de los pueblos indígenas en la región y permitan a los países de la región alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) no sólo a nivel nacional sino también a nivel comunitario.

Preparación de l a Cumbre Iberoamericana

El documento ha sido presentado en la VI Conferencia de Ministros, Ministras y Altos responsables de Infancia y Adolescencia que se celebra en San José de Costa Rica durante los días 18 y 19 de octubre, en el marco de la XII Cumbre Iberoamericana de Presidentes y Jefes de Estado prevista para noviembre de este año.

Esta reunión, a la que asistirán representantes del más alto nivel de 21 países de América Latina, España y Portugal, es una oportunidad única para sensibilizar a la población nacional e iberoamericana sobre la necesidad de proteger a todos los niños, niñas y adolescentes y definir acciones concretas y conjuntas para la prevención, represión y protección frente al abuso, la explotación y la violencia.

Participación y desarrollo

Es común que los niños indígenas se vean en situación de exclusión debido a la falta de acceso a servicios de sanidad, protección y educación básicos. Estas desigualdades enraizadas en la discriminación tienen como consecuencia la vulneración de los derechos de los niños y niñas impidiendo su íntegro desarrollo tanto a nivel individual como comunitario.

Aunque muchos gobiernos han avanzado en la consideración de las culturas indígenas como patrimonio del país, aún se requiere un diálogo abierto en el que los propios indígenas establezcan sus prioridades y estrategias en la satisfacción de sus derechos ya reconocidos en legislaciones nacionales e internacionales. Mientras los indígenas sigan siendo considerados sujetos pasivos de las políticas que los gobiernos eligen para ellos, no existirá la posibilidad de un verdadero desarrollo. Mucho más que un patrimonio a proteger, los indígenas son seres humanos que tienen derecho a participar en el futuro de sus países.

La exclusión en cifras

Existe un patrón de inequidad que perjudica a los niños indígenas y se repite en toda la región:

  • En Panamá el 95% de indígenas es pobre, frente a un 37% de no indígenas.
  • En México el 80% de los indígenas vive en situación de pobreza frente a un 18% de no indígenas.
  • En el año 2000, tres de los cinco países con mayor presencia indígena en la región (Bolivia, Guatemala y Perú) registraron las más altas tasas de mortalidad de niños y niñas menores de cinco años.
  • La exclusión en ámbitos como el educativo se refleja en las tasas de repetición, que en Guatemala constituyen un 90% entre alumnos indígenas en primaria.
  • En Bolivia un niño de lengua indígena tiene el doble de probabilidades de repetir que un alumno de habla hispana.