El conflicto amenaza la infancia de niños y niñas en Oriente Medio

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


La tensión y el conflicto que se vive en algunas zonas de Oriente Medio impide a los niños y niñas de países como Iraq o el Líbano vivir su infancia con normalidad. Más allá de las numerosas víctimas infantiles de los conflictos, hay constantes limitaciones impuestas por la constante amenaza de violencia, por la destrucción de infraestructuras, las condiciones de inseguridad o por la afluencia de desplazados y refugiados desde áreas en peligro. Esta situación priva a los niños de derechos tan básicos como el agua y el saneamiento, la educación, la salud o el juego

Los jóvenes de Gaza, Israel, el Líbano e Iraq tienen mucho en común: tienen miedo. Ese miedo altera sus vidas y afecta su capacidad de imaginar un futuro positivo para ellos mismos. Cuanto antes se resuelvan los conflictos que los rodean, antes comenzarán a sanar sus heridas.

Líbano

“Veía los tanques y oía las explosiones y le dije a mi madre que nos fuéramos de allí. Por el camino encontré un trocito de metralla que me gustaba, pero ahora lo he perdido. Quiero volver a casa”, dice Omar, de 7 años, sentado en un campo de juego establecido por UNICEF en el campamento de Beddawi, a 10 km de Nahr-al Bared, donde continúa la lucha entre el ejército libanés y la milicia palestina Fatah al-Islam.

UNICEF estima que unos 15.000 niños y niñas del asentamiento de refugiados palestinos de Nahr al-Bared, y 5.000 más del campamento de Beddawi se han visto afectados negativamente por el conflicto. Las clases se interrumpieron en Beddawi para permitir que las escuelas sirvieran de refugio a las familias que huían de los ataques sobre Nahr al-Bared.

Ahora la colaboración entre UNICEF y el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS) , permite que 1.000 estudiantes del campamento de Beddawi puedan ir a clase en Trípoli. De este modo podrán asistir a sus exámenes finales, necesarios para pasar de curso y no habrán perdido el año escolar.

Iraq

“Menos de un 30% de los niños y niñas del Iraq dispone de acceso al agua potable. Y en muchas zonas del país, la falta de seguridad determina que la prestación de servicios de atención de la salud resulte cada vez más peligrosa. Además, uno de cada diez iraquíes sufre de desnutrición aguda", afirma Su Majestad, la Reina Rania Al Abdullah de Jordania, la primera Promotora Eminente de la Infancia en la historia de UNICEF.

"La ausencia en Iraq de personas que atiendan y cuiden a los niños y niñas crea un enorme vacío en sus vidas cotidianas, aunque se trate de un problema que se suele pasar por alto en el marco de la violencia que impera en el país", afirma Roger Wright, Representante Especial de UNICEF en Iraq.

Desde 2003, casi el 15% de los habitantes de Iraq se han visto obligados a abandonar sus hogares. Los desplazados suman ya cuatro millones, de los cuales la mitad está constituida por niños y niñas. Muchos de ellos buscan refugio en comunidades de por sí pobres o afectadas por la violencia, lo que constituye una sobrecarga para los servicios sociales ya debilitados de esas localidades. Quienes se refugian fuera de Iraq afrontan un futuro incierto. En muchos casos, las complicaciones de su situación llevan a los refugiados a no solicitar atención de la salud o matricular a sus hijos en las escuelas. Además, entre los desplazados figuran miles de médicos, enfermeras, ingenieros y docentes. Ese éxodo, complicado por la muerte de muchos padres y madres debido a la violencia, priva a la infancia iraquí del apoyo que le deberían brindar muchos adultos de importancia fundamental en sus vidas.

UNICEF ha lanzado un llamamiento de emergencia de 42 millones de dólares (31,2 millones de euros, aproximadamente) para continuar y reforzar sus programas de ayuda humanitaria en Iraq y las vecinas Siria y Jordania, que acogen a millares de refugiados.

Territorios Palestinos Ocupados e Israel

"Creo que nuestra infancia no es normal", dice Oria, una chica israelí de 16 años, "porque cuando escucho historias sobre la infancia de mi madre, o la de mi abuelo en Marruecos, comprendo que la suya fue muy diferente a la mía”. Julie, que tiene 17 años y vive en Gaza, dice "No somos como otros jóvenes en otras partes del mundo. Lo único que vemos es la guerra. Guerra en todos lados".

Los programas de UNICEF en los Territorios Palestinos Ocupados proporcionan servicios de salud, educación, nutrición y agua y saneamiento a los niños y niñas en los Territorios Palestinos Ocupados. Además, tanto niños palestinos como israelíes se benefician de programas de apoyo psicosocial promovidos por UNICEF, para superar el trauma que sufren a causa de la violencia.