Atender a las madres: salvar vidas

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


En Indonesia, UNICEF colabora con la capacitación de las parteras tradicionales para mejorar la atención maternoinfantil. La atención a las futuras madres desde el embarazo y durante el parto y la lactancia, salva sus vidas y las de sus hijos, en una zona que tiene las tasas más altas de mortalidad infantil del país

Nusa Tenggara Oriental es un pequeño archipiélago a una hora de avión del famoso centro turístico de Bali. Sus playas de arena blanca, sus espectaculares puestas de sol y la calidez y amabilidad de sus pobladores hacen de esas islas un paraje idílico para los visitantes.

Sin embargo, la belleza del archipiélago esconde un grave problema sanitario que afecta prácticamente a todas las familias locales. Nusa Tenggara Oriental tiene una de las tasas de mortalidad infantil más elevadas de Indonesia. Las principales causas son las deficiencias nutricionales de la población y la carencia de personal sanitario capacitado.

Con fondos suministrados por Australia y el Reino Unido, UNICEF colabora con el Gobierno de Indonesia en la prestación de servicios más adecuados a las madres y sus hijos lactantes. El proyecto contempla el apoyo a las clínicas sanitarias locales y la capacitación de las parteras tradicionales.

"El objetivo del proyecto consiste en mejorar el nivel profesional de las parteras locales", explica Virginia Kadarsan, que dirige la oficina en el terreno de UNICEF en Nusa Tenggara Oriental. "Sin embargo, el proyecto sufre muchos problemas. Muchas mujeres no comprenden que aunque el embarazo es una condición biológica normal, implica algunos riesgos para la salud".

Las comadronas necesitan más capacitación

A la hora el parto, muchas mujeres de Indonesia recurren a las "dukuns", o comadronas tradicionales, quienes por lo general no cuentan con capacitación profesional suficiente ni acceso a los equipos médicos de emergencia.

"Ante cualquier dolor durante el trabajo de parto, muchas comadronas les dicen a las mujeres queempujen", explica Solikha Primoes, una partera tradicional de Nusa Tenggara Oriental. "Y entonces comienzan los problemas. Muchas de esas embarazadas terminan acudiendo a mí, debilitadas y agotadas".

"Por eso es fundamental que las mujeres reciban atención adecuada durante el embarazo, de manera que sepamos por anticipado si existen complicaciones u otros problemas de salud", agrega.

La importancia de la atención primaria de la salud

María, una embarazada de 22 años de edad a quien atiende Solikha, espera su primer hijo. Al comienzo del embarazo, un análisis sanguíneo ordinario indicó que sufría de anemia y de carencia de hierro en la sangre. Ambas condiciones pueden ser causa de hemorragia durante el parto, y hasta provocar la muerte de la madre o el recién nacido. Solikha aconsejó a María acerca de su nutrición y régimen alimentario durante el embarazo y le suministró suplementos de hierro, evitando así lo que podría haber sido una situación peligrosa para María y su hijo. Pese a la importancia que tiene esta clase atención básica de la salud para todas las embarazadas, muchas parteras tradicionales indonesias no están en condiciones de brindarla.

Al igual que muchas otras parteras de su país, Solikha no sólo trabaja en clínicas de salud privadas y gubernamentales, sino que ha establecido un centro obstétrico en su hogar. Cuatro habitaciones de su vivienda están reservadas para que las nuevas madres descansen y se recuperen.

Cada recién nacido es un milagro

Aunque el trabajo de parto de Cely fue muy rápido, esta embarazada primeriza logró llegar a tiempo al hogar de Solikha. "Tuve que abandonar de improviso mis tareas en la clínica local donde trabajo", explica Solikha. "Es algo que me sucede con frecuencia. Pero como hace 25 años que asisto en partos, ya estoy acostumbrada". "Cada vez que ayudo a traer una nueva criatura al mundo me doy cuenta de que se trata de unmilagro, y de lo asombroso que es ese nacimiento para la madre", agrega.