Día
Internacional
de la Niña

¿Desde cuándo se celebra el Día de la Niña?

El 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 66/170 para declarar el 11 de octubre como Día Internacional de la Niña. Desde 2012, se conmemora cada 11 de octubre. 

¿Por qué se conmemora el Día Internacional de la Niña?

El hecho de nacer niña o niño determina las oportunidades de una persona para tener acceso a salud, educación y protección. Partir de esta evidencia es clave para abordar la defensa de los derechos de la infancia. El Día Internacional de la Niña se conmemora cada año para crear conciencia sobre la situación de las niñas en el mundo, reconocer sus derechos y los desafíos únicos a los que se enfrentan, especialmente en los países en desarrollo, así como promover su empoderamiento y el cumplimiento de sus derechos humanos.

Las mujeres y las niñas siguen sufriendo en todo el mundo desventajas en muchas esferas, como la salud, la educación, la participación política y las oportunidades económicas, enfrentándose día a día a graves amenazas para su bienestar y sus derechos.

Ante esta situación, las niñas de todas las condiciones están alzando sus voces contra las desigualdades. Por todo el mundo, los movimientos encabezados por niñas están poniendo freno al matrimonio precoz y a la mutilación genital femenina, exigiendo medidas para combatir el cambio climático e innovando en los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.

A continuación, algunos ejemplos de las vulneraciones de derechos que sufren millones de niñas y mujeres en el mundo actualmente:

  • Más de 200 millones de niñas y mujeres han sufrido la mutilación genital femenina, una terrible práctica que atenta directamente contra sus derechos. Las cifras son estremecedoras: más de 3 millones están en riesgo de padecerla cada año.
  • Alrededor de 650 millones de mujeres han contraído matrimonio antes de cumplir los 18 años: 1 de cada 5.
  • 10 millones de niñas más corren el riesgo de contraer matrimonio infantil debido a la COVID-19.
  • 1 de cada 20 chicas de entre 15 y 19 años ha sufrido relaciones sexuales forzadas en el mundo (13 millones aproximadamente). 
  • La mitad de las niñas de entre 10 y 14 años dedican el doble de tiempo a las tareas domésticas que los chicos de su misma edad.
  • Casi 1 de cada 4 chicas  de entre 15 y 19 años no está empleada ni recibe educación o formación, frente a 1 de cada 10 chicos.
  • Tan solo 2 de cada 5 niñas completa la educación secundaria.
  • 500 millones de mujeres no tienen instalaciones adecuadas para gestionar su higiene menstrual.

El impacto de la pandemia está afectando de manera desproporcionada a las niñas, adolescentes y mujeres; ha exacerbado las inequidades y reforzado las desigualdades de género. El desempleo generalizado y la inseguridad económica, sumados a las importantes interrupciones de los servicios relacionados con la salud materna, la salud sexual y reproductiva, la nutrición, la protección y la educación, han debilitado los sistemas y redes de protección y bienestar en todo el mundo.

Hoy más que nunca, alcanzar la igualdad de género es una cuestión de derechos humanos y una condición previa para un desarrollo sostenible

Tras dar a luz, Juliet vuelve a la escuela.

Durante el confinamiento que afectó a Uganda como consecuencia de la pandemia, Juliet (19 años) quedó embarazada. A diferencia de otras jóvenes de su edad, después de dar a luz ha podido retomar sus estudios de secundaria en la escuela de Rwenzori. 

Juliet participa en un programa que tiene como objetivo garantizar que todas las mujeres y niñas vivan una vida libre de violencia y prácticas nocivas, como los matrimonios precoces y los embarazos de adolescentes

Superar las barreras a la educación de las niñas y ayudarlas a alcanzar su máximo potencial asegura que permanezcan en la escuela por más tiempo, reduce las tasas de matrimonio infantil y mortalidad materna, y ayuda a las comunidades a prosperar. Tú también puedes ayudarnos en la educación escolar de las niñas.

En UNICEF trabajamos activamente por los derechos de las niñas

Plan de Acción para la Igualdad entre los Géneros 2018 – 2021

En UNICEF tenemos un Plan de Acción para la Igualdad entre los Géneros, en el marco de nuestro Plan Estratégico para 2018-2021, que es nuestra hoja de ruta para promover la igualdad de género en todo lo que hacemos, y contribuir al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Para ello, nos enfocamos en 5 prioridades, con recursos destinados: específicamente para cada una de ellas:

  1. Poner fin al matrimonio infantil y proteger a las niñas de los numerosos riesgos que limitan sus oportunidades de vida, como erradicar la mutilación genital.
  2. Impulsar la enseñanza secundaria de las niñas, priorizando las competencias en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas.
  3. Promover la salud de los adolescentes con una perspectiva de género, de forma que se tengan en cuenta la nutrición, la prevención del embarazo y la atención materna, y la prevención del VIH/SIDA y el virus del papiloma humano (VPH).
  4. Ofrecer ayuda en materia de salud e higiene menstrual.
  5. Prevenir la violencia de género, sobre todo en contextos humanitarios, y afrontar este problema.

Nacer niño o niña
condiciona su vida

Personaliza tu colaboración y ayuda a miles de niñas.

Únete

Preguntas frecuentes

Para UNICEF, la igualdad de género implica que las mujeres y los hombres, las niñas y los niños tengan los mismos derechos, los mismos recursos, las mismas oportunidades y la misma protección. Para lograr cambios en materia de igualdad de género es necesario no solo aumentar la sensibilización y fomentar el cambio de conducta, sino también transformar la dinámica de poder que define las normas y las relaciones de género.

UNICEF dispone de una política de género cuyo objetivo es conseguir la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas. Para que la aplicación de esta política sea efectiva, UNICEF cuenta con un Plan de Acción para la Igualdad entre los Géneros, que especifica cómo promover la igualdad de género en todo el trabajo de la organización, tanto a nivel global como regional y de país.

UNICEF incorpora en sus intervenciones medidas que abordan las desigualdades de género en todos sus programas, de manera transversal. Así, todos los programas desarrollados en las esferas de Salud, Educación, Nutrición, Protección, VIH/SIDA, Agua, saneamiento e higiene e Inclusión social, incluyen indicadores de género que permiten identificar en qué medida el proyecto contribuye a corregir las inequidades por razón de género.

Además, UNICEF ha identificado varias cuestiones específicas de género cuya priorización podría mejorar la vida de millones de niñas: nutrición y salud adolescente, educación secundaria, prevención del matrimonio infantil, violencia de género en emergencias e higiene menstrual.

La implementación de estas estrategias de manera integral permite que niñas y niños crezcan en un entorno más igualitario y con mayores oportunidades para su desarrollo.