Fondo de Emergencias

La importancia de estar preparados

Las primeras horas tras una emergencia son vitales. Cuando una emergencia golpea a una población es fundamental que las acciones de respuesta lleguen lo más rápido posible a los afectados. Cada minuto cuenta.

El Fondo de Emergencias de UNICEF Comité Español hace posible esta respuesta. Este fondo es una de las vías que contribuye a que se atiendan las necesidades de los niños y niñas en desastres y conflictos tan pronto como tienen lugar.

Dona ahora

La importancia de no olvidar

La respuesta debe continuar más allá del primer impacto. Más de 500 millones de niñas y niños viven en países afectados por conflictos armados, desastres naturales y epidemias, cuyos efectos persisten en su vida más allá del  foco mediático. Las llamamos "emergencias olvidadas”. Con este fondo conseguimos llegar adonde nadie más llega.

La atención a los niños y niñas, la necesidad de garantizar sus derechos en una situación de emergencia, requiere una movilización de recursos que permita dar una respuesta inmediata y sostenida en el tiempo.

Historia Fondo de Emergencias

"Mi tío me dijo que íbamos a un restaurante pero, en lugar de eso, me llevó a una base militar de Al-Shabaab""

Aaden, 17 años.

Su tío le engañó para conseguir que se uniera a un grupo armado. Gracias a UNICEF, Aaden fue liberado y ahora se encuentra en un centro de rehabilitación donde no le falta la comida, educación y protección.

Las emergencias dejan a los niños en una situación muy complicada:

  • Nutrición:La combinación entre conflictos, cambio climático y estados frágiles ha conducido a un aumento escandaloso de las tasas de desnutrición en muchos países de África y Asia. Como consecuencia, en 2017 (entre febrero y junio) hemos vivido la declaración de hambruna en dos condados del norte de Sudán del Sur y la amenaza de que lo haga en más países como Yemen, Nigeria o Somalia.
  • Educación interrumpida: 75 millones de niños no pueden ir a la escuela en los países afectados por emergencias. Afganistán, por ejemplo, se enfrenta al retorno masivo de familias que huyeron a Pakistán; entre ellas hay 500.000 niños en edad escolar a los que hay que dar oportunidades educativas adecuadas.
  • Protección:Las situaciones de emergencia disparan el riesgo de que los niños sean reclutados por grupos armados, sean víctimas de trata o sufran distintos tipos de violencia. En Sudán del Sur en 2016 hubo más de 1.000 violaciones de los derechos de los niños: secuestros, asesinatos, mutilaciones, reclutamiento forzoso, violencia sexual, ataques a escuelas y hospitales, y denegación de acceso humanitario a la población.
  • Salud: 2016 fue un año de enormes desafíos para la salud de los niños y niñas. Vivimos brotes de cólera, países que estaban libres de polio volvieron a tener casos y el zika continúa afectando a las familias. Angola, por ejemplo, vivió un brote de fiebre amarilla sin precedentes que tuvo como resultado 884 casos confirmados y 121 muertes.
  • Agua, saneamiento e higiene: En 2016 facilitamos un apoyo sin precedentes a familias afectadas por conflictos, desastres naturales y epidemias como el zika y el cólera. La operación humanitaria de 2016 en agua, saneamiento e higiene ha sido la mayor en la historia de UNICEF.

¿Qué hace UNICEF?

1 de cada 4 niños en el mundo vive en situación de emergencia

535 millones de niños viven en países afectados por situaciones de emergencia. Ya sea por conflictos armados o por desastres naturales, las crisis humanitarias amenazan las vidas y el futuro de niñas y niños. El Fondo de Emergencia nos permite tener recursos para ayudarlos, tanto en los primeros minutos como en situaciones prolongadas en el tiempo. Y gracias a ti, podremos actuar dónde y cuándo más se necesite.

En 2017 necesitamos fondos para llegar a 48 millones de niños que necesitan asistencia urgente en 48 países. Ayúdanos a ayudarlos.

Dona ahora